null: nullpx

El asalto trumpista al poder continúa por otros medios

"Estados Unidos llegó a este lamentable y preocupante estado de cosas porque los extremistas republicanos se han convencido de que su partido ya no puede formar limpiamente coaliciones electorales que les permitan ganar la presidencia y controlar el Congreso".
Opinión
Miembro del equipo de política de Univision.
2021-09-27T13:59:36-04:00
Comparte
US Congress. Crédito: Getty

Mientras Estados Unidos va de crisis en crisis y de reto en reto, extremistas del Partido Republicano se mantienen fieles al gran proyecto de Donald Trump y su banda de forajidos de socavar nuestra democracia y buscar la reconquista del poder por medios antidemocráticos. Su estrategia consiste en mantener vivo el infundio de que Trump perdió las elecciones de noviembre de 2020 por fraude. Y usarlo para enardecer a su base de apoyo popular, recaudar grandes sumas de dinero, adoptar medidas estatales que restrinjan la participación electoral y preparar las condiciones para otro asalto violento como el del seis de enero si es necesario.

Algunos legisladores republicanos, como los representantes Liz Cheney de Wyoming y Adam Kinzinger de Illinois, y exlíderes como George W. Bush, se están oponiendo valiente y lúcidamente a estas maniobras. Otros, como el representante Anthony González, de Ohio, están renunciando, decepcionados, al Congreso. Colocan la Constitución y el bienestar del país por encima de los intereses personales y partidistas. Pero son la minoría. Y por su civismo reciben el rechazo de muchos republicanos que han sucumbido a la demagogia antidemocrática del trumpismo. La mayoría de los republicanos electos guarda silencio o se hace cómplice de esa demagogia y sus tácticas que, por primera vez en la historia moderna, amenazan la democracia estadounidense.

Un ejemplo de las sórdidas maniobras son las auditorías que, en algunos estados y condados, los extremistas realizan de las elecciones presidenciales del año pasado. La que promovieron en el condado de Maricopa, en Arizona, concluyó la semana pasada que Joe Biden había obtenido 99 votos más de los que originalmente le habían coincidido; y Trump 261 menos. Ahora los extremistas han trasladado su campaña a Texas, a pesar de que allí ganó Trump por cómodo margen. Y el representante estatal republicano, Anthony Sabatini, ha propuesto una revisión similar en los condados de la Florida que ganó Biden, a pesar de que Trump también se impuso en ese estado y a pesar de que la republicana Laurel M. Lee, secretaria de estado floridana, rechaza la maniobra que desperdicia fondos de los contribuyentes.

Pero el objetivo de los extremistas no es comprobar un sustantivo fraude electoral. Ellos saben bien que no lo hubo. Su objetivo es crear la apariencia de fraude, sembrar duda y desconcierto sobre el proceso electoral y mantener en vilo a la población, especialmente a los militantes del GOP. Ese ambiente enrarecido les sirve de pretexto para adoptar leyes de supresión de votantes que, en sus cálculos, se inclinarían a apoyar a candidatos demócratas. Desde enero se han propuesto o aprobado decenas de medidas así en estados que controlan los republicanos. Otro objetivo es desacreditar el proceso electoral, la espina dorsal de la democracia, por si Trump o alguno de sus imitadores – ya han surgido varios en el GOP – cree necesario reeditar un ataque como el que sufrió el Congreso.

Estados Unidos llegó a este lamentable y preocupante estado de cosas porque los extremistas republicanos se han convencido de que su partido ya no puede formar limpiamente coaliciones electorales que les permitan ganar la presidencia y controlar el Congreso. Creen que, a medida que se empadronan, las minorías étnicas y los inmigrantes continuarán votando de forma abrumadora por sus rivales demócratas. Y piensan que es más fácil violentar la democracia que modificar su discurso o adoptar principios e ideas atractivos para votantes de minorías o provenientes del extranjero.

Es una conclusión derrotista y falaz. Lo saben bien otros republicanos que a través del tiempo e incluso recientemente han ganado elecciones mediante amplias coaliciones de votantes. Ese es el caso de Cheney, Kinzinger, González y Bush, entre otros. Por eso es importante que ellos alcen sus voces de protesta, que manifiesten públicamente lo que piensan y que continúen proponiendo alternativas constitucionales y patrióticas a la estrategia sombría y nihilista del trumpismo. El país los necesita más que nunca. Toda democracia se consolida y prospera mediante el constante contrapunteo entre liberales y conservadores. La de Estados Unidos no solo no es una excepción, sino que es un magnífico ejemplo de ello.

Los infundios sobre fraude electoral también se proponen acallar a los republicanos constitucionalistas. Trump y sus incondicionales saben que ellos fueron decisivos para impedir que consumaran su asalto al poder. Porque fueron modestos funcionarios republicanos quienes, con extraordinaria integridad y gallardía, impidieron las manipulaciones trumpistas de resultados en estados claves como Georgia, Arizona y Pensilvania. Trump aspira a desprestigiarlos para que los reemplacen por incondicionales suyos que avalen sus caprichos prepotentes y sus aspiraciones caudillistas.

La impunidad alienta a los extremistas. La justicia está procesando a algunos asaltantes del Capitolio, como debe ser. Pero los principales responsables, aquellos que los manipularon e incitaron a la violencia, permanecen impunes. Eso les da alas para continuar socavando los valores e instituciones de nuestra democracia. Y lo seguirán haciendo, sin vacilaciones ni escrúpulos, mientras se les permita actuar de esa manera, sin temor a consecuencias severas, como serían la ruina de su reputación o una temporada en chirona. Lo que en realidad se merecen.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

En elDetector, sitio de verificación de datos de Univision Noticias puedes ver notas sobre cómo con falsedades se llegó al asalto al Capitolio de enero de 2021 y otros.


Comparte

Más contenido de tu interés