null: nullpx

¿Progreso en la inmigración?

"Este proyecto de ley comenzaría a restablecer la imparcialidad del sistema, y tiene la virtud de ser bipartidista. Esperemos que sea aprobado por el Senado y se convierta en ley".
Opinión
Director de La Iniciativa Libre.
2019-07-11T15:57:15-04:00

El que mantiene el oído atento a los pleitos entre los partidos políticos frecuentemente se ha quejado de la inactividad en Washington y se ha sentido frustrado cuando los representantes electos no actúan sobre desafíos y problemas reales.

Pero si bien es cierto que los miembros del Congreso a menudo se retiran a la seguridad de las posturas partidistas, sobresalen esas raras ocasiones cuando superan el partidismo, cuando muestran que pueden trabajar juntos para hacer las cosas. Hemos visto algunos ejemplos alentadores de esto en las últimas semanas.

A principios de este mes, el presidente Donald Trump promulgó un proyecto de ley para proporcionar $ 4.6 mil millones en gastos para responder al aumento de migrantes en la frontera. El debate en el Congreso fue polémico, y ninguna de las partes se mostró especialmente feliz con el producto final.

Algunos legisladores presionaron más para incluir gastos de seguridad en el paquete. A otros les preocupaba que no fuera lo adecuado para la cantidad de inmigrantes detenidos. Pero a pesar de las quejas y la insatisfacción de muchos, los republicanos y los demócratas pudieron superar sus diferencias partidistas porque era importante hacerlo.

Esta semana, la Cámara de Representantes aprobó otra ley de inmigración: la Ley de Equidad para Inmigrantes Calificados de la Representante Zoe Lofgren. Esta medida aborda una de las disposiciones sin sentido de nuestro sistema de inmigración legal, que crea largas listas de espera para algunos inmigrantes patrocinados por familias y patrocinados por empleadores que logran obtener tarjetas de residencia, pero no para otros.

Este proyecto de ley, sin necesidad de hablar mucho, comenzaría a restablecer la imparcialidad del sistema, y tiene la virtud de ser bipartidista. Esperemos que sea aprobado por el Senado y se convierta en ley.

Estos proyectos de ley no resolverán los desafíos de fondo, ya que los asuntos sobre la inmigración de nuestra nación son complicados, pero representan un progreso real. Y dejan claro que incluso cuando se trata de cuestiones difíciles de inmigración, los funcionarios electos sí pueden acordar, especialmente cuando está claro que el pueblo estadounidense espera acción.

Estos proyectos de ley no se aprobaron porque los legisladores de repente lograron un consenso sobre todos los elementos de la reforma migratoria. Quiero dejarlo muy claro: las diferencias importantes permanecen entre ellos.

Lo importante en estos casos específicos es que pudieron mantener el enfoque en objetivos alcanzables. Estaban dispuestos a comprometerse con algunas preguntas y acordaron omitir esas disputas que no podían mediar. Estaban comprometidos a trabajar hacia una resolución, no simplemente darse por rendidos cuando las discusiones se volvían difíciles.

Esto es lo más importante del progreso, no solo en la inmigración, sino en todos los problemas difíciles. Las personas con opiniones firmes y serios desacuerdos deben encontrar maneras de aplacar las divisiones.

Con un tema como la inmigración, que el Congreso no ha podido abordar durante años, sabemos que eso es especialmente importante. Y aunque este progreso intermitente es alentador, es aún más importante que el Congreso aproveche este impulso para así trabajar en promulgar otras reformas importantes de inmigración.

Por ejemplo, hay un problema de inmigración que cuenta con el apoyo abrumador del pueblo estadounidense, tanto republicano como demócrata, así como de miembros de la Cámara de Representantes y del Senado. Ese es el tema de los 'soñadores' ('Dreamers'): los jóvenes traídos a los Estados Unidos cuando eran niños, sin estatus legal.

Hoy son estudiantes, trabajadores y hombres y mujeres en nuestros servicios armados, pero su futuro es incierto porque no saben si se les permitirá permanecer en el único país al que llaman hogar. No debería ser difícil para los líderes en el Congreso trabajar con la Casa Blanca para brindarles la certeza que necesitan para planificar sus futuros.

La reforma de la inmigración legal, incluidas las visas temporales de trabajadores invitados, es otro asunto que está maduro para la acción del Congreso. Esta parte del sistema no se ha revisado en muchos años, y sabemos que podemos hacer un mejor trabajo para fortalecer a las familias, mejorar nuestra economía y construir un sistema más flexible para el futuro.

El presidente y los líderes en el Congreso han expresado su creencia de que podemos mejorar el sistema. No hay mejor momento que ahora para reanudar esa discusión.

También sabemos que podemos hacer un mejor esfuerzo para asegurar nuestra frontera, otra prioridad que no se ha abordado debido a la falta de voluntad de dejar objetivos partidistas a un lado y trabajar juntos.

Esta inacción se produce a pesar de los votos tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado que señalan un fuerte apoyo por mejorar la aplicación de ley. Lo que ha faltado es el compromiso de encontrar posturas compartidas y superar los desacuerdos para obtener un producto final con el que ambas partes puedan vivir.

El progreso que hemos visto es limitado, se está produciendo solo en pequeños pasos. Pero cada viaje largo comienza con unos pequeños pasos. Solo podemos esperar que estos pequeños pasos sean los que conduzcan al progreso real.

Nota : La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.


Publicidad