null: nullpx
Logo image

Solo un acuerdo bipartidista este año puede salvar a los dreamers

"El presidente Biden probablemente evitará la deportación en masa de los beneficiarios de DACA y los dreamers, o eso esperamos. Pero incluso si estas se evitaran en los próximos años, el presidente Biden deberá volver un proyecto en ley en vez de intentar establecer otro programa temporero que probablemente será detenido por los tribunales, tal y como parece ser su actualización de DACA".
Opinión
Activistas por los derechos de inmigración.
2022-10-13T16:07:02-04:00
Comparte
Default image alt
"No aprobar una ley en 2022 sería un desastre". Crédito: MANDEL NGAN/AFP via Getty Images

El Tribunal de Apelaciones del Quinto Circuito ha puesto en alerta al presidente Biden y a los demócratas del Congreso, ya que la determinación de Texas v. United States ha desencadenado una serie de eventos que ciertamente se tornarán en una catástrofe si el Congreso no toma acción antes de que acabe el 2022.

En estos momentos, cerca de 700,000 dreamers tienen la capacidad de trabajar legalmente y están protegidos de la deportación bajo el programa de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, instaurado en el 2012 por el presidente Obama, y al que a menudo se le refiere como DACA.

Sin embargo, este grupo de inmigrantes jóvenes que llegaron en la niñez se enfrentan a la amenaza inminente de que les retiren las protecciones de inmigración, lo que incluye su capacidad de trabajar y conducir legalmente. Esto, luego de que el Tribunal de Apelaciones del Quinto Circuito determinó que DACA es ilegal y lo envió de vuelta al juez antiinmigrantes, Andrew Hanen. Hay algo que queda claro: el juez Hanen no es amigo de la comunidad inmigrante y probablemente actúe con dureza contra el programa DACA, tal y como lo ha hecho en el pasado.

Aunque hemos estado involucrados con el movimiento de derechos inmigrantes la mayoría de nuestra vida —lo que incluye impulsar la creación de DACA, abogar por la Ley Dream y por una vía a la ciudadanía para nuestras comunidades— nuestras historias no distan mucho de las de cientos de miles que se afectarán por la decisión del Quinto Circuito.

El beneficiario promedio de DACA llegó a este país a los seis años y ha estado aquí por 22. Por la pasada década, DACA —aunque lejos de ser una vía a la ciudadanía— nos ha permitido hacer muchas cosas que la mayoría de la gente da por sentado, como ir a la escuela, tener un trabajo, conducir o apoyar económicamente a un familiar que lo necesite.

El presidente Trump y sus aliados principales ya no estarán en la Casa Blanca ―por ahora―, pero sus aliados cercanos en los estados liderados por el Partido Republicano y en los tribunales federales están decididos a destruir DACA.

En otras palabras, hay demasiado en riesgo ya sea para esperar por que el juez Hanen acabe con DACA, le pida al Tribunal Supremo ultraconservador que lo acoja, o arriesgarse a ver si los republicanos toman el control de alguna de las ramas del Congreso. Ya Kevin McCarthy ha dicho que el alivio inmigratorio no será ni considerado si se volviera el próximo portavoz.

Es por ello por lo que es incomprensible para nosotros ―como beneficiarios mayores de DACA que impulsaron que la administración del presidente Obama creara el programa inmigratorio― que ni la Casa Blanca, ni los demócratas del Congreso ni las organizaciones progresistas hayan entablado un plan con credibilidad para aprobar una ley antes de que acabe este año.

Los números en el Congreso no dan para aprobar una ley que construya enteramente el sistema inmigratorio y ayude a este país, lo que incluye una vía a la ciudadanía para todos.

Eso no cambiará ni hoy, ni mañana, ni la próxima semana, ¿así que por qué nos permitimos vivir repetidamente la fantasía irreal de buscar una estrategia de reforma inmigratoria desde un punto de vista del “todo o nada”?

En vez de ello, los activistas y sus aliados deberían ser tan contundentes que les exijan a los demócratas que logren proyectos de ley que cumplan con las promesas que les han estado haciendo a los beneficiarios de DACA y a los dreamers por más de dos décadas.

No aprobar una ley en 2022 sería un desastre.

El presidente Biden probablemente evitará la deportación en masa de los beneficiarios de DACA y los dreamers, o eso esperamos. Pero incluso si estas se evitaran en los próximos años, el presidente Biden deberá volver un proyecto en ley en vez de intentar establecer otro programa temporero que probablemente será detenido por los tribunales, tal y como parece ser su actualización de DACA.

En este momento, el Congreso debe lograr un acuerdo bipartidista y aprobar un proyecto de ley inmigratorio en 2022 que implique evitar la pérdida semanal de 5,000 autorizaciones de trabajo de los beneficiarios de DACA por los próximos dos años si se acaba con el programa.

El equipo de trabajo de los congresistas debería percibir la determinación del Quinto Circuito como una señal de alerta y asegurarse de que sus jefes (ya sea que estén buscando la reelección o no) no pierdan ninguna (y quizás la única) oportunidad de aprobar legislaciones por la inmigración, lo que incluye la próxima sesión antes de las elecciones al Congreso.

Por otra parte, si usted es parte de alguna organización de abogacía y está leyendo esta columna, le exhortamos a que se ponga manos a la obra para asegurar que los beneficiarios de DACA no se afecten más por la inacción en cuanto a proyectos de ley inmigratorios de sentido común.

Debido a la falta de voluntad de los demócratas de acabar con el filibusterismo y usar su mayoría actual para aprobar proyectos de ley, los líderes del Congreso ahora deben comprometerse con participar de conversaciones bipartidistas con la esperanza de honrar genuinamente las promesas y las inversiones hechas por los beneficiarios de DACA y los dreamers en las pasadas dos décadas.

Es así como podremos lograr una victoria legislativa sólida para el movimiento de derechos de los inmigrantes.

Solo entonces podremos verdaderamente comenzar a trabajar para lograr nuestra meta primordial de conseguir una vía a la ciudadanía para incluso más inmigrantes indocumentados de todo el país; para nuestros padres, nuestros seres queridos y nuestras comunidades.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.


Comparte

Más contenido de tu interés