null: nullpx
Derechos

Este país quiere matar a pedradas a los gays e infieles y cortar las manos o los pies a los ladrones

Una nueva ley, que debe empezar a aplicarse la próxima semana en el sultanato de Brunei, ha levantado la alarma entre las organizaciones de derechos humanos. El actor George Clooney ha pedido boicotearlo.
31 Mar 2019 – 12:51 PM EDT

El adulterio y el sexo entre personas del mismo género podrán ser condenados a pena de muerte por lapidación a partir de la próxima semana en Brunei, según las autoridades.

Este sultanato rico en petróleo ubicado en Asia comenzará así a implementar una rígida ley que había estado suspendida por cuatro años debido a la fuerte polémica y críticas que genera.

La homosexualidad ya es considerada ilegal en Brunei, pero ahora se convertirá en un delito capital.

Este nuevo código penal se implementará a partir del próximo miércoles y también contempla la amputación de una mano y un pie por robo.

Grupos de defensa de derechos humanos han reaccionado con horror en todo el mundo ante la radical decisión de este país que practica un estilo del Islam más estricta que sus vecinos Malasia e Indonesia.

La nueva sanción por robo es la amputación de la mano derecha por una primera infracción y el pie izquierdo por una segunda infracción.

Brunei anunció las medidas por primera vez en 2013, pero la implementación se retrasó debido en parte al revuelo generado por la oposición de los defensores de derechos humanos.

Sin embargo, un portavoz del ministerio de asuntos religiosos de Brunei dijo el miércoles que solo se esperaba que el 3 de abril el sultán Hassanal Bolkiah hiciera un anuncio sobre la implementación de las nuevas leyes Sharia.

"Solo después del evento sabremos la fecha de implementación de las nuevas leyes", indicó el ministerio a la agencia AFP.


Repercusiones

Esta semana, también se hizo eco de la noticia la organización Amnistía Internacional que instó a Brunei a que "detenga de inmediato" la implementación de las nuevas sanciones que se implementarán sobre musulmanes.

"Legalizar tales penas crueles e inhumanas es algo atroz", dijo en un comunicado Rachel Chhoa-Howard, investigadora de Brunei del grupo. "Algunas de las posibles" ofensas "ni siquiera deberían considerarse crímenes, incluyendo el sexo consensual entre adultos del mismo género".

Phil Robertson, de Human Rights Watch, advirtió que la implementación de la ley "conducirá rápidamente al país hacia el estatus de paria de los derechos humanos ante los inversores extranjeros, los turistas y las agencias internacionales".

Robertson dijo que Brunei se convertirá en el único país del sudeste asiático que castigará el sexo entre personas del mismo género con la muerte si sigue adelante con la ley.

Incluso el actor George Clooney llamó al boicot a hoteles vinculados a Brunei después del anuncio de esta semana.

Las repercusiones internacionales son relevantes porque Brunei, lejos de ser un pequeño sultanado aislado, es un país con alto perfil internacional cuyo gobierno se codea en convenciones con los líderes de China, de EEUU, de Canadá y muchos otros países. Los llamados a boicot o una condena internacional seguramente repercutirán en gobiernos con los que Brunei hace negocios.

En este mismo camino de endurecimiento, Brunei prohibió las celebraciones excesivas de Navidad por temor a que los musulmanes pudieran ser "desviados".

El Sultán de Brunei no es ajeno a la controversia: la monarquía se sintió profundamente avergonzada por una disputa familiar con su hermano Jefri por supuesto malversación de fondos de $ 15 mil millones durante su mandato como ministro de finanzas en la década de los noventa, indica la agencia de noticias AFP.

Mira también

La 'bandera arcoíris oculta' que recorrió Rusia durante el Mundial en protesta contra la homofobia

Loading
Cargando galería
Publicidad