null: nullpx
Contaminación

El mundo se detiene ante el coronavirus y el aire se limpia: eso podría salvar a más personas de las que mata el virus

En medio de la crisis provocada por el nuevo coronavirus, el parón que está sufriendo la sociedad global deja entrever a un claro beneficiario de esta pandemia: el medio ambiente, que se alivia de forma proporcional a la ralentización del ritmo desenfrenado de la vida humana.
18 Mar 2020 – 10:39 AM EDT

Calles desiertas y silenciosas en donde se vuelve a escuchar el canto de los pájaros son el paisaje habitual por estos días en grandes megápolis y ciudades turísticas como Roma, Nueva York, Venecia o Madrid.

Un nuevo patógeno de la familia de los coronavirus se ha convertido en una pandemia que ya ha matado a cerca de 8,000 personas y contagiado a cientos de miles en el mundo, sin que puedan conocerse las cifras reales con precisión.

El alto grado de propagación ha obligado a tomar medidas extremas y en muchos países se han impuesto cuarentenas y se ha limitado considerablemente el movimiento de las personas y su exposición. Es la única manera de descender la curva de contagios, que, de ser masivos pueden llegar a colapsar los sistemas sanitarios, por muy avanzados que sean, como está ocurriendo en Italia.

La humanidad se enfrenta a un reto sin precedentes desde la Segunda Guerra Mundial. El coronavirus está impactando directamente nuestra forma de vida y arrastrando a la humanidad a una crisis económica, que evidencia que los esquemas actuales no solo son vulnerables sino que a la larga son insostenibles.

En medio de la crisis, el parón que está sufriendo la sociedad global deja entrever a un claro beneficiario de esta pandemia: el planeta tierra, que se alivia de forma proporcional a la ralentización del ritmo desenfrenado de la vida humana como muestran estos indicios:

De forma general, las cuarentenas impuestas en diferentes latitudes del planeta, unas más estrictas que otras, están limitando la movilidad de las personas y por tanto, el libre albedrío del consumo, a no ser el consumo tecnológico, que ha subido exponencialmente por estos días, como las suscripciones a Netflix, HBO y otras plataformas, aunque las compras online también han tenido un alza.

"Todas estas precauciones adicionales que las escuelas y las empresas están tomando para mantener a las personas en sus hogares están salvando vidas, y eso es claramente lo más importante", dijo el doctor Christopher M. Jones a The New York Times. Además, las acciones que las personas están tomando en respuesta al brote de coronavirus podrían tener un impacto directo en la reducción de nuestra huella de carbono, agregó el experto.

Pero también hay otros elementos negativos en detrimento del planeta que pueden aumentar por estos días de cuarentena en los que se batalla contra la pandemia del nuevo patógeno de la familia de los coronavirus.

Un ejemplo de ellos son los residuos hospitalarios, que están incrementando en todas partes del mundo, dada la necesidad de usar una sola vez y durante pocas horas los trajes y demás utensilios de protección del personal médico, así como todo el avituallamiento de los pacientes ingresados, medicamentos, etc.

Sea cual sea el impacto final de esa crisis, algo positivo está dejando claro: reducir la huella de carbono es posible, transformar nuestro modo de vida y su impacto medioambiental no solo es realizable, sino que puede conseguirse en poco tiempo gracias a la acción global.

El pánico ante el coronavirus y la respuesta colectiva ante esta pandemia podrían servir para ilustrar lo que se puede conseguir entre todos si se hace conciencia de que el cambio climático es una realidad que mata a más personas cada año que este nuevo virus.

Italia desierta: el país entero está en cuarentena para intentar frenar el avance del coronavirus

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.