Política de Educación

Juez ordena darle a estudiante transgénero acceso al baño de su preferencia

Se trata del sonado caso de Gavin Grimm, un joven a quien se le violaron sus derechos prohibiéndole utilizar el baño correspondiente a su identidad de género. Su caso tiene ramificaciones en la guerra por los baños públicos en varios estados.
24 Jun 2016 – 10:32 AM EDT

Un juez federal de Virginia le ordenó a un distrito escolar dejarle utilizar el baño de su preferencia a un joven transgénero cuando regrese a la escuela el próximo año académico.

Se trata del caso de Gavin Grimm, un joven que pronto iniciará su último año de secundaria en la Gloucester High School, en el condado del mismo nombre, y quien demandó en el tribunal federal a la Junta Escolar porque le violaron sus derechos prohibiéndole utilizar el baño correspondiente a su identidad de género.

Inicialmente el tribunal de distrito no dio paso a la demanda de Grimm pero en abril pasado el Cuarto Circuito de Apelaciones -que también tiene jurisdicción sobre Maryland, West Virginia, Carolina del Sur y Carolina del Norte- , ordenó al tribunal de menor instancia seguir adelante con la querella.

Entonces el Cuarto Circuito determinó que a Grimm se le violaron sus derechos bajo el Título IX de las Enmiendas de Educación de 1972, que establece que a ninguna persona, por razones de sexo, se le puede discriminar, excluir o negar beneficios de programa educativo alguno o actividad que reciba fondos del gobierno federal.

Ante esta decisión el juez de distrito Robert G. Doumar le ordenó el jueves a la Junta Escolar darle acceso a Grimm a los baños correspondientes a su identidad.

En una declaración escrita Grimm dijo que estaba feliz con la decisión que le permite regresar a secundaria con "todos los derechos restaurados".

"La igualdad finalmente prevaleció luego de casi dos años de humillación y lucha intensa", dijo Grimm. "Esperamos que otras personas transgénero no tengan que pasar por este tipo de discriminación".

"Estamos emocionadas de que Gavin por fin tenga acceso a los baños de su escuela y no tenga que experimentar más el estigma y el tratamiento injusto que le impuso la política discriminatoria de la Junta Escolar" de Gloucester, agregó Gail Deady, de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) de Virginia.

Pero la junta ha dicho que no piensa quedarse de brazos cruzados y que planea llevar el caso hasta la Corte Suprema de EEUU.

Grimm nació como mujer y desde noveno grado toma hormonas, se cambió legalmente su nombre a uno tradicional de hombre y vive todos los aspectos de su vida como un niño. Grimm no se ha sometido a cirugía de reasignación sexual.

En décimo grado, Grimm y su madre revelaron a las autoridades de su escuela que era un niño, y los funcionarios tomaron medidas para asegurarse de que fuera tratado como niño por los maestros y el personal.

Entre esas medidas le permitieron utilizar el baño de varones, y todo transcurrió normalmente durante siete semanas, hasta que su caso atrajo el interés de personas que pidieron a la Junta Escolar impedirle a Gavin utilizar las instalaciones.

La Junta Escolar aprobó una resolución para prohibirle utilizar los baños de varones en diciembre de 2014, tras dos audiencias públicas en las que Gavin fue comparado con un "perro", un "raro", una "niña" o una "jovencita".

Grimm alegó que tampoco puede utilizar los baños de niñas en la escuela porque las estudiantes lo ven como un niño, y que el uso de baños unisex hechos en el plantel lo hace sentir aun más señalado, por lo que dejó de ir a los sanitarios.



La decisión del Circuito de Apelaciones en el caso de Grimm tiene efecto sobre el vecino estado de Carolina del Norte, donde legisladores estatales anularon una ley contra la discriminación aprobada en febrero pasado en Charlotte que, entre otras cosas, habría permitido a las personas transgénero usar los baños que corresponden a su identidad de género, e impidieron que otras ciudades y condados del estado aprobaran leyes similares.

La ley ha provocado numerosas expresiones de rechazo a este estado, boicots de celebridades, actividades culturales y empresariales.

El distrito escolar de Charlotte-Mecklenburg, en Carolina del Norte, anunció esta semana que, siguiendo la decisión del Circuito, con el nuevo año académico permitirá a sus estudiantes utilizar el baño acorde a su identidad de género.

La Universidad de Carolina del Norte también anunció que no limitará el acceso a sus baños por razones de género.

El gobernador del estado, Pat McCrory, insiste en las restricciones en el uso de los baños en lo que los tribunales deciden definitivamente sobre el tema.

Este año 18 estados en todo el país han considerado legislación que prohíbe a personas utilizar baños públicos correspondientes a su identidad de género, según datos de la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales.

El pasado mes de mayo el gobierno estadounidense envió a los distritos escolares de todo el país una carta explicándoles que la discriminación por sexo e identidad sexual está prohibida en las escuelas, y advirtiéndoles de que no cumplir con la ley implica la pérdida de fondos federales para la educación.

El documento emitido por los departamentos de Justicia y Educación aclara que cada escuela puede poner a disposición de los estudiantes cualquier cantidad de baños que quiera y tomar las medidas de privacidad que crea necesarias, pero que los estudiantes pueden utilizar los servicios acorde a su identidad de género.

Tras la advertencia del Gobierno un total de 11 estados demandaron a la administración Obama por tal directiva.

Lea también:

Publicidad