null: nullpx
Lavado de Dinero

Por qué los carteles mexicanos están dejando de cruzar fajos de dólares por la frontera

Transportar dinero en efectivo a través de la línea limítrofe entre EEUU y México es un método que están abandonando los narcotraficantes. La DEA afirma que estos se han aliado con organizaciones criminales de Asia para realizar operaciones de blanqueo de capitales.
6 Feb 2020 – 11:26 AM EST

LOS ÁNGELES, California.- César Hernández Martínez era conocido en Tijuana como un empresario veinteañero al que le iba muy bien. Tenía varias casas de cambio en esa ciudad fronteriza. Pero detrás de su éxito estaba el brazo del Cartel de Sinaloa, para el cual lavó 13 millones de dólares.

Este joven de 29 años solía recibir fajos de dólares en sus negocios, dinero generado de manera ilícita por la venta de narcóticos en Estados Unidos. Lo cambiaba a pesos y lo mandaba a miembros de alto nivel del cartel en Tijuana, Sinaloa y otros lugares de México, según un comunicado del Departamento de Justicia de Estados Unidos (DOJ).

Las autoridades lo describen como “gerente” de una organización criminal dedicada al blanqueo de capitales. En una ocasión a su célula le decomisaron más de 186,000 dólares en efectivo. Se los quitaron a uno de sus mensajeros que fue detenido por un policía en San Diego, California.

La bonanza económica de este hombre llegó a su fin esta semana, cuando un tribunal federal en San Diego lo condenó a más de 11 años de prisión. Otras 25 personas han sido enjuiciadas en este caso.

Sin embargo, este método de transporte y blanqueo de capitales ilícitos provenientes del tráfico de estupefacientes está cambiando progresivamente.

No hay duda que el transportar dinero en efectivo hacia México en los mismos compartimentos de un auto en los cuales se ocultó droga sigue siendo uno de los métodos que más usan los narcotraficantes mexicanos. Lo hacen a pesar de los riesgos que implica.

En 2018, las autoridades estadounidenses confiscaron 234 millones de dólares en efectivo en 4,654 incidentes. Solo en California incautaron $45.3 millones, la cifra más elevada registrada en ese año. Sede principal de las operaciones de lavado de dinero del Cartel de Sinaloa y de su rival más fuerte el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), el estado ha encabezado la lista de decomisos en los últimos seis años.

Pero las cosas han cambiado en una década. En 2010 el gobierno de EEUU les incautó más de 800 millones en efectivo a los narcos y desde entonces les ha venido quitando cada vez menos. Lo atribuyen a que México impuso hace diez años límites más estrictos a los depósitos de dólares en el sistema financiero de ese país.

Para 2014, los carteles cambiaron de sistema: comenzaron a entregar su efectivo a empresas exportadoras en EEUU que fungían como representantes de importadoras mexicanas.

Siguiendo esa madeja en Los Ángeles, un mega operativo en el que participaron más de 100 agentes federales resultó en el decomiso de unos 100 millones de dólares en efectivo que pertenecían a la organización que fundó Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán. Sucedió en septiembre de 2014. Varios negocios del Distrito de la Moda, mejor conocido como ‘Los Callejones’, usaban este dinero para comprar bienes que después eran vendidos en México. Las ganancias llegaban finalmente a los jefes del cartel.


Un nuevo mercado negro en Asia

Otro grupo criminal, en el cual estuvo el exalcalde poblano Rubén Gil Campos, usaba tres empresas fachada para lavar dinero del Cartel de Sinaloa. Así ocultaban las millonarias ganancias producto del trasiego de droga desde Los Ángeles hasta Nueva York. Gil Campos tenía una empresa de camiones y estuvo involucrado en el contrabando de al menos 150 kilos de cocaína y 30 kilos de heroína. En agosto, un juez federal lo condenó a 12 años de prisión.

Al Cartel Jalisco Nueva Generación le dieron un golpe en el Medio Oeste de EEUU, desde donde dirigía una operación que compraba barras de oro y hacía transferencias a bancos mexicanos a través de una financiera. Así blanqueó más de 100 millones de dólares.

En su búsqueda por nuevos sistemas que evadan el escrutinio de las autoridades, los narcos mexicanos han terminado haciendo alianzas con mafiosos chinos que se especializan en mover dinero sucio, según un reporte que la Agencia Antidrogas de EEUU (DEA) publicó la semana pasada.

“Las organizaciones asiáticas de lavado de dinero buscan beneficiarse de actividades ilícitas asociadas con los carteles mexicanos y colombianos, así como de la reventa de dólares en Estados Unidos a ciudadanos chinos que buscan evadir las estrictas leyes de control de divisas de China”, advierte el informe de la DEA sobre el consumo de droga y células criminales que las distribuyen.

La agencia antinarcóticos señala además que los narcos se acercan cada vez más a estas células criminales de China “tratando de simplificar la adquisición y el pago de los envíos de precursores químicos”.

Cabe señalar que los capos adquieren de ese país las sustancias que necesitan para elaborar metanfetaminas y China es también la segunda fuente del fentanilo que se consume en EEUU.

Según la DEA, este nuevo mercado negro se deriva de una reciente política económica que el gobierno de China promulgó debido a preocupaciones de fuga de capitales. Dicha norma estableció un límite de hasta 50,000 dólares en moneda extranjera que cada persona puede cambiar anualmente.

“Las mejoradas regulaciones de leyes contra el lavado de dinero y los estándares internacionales hacen que sea más difícil lavar ingresos ilícitos; sin embargo, las organizaciones de tráfico de droga evolucionan constantemente para frustrar la aplicación de la ley y las autoridades reguladoras”, señala la agencia antinarcóticos de EEUU.

Por otro lado, los lavadores de dinero están echando mano de la moneda virtual (Bitcoin) para transferir ingresos a través de las fronteras contratados por los narcos mexicanos.


La vida de 'El Chapo' en 12 fotos: de un pequeño pueblo de Sinaloa a la cadena perpetua en EEUU

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.