null: nullpx

La administración Trump ha sido errática y un ejemplo de mal manejo de crisis con el coronavirus

"En consecuencia, esta pandemia del covid-19 inevitablemente ya ha redefinido las perspectivas económicas para este año y el venidero, mientras que también ha replanteado la contienda presidencial de 2020 en los Estados Unidos".
Opinión
Miembro del Comité Nacional Demócrata (DNC) y Presidente del Comité Nacional del Latino Victory Project.
2020-03-13T12:58:51-04:00
Comparte
El presidente Donald Trump se dirige a la nación el 11 de marzo del 2020 en Washington. Crédito: Getty Images

Al abordar el análisis del tema y las políticas públicas para enfrentar la pandemia de coronavirus (covid-19), debemos poner la salud de las personas (y, potencialmente, la vida) a la vanguardia de cada acción tomada por los sectores público y privado, así como por cada uno de nosotros individualmente.

La prevención tardía, las malas comunicaciones, los maniqueísmos políticos, o simplemente enfocarse en objetivos económicos o el impacto sobre los mercados bursátiles, sin tener en cuenta la ciencia y la orientación de expertos en salud es extremadamente irresponsable. Hacerlo termina teniendo consecuencias más severas en todos los órdenes: políticos, económicos y sociales en juego.

La administración Trump ha sido no solo errática sino un ejemplo del mal manejo de la crisis. Pasó de la negación al juego político, y súbitamente, a las reacciones extremas, con medidas ineficientes o incompletas en el plano médico-sanitario. La narrativa del gobierno de los Estados Unidos, junto con la falta de esfuerzos coordinados a nivel internacional, ha creado más pánico y ha expuesto al pueblo estadounidense a una crisis de salud más alta, con un costo en vidas y mayores implicaciones económicas.

En consecuencia, esta pandemia del covid-19 inevitablemente ya ha redefinido las perspectivas económicas para este año y el venidero, mientras que también ha replanteado la contienda presidencial de 2020 en los Estados Unidos.

Ahora, por falta de adecuada respuesta y el mal manejo de la crisis, el impacto económico de la crisis es de mayor magnitud. Las agencias multilaterales están proyectando una disminución actual de al menos 1 a 1.5% en el PIB global promedio.

Solo para Estados Unidos, esto reducirá el crecimiento económico a 1.8% desde 2.2%, por ahora; la volatilidad del mercado y las pérdidas son cuantiosas (hasta ahora, los índices han bajado más de un 25%), y se ha instalado una dinámica que, en sus peores escenarios, podría tener el potencial de una recesión.

La respuesta de Trump también falló en generar confianza a través de proponer medidas inscritas en el marco del bipartidismo. En sus apariciones públicas, incluso ha evidenciado su hostilidad política y su renuencia a trabajar con los gobernadores demócratas.

Por ejemplo, llamó al gobernador del estado de Washington John Inslee una "serpiente", luego de expresar su desacuerdo con el tono conciliador del vicepresidente Pence, cuando este elogió los esfuerzos coordinados y la respuesta del gobierno estatal en una de las regiones con la exposición más crítica al covid-19.

Afortunadamente, hubo mejores señales de Capitol Hill que de la Casa Blanca. Trump subestimó los recursos y el alcance de su solicitud de financiación para gestionar la crisis covid-19 (limitando el esfuerzo en todos los frentes, incluida la prevención y la investigación de financiación insuficiente).

En respuesta, los líderes demócratas en la Cámara y el Senado aumentaron rápidamente la solicitud de $1,500 a 8,000 millones de dólares, recibiendo el apoyo inmediato de buena parte del liderazgo republicano.

Hasta ahora la Secretaría del Tesoro ha anunciado la posibilidad de un acuerdo final en esta materia, pero existe la incertidumbre por las posturas de algunos legisladores oficialistas y el silencio de Trump.

En ese sentido, Joe Biden, candidato presidencial demócrata y exvicepresidente de los Estados Unidos, salió a crear un fuerte contraste con Donald Trump en un discurso en el que su experiencia como estadista y la orientación experta adecuada esbozaron un camino para el control de crisis.

Su discurso demostró que el liderazgo de sentido común y el seguimiento de la ciencia son esenciales, igual que cuando ayudó a dirigir la respuesta efectiva de la administración Obama-Biden a la pandemia de H1N1 en 2009 y la epidemia de ébola de 2014.

Más aún un solo tweet emitido por Joe Biden puede ser el misil electoral más potente que se haya imaginado. Escribió el candidato demócrata: “Necesitamos asegurarnos de que cada persona que necesite una prueba de coronavirus pueda hacerse una, y que la prueba sea gratuita. Punto”.

El tema tiene el potencial de desatar una tormenta de opinión pública, pues fuentes oficiales han confirmado a los medios que La Casa Blanca se negó a trabajar con la Organización Mundial de la Salud en la administración masiva y gratuita de estas pruebas; siendo el caso que de hecho, uno de los países más exitosos en el manejo de la pandemia ha sido Corea del Sur; y una de las herramientas claves de ese éxito para contener el contagio, aplicando de inmediato protocolos de cuarentena, contención o atención clínica temprana en la población más vulnerable, fue la administración masiva y gratuita de exámenes para determinar la presencia del virus (en escuelas, farmacias, lugares públicos y puertos o aeropuertos).

Queda mucha tela por cortar pero debemos aspirar a que este delicado asunto cuente con acuerdos entre expertos y autoridades sanitarias, y que el acuerdo político sea otorgar a esos planes y propuestas todo el apoyo financiero necesario, incluyendo a esta altura medidas de estímulo económico y apoyo a las personas contagiadas con el virus.

Nos leemos por Twitter @lecumberry.

Nota : La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Comparte

Más contenido de tu interés