null: nullpx

Colombia expulsa al "Caracol", el criminal más peligroso y solicitado de Perú

Gerson Gálvez estaba solicitado por homicidio, sicariato, crimen organizado y tráfico de drogas. Por su captura se ofrecía una recompensa de 150,000 dólares.
2 May 2016 – 3:51 AM EDT

Su localización venía con una gran recompensa: 150,000 dólares. Y el mérito no es gratuito. El criminal más buscado de Perú, Gerson Aldair Gálvez Calle, alias "Caracol" acumula un prontuario por homicidio, sicariato, asociación a grupos armados y tráfico de drogas. El delincuente fue detenido el sábado en Medellín y expulsado el domingo de Colombia a su país.

Desde el aeropuerto militar de Bogotá donde el criminal fue entregado a autoridades peruanas, el director de la Policía Nacional de Colombia, Jorge Nieto, dijo que Gálvez "fue puesto a disposición de las autoridades migratorias para ser expulsado de nuestro país por su peligrosidad".

Su detención fue catalogada por Romero como "de mucha importancia para el Perú, porque era uno de los delincuentes más buscados en este momento", indica un despacho de AFP.

Gálvez era buscado con circular roja de Interpol. En su ficha en la Policía Nacional de Perú era identificado como "violento y agresivo".

En 2014 Gálvez salió de prisión acogiéndose a un beneficio de pena por trabajo que habría realizado en un taller de manualidades en la prisión. Su condena por homicidio recién se cumplía en 2018.

Una vez en libertad se convirtió en jefe de la banda criminal Barrio King, que trasladaba droga por el puerto del Callao hacia el extranjero, según las autoridades.

El diario peruano La República publicó en diciembre de 2015 un reportaje basado en interceptaciones telefónicas de agentes antidrogas en las que Gerson Gálvez conversa con sus colaboradores para trasladar cargamentos de cocaína en helicópteros militares.

La captura del "Caracol" fue posible gracias al trabajo coordinado con la Policía Nacional peruana, que alertó hace algunos días a sus pares colombianos de la posible presencia de Gálvez en el país y que les facilitó toda la información que permitió ubicarle.

Según dijo Romero antes de viajar a Bogotá, el 28 de marzo se conoció que Gálvez se encontraba en Guayaquil, Ecuador, y se coordinó con la policía ecuatoriana para capturarle; luego, entre el 3 y 4 de abril se le detectó en Panamá, y finalmente se supo que se dirigió a Colombia, y desde el 23 de abril se lo ubicó en Medellín, donde fue capturado el sábado en un centro comercial.

El director de la Policía Nacional peruana, Vicente Romero, viajó a Bogotá junto a otras autoridades de su país para buscar a Gálvez.

"Estamos muy agradecidos por todo este trabajo coordinado", dijo a periodistas.

Tras su captura, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, felicitó a la Policía Nacional y tildó a Gálvez como "uno de los capos más temibles de la región".

Mientras era escoltado por policías colombianos hacia la aeronave de la Fuerza Aérea de Perú en la que partió hacia Lima, el criminal clamaba a gritos a los periodistas presentes por su "derecho a la presunción de inocencia".

El vuelo que trasladó al peligroso delincuente arribó el mismo domingo a las 6:18 pm hora local a una base aérea peruana, desde donde fue trasladado, esposado, con chaleco antibalas y una fuertte custodia policial a un tribunal de requisitorias.

Publicidad