null: nullpx
Ricardo Rosselló

A horas de que Rosselló deje la gobernación de Puerto Rico aún no se sabe quién será su sucesor

La Cámara de Representantes tendrá una audiencia este viernes para evaluar la designación de Pedro Pierluisi como secretario de Estado. El Senado lo hará el lunes. El problema es que el cargo de gobernador, que Pierluisi debería ocupar interinamente, quedará vacante el viernes.
1 Ago 2019 – 4:29 PM EDT

SAN JUAN, Puerto Rico. - La Legislatura de Puerto Rico pospuso este jueves la votación del nombramiento del oficialista Pedro Pierluisi como secretario de Estado y eventual sucesor del gobernador renunciante Ricardo Rosselló. Esto luego de que los presidentes de las dos cámaras del legislativo convocaran audiencias por separado para que el exdelegado de la isla en Washington responda sus dudas.

La decisión agudiza, de momento, la incertidumbre política en la isla debido a que Rosselló, quien renunció la semana pasada después de masivas protestas en su contra, tiene previsto entregar el poder este viernes a las 5:00 de la tarde.

Esto abre dos posibles escenarios, de acuerdo a juristas.

Según la Constitución, ante la ausencia del gobernador, el primero en la línea de sucesión es el secretario de Estado, seguido del jefe del Departamento de Justicia.

Algunos esgrimen que Pierluisi, quien paradójicamente perdió la pasada primaria oficialista frente a Rosselló, debería asumir como gobernador este viernes debido a que en la víspera juró como secretario de Estado interino. Pero algunos abogados en derecho constitucional advierten que no puede asumir la gobernación una persona que no ha recibido el visto bueno de la Legislatura.


Por eso, otros consideran que tendrá que ser la secretaria de Justicia, Wanda Vázquez, quien suceda al gobernador, aunque ella ha dicho no querer ejercer esa responsabilidad y de hecho, había pedido esperar que se nombrara al secretario de Estado.

La Cámara de Representantes realizará este viernes una vista en la comisión de Gobierno, dijo su presidente, Carlos Méndez. El Senado, por su parte, celebrará una audiencia pública este lunes. Se espera que en ambas Pierluisi responda a los legisladores sobre su trabajo en la junta de supervisión fiscal.

El rechazo de los aliados

Tras una intensa presión, Roselló nombró este miércoles a Pierluisi, abogado de 60 años, a la secretaría de Estado. Sin embargo, la designación del exdelegado de Puerto Rico (comisionado residente que representa a la isla ante el Congreso) en Washington no logró un consenso en las cámaras, a pesar de que ambos cuerpos son controlados por el oficialismo.

Legisladores del partido de gobierno, el Nuevo Progresista, habían adelantado su rechazo a la cercanía de Pierluisi con la junta impuesta por el gobierno estadounidense que controla las finanzas de la isla.

Pierluisi, quien también fue secretario de Justicia durante la administración de Pedro Rosselló —padre del actual primer Ejecutivo—, trabajó hasta este martes en el bufete que asesora a la junta de supervisión fiscal que ha puesto en marcha medidas de austeridad repudiadas por muchos puertorriqueños y ha tenido roces con la actual administración.

En un tenso momento durante la sesión extraordinaria del Senado, Pierluisi llegó al pleno del Senado y escuchó desde las gradas cómo el presidente de ese cuerpo, Thomas Rivera Schatz, arremetía con fuerza en contra de su designación.

“No me inspira confianza para gobernar”, dijo Rivera Schatz enérgicamente poco antes de convocar a la audiencia pública de este lunes. El presidente senatorial agregó que Pierluisi “no tiene los votos de la mayoría” y que algunos colegas le dijeron que difícilmente cambien de opinión.

Minutos después, Pierluisi abandonó la sala y dijo a periodistas que regresará a la Legislatura para absolver las interrogantes de los legisladores.

Este jueves Pierluisi intentó aplacar las preocupaciones respecto con sus lazos con la junta fiscal diciendo que “todas las otras lealtades quedan atrás” y que más bien es un punto a su favor el conocer “de arriba a abajo” la dinámica de ese grupo.

Algunos lo consideran como una persona con una red contactos establecida en Washington, a la que podría echar mano para calmar los temores surgidos entre los políticos en Estados Unidos en medio de la peor crisis política de la historia reciente en Puerto Rico.

“Es indispensable restaurar la confianza de las autoridades federales y del Congreso, en donde cuento con gran respeto, y restablecer una relación productiva con la Junta de Supervisión, que se base solo en lo que le conviene a Puerto Rico y encamine el fin de su existencia”, expresó Pierluisi por escrito después de su nominación este miércoles.

“Tienes que pagar por tu traición”: los carteles de la masiva protesta que pide la renuncia del gobernador de Puerto Rico (fotos)

Loading
Cargando galería


Más contenido de tu interés