null: nullpx
Drogas y Adicciones

Así detectaron un narco-submarino que transportaba un enorme cargamento de $165 millones en cocaína

Esta nave rudimentaria llevaba más de 12,000 libras del narcóticos y es uno de los decomisos más grandes realizados en el este del Pacífico en años recientes. Se suma a otras grandes incautaciones entregadas por las autoridades marítimas de EEUU en un puerto de Florida la semana pasada.
24 Sep 2019 – 4:22 PM EDT

“¡Abajo!”, ordenó un oficial de la Guardia Costera mientras un presunto traficante de droga permanece hincado sobre un narco-submarino de 40 pies de largo que el 5 de septiembre trataba de cruzar el este del Pacífico, frente a las costas de Colombia, sin ser detectado por las autoridades marítimas.

La embarcación de fabricación casera transportaba más de 12,000 libras de cocaína, que se habrían vendido en unos 165 millones de dólares en el mercado negro. Es uno de los decomisos más grandes que se hayan realizado en esa zona durante los últimos años y el destino de la droga era Estados Unidos.


Un cargamento que se le asemeja, de unas 11,000 libras de cocaína, fue confiscado recientemente por tres navíos de la Guardia Costera al interrumpir siete intentos de contrabando en aguas internacionales frente a las costas de México, así como de Centro y Sudamérica. Toda esa droga fue descargada la semana pasada en la base de la corporación militar en Miami, Florida.

Los tripulantes del buque Valiant de la Guardia Costera se encargaron del decomiso más grande en años recientes, aunque solo llegaron al puerto de Miami con alrededor de 1,100 libras de la droga. El resto del cargamento “no se pudo extraer de manera segura debido a problemas de estabilidad” del narco-submarino, señaló la agencia en un comunicado.

El narcótico se recuperó con el apoyo de dos lanchas que se acercaron al semisumergible durante la madrugada del 5 de septiembre. En el operativo también participaron marinos colombianos que posteriormente llegaron a la escena. Cuatro presuntos traficantes fueron arrestados.

Según el oficial al mando del Valiant, el decomiso ocurrió justo cuando el buque cruzó el ecuador.


“No hay palabras para describir la sensación que la tripulación del Valiant está experimentando en este momento", dijo el comandante Matthew Waldron, a cargo del Valiant, en un comunicado.

“En un período de 24 horas, la tripulación cruzó el ecuador e interceptó un buque semisumergible autopropulsado cargado de drogas”, agregó el oficial.

Es muy difícil detectar los submarinos de los narcos porque, en el mejor de los casos, hay apenas diez buques de la Guardia Costera patrullando una zona tan grande como el territorio de EEUU. Burlan sus radares navegando por debajo o apenas sobre el mar.

Las autoridades creen que solo interceptan una de cada cuatro toneladas de cocaína que se dirigen a las costas mexicanas y centroamericanas. Estas rudimentarias naves del crimen organizado zarpan sobre todo desde Colombia y Perú, dos de los países donde se producen grandes cantidades de cocaína.

Ya en tierra, la mercancía es transportada por carretera hasta la frontera entre México y EEUU, donde se dividen en paquetes que se ocultan en autos, camiones, trenes y lanchas. También los cruzan a pie por las garitas migratorias y zonas remotas de la frontera.

Los radares no detectan a los narco-submarinos porque apenas sobresalen de la superficie, están equipados con motores fuera de borda que les hace veloces, los pintan de colores que les permita camuflarse en el mar y también les ponen blindajes de plomo en la parte superior y sistemas de enfriamiento para evadir los sensores infrarrojos.

Por su tamaño pueden llevar hasta 16,000 libras de cocaína. Su fabricación es cara, pero un solo viaje paga el costo: un gramo de cocaína se vende en más de 200 dólares en EEUU.


A pesar del ingenio de los narcos, los buques de la Guardia Costera siempre regresan cargados de droga decomisada. A finales de julio, entregaron 13 toneladas de cocaína valorada en 350 millones de dólares en el puerto de San Diego, California.

Entre los cargamentos llevados al puerto de Miami, el buque Seneca fue responsable de dos incautaciones de 2,800 libras de cocaína, mientras que el navío Tahoma decomisó 2,500 libras de esa droga y el Midgett alrededor de 5,700 libras del narcótico.

"Estas operaciones nos permiten extender nuestras fronteras marítimas, debilitar el motor económico de las organizaciones criminales transnacionales, contribuir a mejorar la estabilidad y seguridad en nuestros países socios en Centroamérica, y combaten la epidemia de drogas en nuestras comunidades", dijo John Christensen, comandante del buque Seneca.

En fotos: La ruta marítima de la cocaína que viaja de Sudamérica a EEUU burlando radares

Loading
Cargando galería
Publicidad