null: nullpx
Papeles de Panamá

Al empresario Iskandar Safa lo asesoraron para camuflar su identidad y comprar el yate más costoso

El empresario franco-libanés, eje de una confusa negociación entre el gobierno francés y Hezbollá, es uno de los beneficiados con empresas abiertas por Mossack Fonseca.
2 Abr 2016 – 10:55 AM EDT

ACTUALIZACIÓN
En el artículo publicado por Univision Noticias el 3 de abril de 2015 titulado “Al hombre de negocios Iskandar Safa le aconsejaron ocultar su identidad y comprar el yate más caro” reportamos que un procedimiento criminal que se había iniciado contra el Sr. Safa “fue cerrado por falta de pruebas,” pero no tuvimos en cuenta que el señor Safa fue exonerado de todos los cargos. Respecto a las acusaciones relacionadas con la liberación de los rehenes libaneses, la corte dictaminó que: “Estas acusaciones nunca han sido fundamentadas, no han sido objeto de una investigación concreta en ocho años, e incluso la existencia de un rescate pagado por el Estado francés al Líbano para la liberación de sus nacionales no se apoya en ninguna evidencia”. Al terminar el caso, el Sr. Safa recibió los $250,000 que había pagado como fianza, con intereses. No fue la intención del autor del artículo del 3 de abril acusar al Sr. Safa de soborno de funcionarios públicos o participación en malversación u otras prácticas ilegales.


Un poderoso y controvertido empresario franco-libanés es otro de los clientes de la firma panameña Mossack Fonseca que a pesar de tener un historial turbio, fue asesorado para camuflar su identidad a través de una compañía fantasma para realizar un multimillonario negocio. En su caso fue para comprar el yate más grande del mundo en 2009. Se trata de Iskandar Safa, nacido en Ghadir, Líbano, en abril de 1955 según consta en su pasaporte francés. Safa es dueño junto con su hermano Akram del conglomerado Privinvest que tiene importantes inversiones en empresas de fabricación de barcos de guerra, buques de carga y yates de lujo en distintas ciudades europeas y del medio oriente.

Originario de una familia libanesa aristócrata de religión católica maronita, Iskandar Safa se hizo conocido a raíz de un escándalo político en 1988 cuando, según reportaron algunos medios franceses, sirvió de intermediario entre el gobierno del entonces primer ministro Jacques Chirac, y el grupo fundamentalista islámico Hezbollá para liberar a cinco ciudadanos franceses secuestrados en el Líbano, al parecer por órdenes del gobierno de Irán, quien históricamente ha brindado apoyo económico y político a esa organización radical chiita.
Según reportó en su momento el diario francés Le Monde, Iskandar Safa fue el eje central de la confusa negociación entre el gobierno francés y Hezbollá, en la que Chirac y su ministro del interior Charles Pasqua aprobaron un pago de tres millones de dólares para el rescate de los rehenes.

Una década más tarde, en enero de 2001, la inteligencia francesa encontró que durante varios años después de la liberación de los secuestrados se realizaron transacciones de dinero desde algunas cuentas bancarias de Safa a personas cercanas a Pasqua y a Jean-Charles Marchiani, un político francés experto en antiterrorismo que también participó en la negociación con Hezbollá y que después se convirtió en diputado del Parlamento Europeo.

Con esa información los fiscales franceses abrieron una investigación en la que identificaron malversación de dinero en el pago del rescate de los rehenes, y concluyeron que Iskandar Safa también pagaba sobornos periódicos a Pasqua y Marchiani, según reportó Le Monde.

Después de tener una investigación judicial abierta y de evadir a las autoridades francesas durante algunos años, finalmente en 2006 Safa pagó una fianza de 250 mil euros en una corte de París y tiempo después el caso se cerró por falta de pruebas. Este episodio en vez de opacar la imagen del magnate franco-libanés, ha servido para demostrar que es uno de los empresarios mejor conectados en Europa, África y el mundo árabe.


Safa y Mossack Fonseca

El 4 de junio de 2009 la oficina de Mossack Fonseca (MossFon) en Londres notificó a su sede central en Panamá que un sujeto llamado Iskandar Safa les había adquirido una de sus ya existentes compañías de papel llamada Mashdale S.A, y que necesitaba con urgencia un poder de representación legal para comprar a través de ella un yate de nombre Ecstasea, y registrarlo en las Islas Caimán.

MossFon es una firma panameña especializada en crear compañías fantasmas o de papel que protegen la identidad de sus verdaderos dueños y muchas veces son los propios funcionarios de MossFon quienes actúan en calidad de representantes para manejar las cuentas bancarias y firmar contratos.

Estas empresas se registran principalmente en países conocidos como paraísos fiscales como las Islas Vírgenes Británicas, Suiza o Bahamas porque tienen leyes que protegen la información corporativa y bancaria de sus clientes, permitiendo a las empresas evadir cargas tributarias y a los individuos a acumular riqueza de forma desapercibida.

Infografia

Cómo funciona una fábrica de sociedades

48 oficinas en 33 países, uso de paraísos fiscales, diseño de entramados empresariales. Descubra cómo funciona el bufete panameño Mossack Fonseca.

VEA EL GRÁFICO

Así funciona una fábrica de sociedades

48 oficinas en 33 países, uso de paraísos fiscales, diseño de entramados empresariales. Descubra cómo funciona el bufete panameño Mossack Fonseca.

VEA EL GRÁFICO

Cómo funciona una fábrica de sociedades

48 oficinas en 33 países, uso de paraísos fiscales, diseño de entramados empresariales. Descubra cómo funciona el bufete panameño Mossack Fonseca.

VEA EL GRÁFICO

El protocolo de Mossack Fonseca para aceptar clientes nuevos obliga a los oficiales de cumplimiento a realizar una verificación de antecedentes en distintas bases de datos gubernamentales y privadas para cumplir con las leyes internacionales de prevención del lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, y así mismo evitar que criminales y personas expuestas políticamente (PEP) perjudiquen la reputación de la firma.

Cuando el nombre de Iskandar Safa llegó al departamento de cumplimiento de MossFon, una funcionaria de nombre Gabriela Agrazalez al tener el reporte en la mano concluyó: “El perfil de la persona es muy riesgoso”. Y recomendó no hacer negocios con el empresario franco-libanés.

Sin embargo, según los correos electrónicos obtenidos en una extensa base de datos de Mossack Fonseca filtrada al Consorcio Internacional de Periodistas Investigativos (ICIJ), del cual hace parte Univision Investiga, varios directivos de la firma panameña decidieron hacer caso omiso al reporte de antecedentes de Safa y aceptarlo como cliente.

Después de un debate interno de ocho días entre funcionarios de MossFon para aceptar a Safa como cliente, el correo electrónico que selló la autorización lo escribió el entonces director general de la oficina de Mossack Fonseca en el Reino Unido, Theo De Regibus, el mismo 12 de junio de 2009:
“Creo que nosotros no somos jueces y hasta que una persona no haya sido declarada culpable nosotros debemos asumir su inocencia. Dudo que una prestigiosa firma de abogados como Howard Kennedy nos remita un cliente que ellos consideren como sospechoso”.

El abogado Eric Gummers, socio del reconocido bufete británico Howard Kennedy, fue quien remitió a Safa a la oficina de MossFon en Londres. Ante la duda de la firma panameña para atender a su cliente, Gummers envió el siguiente correo el 12 de junio de 2009:
“Iskander Safa es un distinguido cliente de este bufete desde hace 20 años. El señor Safa ha tenido algunas dificultades en el pasado que pueden salir a flote en una búsqueda de su nombre, pero esos asuntos ya han sido resueltos en su totalidad”.

“Por otra parte, ustedes deben ser conscientes de que en el documento el señor Safa actuará como representante legal, pero el beneficiario final, el dueño de esta compañía es Su Alteza el Jeque Abdulla Bin Zayed Al Nayan de la familia real de Abu Dhabi, y Ministro de Asuntos Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos”.

Así es, el famoso yate Ecstasea construido en 2004 por pedido especial del magnate ruso Roman Abramovich, dueño de Millhouse LLC con inversiones en petróleo y aluminio, entre otros, y conocido en el mundo por ser el propietario del equipo de fútbol londinense Chelsea F.C, iba a ser vendido al Jeque Abdulla Bin Zayed Al Nahyan, hijo del fallecido fundador de los Emiratos Árabes Unidos y primer presidente del país, Zayed bin Sultan Al Nahyan. El precio exacto de la transacción se desconoce, lo que se sabe es que Iskandar Safa sirvió de prestanombre para realizar la multimillonaria compra del yate a través de una compañía fabricada por Mossack Fonseca.

Palomar Energy Holdings

Después de la compra del yate Ecsasea a través de Mashdale S.A los hermanos Iksandar y Akram Safa volvieron a tocar las puertas de Mossack Fonseca en 2014 pero esta vez a través de su compañía Privinvest Holding SAL, con sede principal en Beirut y oficina en Abu Dhabi.

La intención era crear una compañía con nombre Palomar Energy Holdings en las Islas Vírgenes Británicas de la que Privinvest sería socia e Iksandar Safa el beneficiario final.

De nuevo el departamento de cumplimiento alertó sobre el riesgoso perfil del empresario y una funcionaria llamada Adela Valle insistió con varios correos electrónicos a los directores que le indicaran cómo proceder.

El 25 de noviembre de 2015 Amanda Coyle, una alta ejecutiva de MossFon en Londres, le contestó:
“Como confirmamos previamente, sabemos que el señor Safa intervino en favor del gobierno francés para rescatar a los secuestrados. Esto sucedió en 1986 y el señor Safa fue catalogado como un héroe”.

“Cualquier insinuación sobre un comportamiento indebido del señor Safa es pura especulación…”

“Cualquier persona puede escribir lo que sea en internet. Para el proceso de cumplimiento necesitamos utilizar fuentes confiables”.

Palomar Energy Holdings hace parte del portafolio de inversiones de Privinvest y su negocio es la exploración de petróleo y gas. Actualmente está desarrollando proyectos en los estados de Colorado y Nuevo México en los Estados Unidos, y en el norte de Polonia, según su página web.


Barcos de guerra

Privinvest es socia con Al Ain Holding, un conglomerado de la familia real de Abu Dhabi, de una compañía llamada Abu Dhabi MAR, que a su vez es dueña mayoritaria de varias empresas que fabrican barcos de guerra, cargueros y yates en Europa y el medio oriente.

Desde 2008 Abu Dhabi MAR ha comprado famosos astilleros como Nobiskrug, Lindenau Schiffswert y HDW-Gaarden en Alemania, Constructions Mécaniques de Normandie (CMN) en Francia y Hellenic Shipards SA en Grecia. La persona que ha facilitado estos negocios es Iskandar Safa, quien mantiene una cercanía con la élite política europea, y al parecer quiere convertir a Abu Dhabi MAR en el mayor fabricante de barcos de guerra del planeta, porque según le dijo a un medio francés, en la industria militar están los grandes negocios.

En septiembre de 2013 logró sentar a los presidentes Armando Guebuza de Mozambique y Francois Hollande de Francia para firmar un contrato de cerca de 150 millones de dólares para que el país africano, unos de los más pobres del mundo, le comprara 30 barcos de guerra a Francia para proteger sus costas de piratas y traficantes. El fabricante sería Constructions Mécaniques de Normandie (CMN).

El año pasado el Ministerio de Defensa alemán le presentó al parlamento de ese país un proyecto naval para adquirir cuatro buques de combate MKS180 por un costo total de 4,500 millones de dólares. De ser aprobado, Abu Dhabi MAR se presentaría a la licitación con sus compañías alemanas.

A Safa se le facilita relacionarse con mandatarios sin importar su ideología política o religión, en el pasado un medio taiwanés lo señaló de ser intermediario del gobierno de ese país para hacer negocios con el ex dictador libio Muamar el Gadafi y con el gobierno de los Emiratos Árabes Unidos para comprar submarinos de defensa.

Su relación con la familia real de Abu Dhabi va más allá de los negocios. Su esposa es la fotógrafa dominicana nacida en Colombia Clara Martínez Thedy, quien desde el 2009 ejerce como la embajadora de la República Dominicana en los Emiratos Árabes Unidos (EAU).

A pesar del entorno de poder en el que se mueve, Iskandar Safa maneja un perfil discreto y pasa desapercibido ante los medios. Actualmente vive entre sus residencias de Abu Dhabi, Londres y Cannes, y pasa los días de vacaciones en su lujosa casa de recreo en República Dominicana.

RELACIONADOS:Papeles de Panamá
Publicidad