null: nullpx
Arrestos

Un policía tenía un narcolaboratorio en su casa y terminó arrestado por sus propios compañeros, según fiscales

El agente se encuentra en una cárcel de Nueva Jersey, mientras su departamento busca despedirlo. Lo acusan de producir metanfetamina y uso de armas vinculado al delito de drogas, lo que pueden conllevar a una pena de hasta 35 años en prisión.
18 May 2021 – 02:20 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Los policías de Nueva Jersey que respondieron a una llamada por una disputa doméstica la noche del 15 de mayo encontraron una escena similar a la teleserie Breaking Bad: un narcolaboratorio clandestino en el sótano de la casa y un arsenal sin medidas de seguridad. El presunto fabricante de drogas es un agente del mismo departamento que realizó el operativo, informaron las autoridades.

"Es muy desalentador que uno de nuestros oficiales arriesgó la seguridad de su familia y vecinos al participar en una conducta tan peligrosa", dijo en un comunicado Frank Rizzuto, jefe interino de la policía de Long Branch, en la costa de New Jersey.

El policía detenido, Christopher Walls, de 50 años, lleva 19 años en la corporación. Tras su arresto lo suspendieron sin paga y se esperaba que abrieran un caso disciplinario para despedirlo.

A 19-year veteran police officer of the Long Branch Police Department has been suspended without pay after he was...

Posted by Monmouth County Prosecutor's Office on Sunday, May 16, 2021


Sus problemas no terminan allí: la Fiscalía del condado de Monmouth le formuló cargos por delitos relacionados con operar un laboratorio casero para producir metanfetamina, posesión de droga, usar un arma de fuego en la fabricación de dicha droga y poner en peligro a su hijo pequeño que vivía con él.

Si es declarado culpable de todos esos cargos, enfrentaría una condena de hasta 35 años de prisión, informó la fiscalía. Walls fue trasladado a una cárcel del condado y está pendiente su audiencia.

“Es particularmente angustiante que este peligro haya sido causado por un policía”, dijo el fiscal Christopher J. Gramiccioni. “Gracias a la rápida acción de nuestra oficina, la Policía de Long Branch y la Policía de Nueva Jersey, se ha evitado un riesgo muy grave para la seguridad pública”, agregó.

El alcalde de Long Branch, John Pallone, también se pronunció sobre este incidente. En su página de Facebook mencionó que su gobierno buscará el despido del oficial señalado.

“La ciudad tiene una política de tolerancia cero para cualquier actividad ilegal cometida por agentes de policía. Deben mantenerse al más alto nivel”, dijo el funcionario en la red social.

Ingredientes, materiales y libros para fabricar droga

Un reporte policial describe que el descubrimiento del narcolaboratorio operado por Walls fue meramente fortuito. No se ha revelado cuánto tiempo funcionó, la cantidad de droga que fabricó, el dinero que obtuvo, ni quién o quiénes eran sus asociados.

Alrededor de las 10:36 pm del sábado, los policías recibieron una llamada de disturbio doméstico en una casa ubicada en la cuadra 300 de la avenida West End.

Mientras los agentes estaban en el lugar, uno de ellos descubrió el laboratorio en el sótano de la vivienda y llamaron a la unidad de manejo de materiales peligrosos de la Policía estatal de Nueva Jersey.

Dicho equipo “localizó materiales, químicos e instrumentos consistentes con un laboratorio de metanfetamina, tanto en el sótano de la residencia, como en un cobertizo en la propiedad”, menciona el comunicado de la Fiscalía.

Walls tenía todos los ingredientes y materiales necesarios para producir metanfetamina y había residuos de la droga en instrumentos de vidrio. También descubrieron que el policía “había estado en posesión de libros relacionados con la fabricación de metanfetamina, explosivos y veneno”, señalan los fiscales.

En otra parte de su domicilio descubrieron una caja fuerte abierta donde estaban dos armas largas, cuatro pistolas, ocho cargadores de gran capacidad y varias municiones, detalla la acusación.

Los laboratorios clandestinos de metanfetamina en Estados Unidos son cada vez menos comunes, de acuerdo con la Administración para el Control de Drogas (DEA).

En 2004, las autoridades desmantelaron casi 24,000 laboratorios en hoteles, cocheras, vehículos recreativos, campamentos y establecimientos comerciales de EEUU. Mientras que en 2019 encontraron 890 sitios de ese tipo, el número más bajo reportado en 19 años.

La DEA lo atribuye a la producción a granel que realizan carteles mexicanos, que se apoderaron de ese mercado ilícito. Durante los primeros meses de la pandemia guardaron sus cargamentos en México y provocaron que subiera el precio de la droga, señalan dicha agencia y una acusación criminal.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés