null: nullpx
Cambio Climático

43 ciudades del mundo le declararon la guerra al calentamiento global: ¿qué hace la Ciudad de México?

Tan solo en la Ciudad de México circulan más de 2.5 millones de vehículos y en la Zona Metropolitana del Valle de México la cifra asciende a casi seis millones. Se calcula que casi dos tercios de las emisiones globales provienen de las grandes metrópolis.
19 May 2019 – 10:07 AM EDT

Las ciudades que albergan a más de la mitad de la población mundial están intensificando los esfuerzos para reducir la contaminación, incluso cuando los países donde están localizadas van en sentido contrario.

Esa es la conclusión de Carbon Disclosure Project ( CDP), un grupo sin fines de lucro que empuja a las instituciones y gobiernos a revelar sus emisiones de gases de efecto invernadero que producen el cambio climático.

Las ciudades del planeta albergan a 4,200 millones de personas, es decir, el 55% de la población mundial. Son responsables de más del 70% de las emisiones de carbono relacionadas con la energía del mundo.

Pero si bien las ciudades son un impulsor masivo del cambio climático, también son centros de innovación sostenible y acción climática. Por ello, la lucha contra el cambio climático se ganará o perderá en las ciudades, así lo dice a la agencia de noticias Reuters Kyra Appleby, directora global de ciudades, estados y regiones de CDP.

"Las empresas deben actuar, los gobiernos nacionales también, las personas necesitan cambiar su propio comportamiento para que podamos limitar las emisiones de carbono”.


La temperatura global podría aumentar de 3 a 5 grados

De no tomar medidas urgentes ante el cambio climático, existe el riesgo de 20% a 30% de que en unas décadas aumente de 3 a 5 grados centígrados la temperatura global, alertó esta semana el Premio Nobel de Química, el mexicano Mario Molina Pasquel.

El científico dijo que esa condición sería desastrosa y explicó que afecta la calidad del aire, como ocurre ahora en la Zona Metropolitana del Valle de México.

El ejemplo de Buenos Aires y otras ciudades

En el informe presentado por CDP sobre las acciones que 43 ciudades están tomando para combatir el cambio climático aparece Buenos Aires como la única ciudad latinoamericana que recibe las mejores calificaciones a pesar que enfrenta amenazas de inundaciones y olas de calor.

La capital Argentina crece de manera rápida por lo que las autoridades aseguran que su población alcanzará más de tres millones para 2030, de los cuales cerca de 250,000 de estos residentes viven en asentamientos irregulares, muchos de los cuales se encuentran en áreas de riesgo de inundación. Las cifras recientes muestran que un tercio de los argentinos viven por debajo de la línea de pobreza, llegando al 41% en la zona metropolitana.

Ciudades como París y San Francisco se han fijado objetivos de energía renovable al 100%, la ciudad francesa obtiene el 35% de su energía de fuentes limpias mientras que la estadounidense obtiene casi el 60% de su energía de fuentes renovables. Por su parte la capital de Islandia, Reykjavik, con una población de 123,000 habitantes, ya usa energía 100% renovable.

En el estudio, entre las ciudades de mayor puntaje, solo 28 han establecido metas de neutralidad de carbono (balance de emisiones de gases de efecto invernadero), de neutralidad climática (diseñar políticas más amplias para reducir el impacto general de la actividad humana en el medio ambiente) o reducir las emisiones a la mitad o más.

Más de 20 ciudades de los EEUU obtuvieron la calificación más alta que muestra cómo los alcaldes y los legisladores locales pueden tomar la iniciativa sobre el cambio climático a pesar de que el presidente Donald Trump ha dicho en repetidas ocasiones que los efectos del calentamiento global no son importantes.



CDMX, la ciudad pensada para el automóvil

La Ciudad de México no aparece en el estudio presentado por CDP y la pregunta que nos lleva es saber que está haciendo la megalopolis para prevenir los efectos del cambio climático en momentos donde la mala calidad del aire continúa en el Valle de México según los últimos reportes del Sistema de Monitoreo Atmosférico (Simat). Ante estas condiciones, la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe) declaró durante cuatro días contingencia atmosférica extraordinaria por los altos niveles de partículas PM2.5 y contingencia ambiental por ozono.

"La Ciudad de México esta hecha para el automóvil, se necesita una ciudad para los peatones" dice a Univision Noticias Stephan Brodziak, coordinador de Calidad del Aire de la asociación El Poder del Consumidor.

El experto señala que además de los incendios la llamada relajación de la verificación de los automóviles y la reclasificación de las vialidades para aumentar las vías de acceso controlado así como la falta de combustibles de muy bajas emisiones de azúfre contribuyen al incremento de las partículas PM 2.5 en el ambiente.

"En la ciudad se necesita desarrollar más líneas de transporte con sistemas BTR (autobús de tránsito rápido), trenes ligeros y hasta recuperar los tranvías eléctricos, disminuir las necesidades de movilidad de la población, mejorar el ordenamiento territorial acercando los núcleos económicos a las zonas residenciales".

Brodziak señala que es fundamental transformar los techos de las industrias y de los edificios públicos en jardines verdes o techos solares para aprovechar la capacidad de radiación y en el caso de las viviendas se necesitan esquemas e incentivos financieros para que la poblaci´ón pueda adquirir la tecnología que continúa siendo cara.

“Se tiene que convencer a la gente que no es un derecho humano natural sacar el coche todos los días, usar el automóvil tiene que costar cada vez más. Se necesita limitaciones al automóvil”, así lo afirmó el Premio Nobel de Química Mario Molina Pasquel durante una rueda de prensa esta semana sobre las condiciones ambientales de la Ciudad de México.


Hilda Martínez, consultora internacional y experta en movilidad, medio ambiente y cambio climático dijo a Notimex que "las soluciones que se han dado hasta ahora no han sido las correctas al buscar medidas inmediatas a la contingencia ambiental, en el caso de los incendios la restricción vehicular es una medida aislada sin enfoque integral que no sirve de nada”.

Explicó que se necesitan soluciones de largo plazo con “medidas transformadoras” que aunque difíciles de lograr, por ser poco populares, se deben hacer.

Consideró que los gobiernos locales y federales deberán actualizar las normas de emisiones para vehículos ligeros como pesados, estableciendo una norma de eficiencia energética. Otra medida sería el “ cobro por combustión” que utiliza una ciudad como Londres en donde sólo se permite el ingreso a los vehículos con cierto nivel de emisiones o en su caso pagar por emitir contaminantes.

Las fuentes móviles de emisiones de contaminantes emiten el 55% de las partículas 2.5 y de eso, el 43% corresponde a vehículos a diésel que son principalmente unidades de carga y de pasajeros; mientras que los autos particulares emiten el 7%.

El problema es que sólo en la Ciudad de México circulan más de 2.5 millones de vehículos y en la Zona Metropolitana la cifra asiende a casi seis millones.

"El debate por el espacio público aun es muy ácido. Las calles de las ciudades son para todos no sólo para los que tienen automóvil", me dice vía teléfonica Areli Carreón, una madre y activista que fue electa de forma honoraria como Alcaldesa de la Bicicleta en la Ciudad.

Con el objetivo de reducir sus emisiones de carbono el gobierno de la Ciudad de México miró sus calles congestionadas para reducir su impacto por lo que desde el año de 2007 la CDMX se convirtío en el centro urbano más amigable para el uso de la bicicleta en el país y este año se ha anunciado la inversión histórica más grande para su uso.

"Hace falta voluntad política de la autoridad para convencer a los ciudadanos que necesitamos políticas públicas que fomenten el uso de la bici. Se trata de un ejercicio innovador que dará soluciones a largo plazo y no sólo cuando nos enfrentemos a crisis ambientales como la que vivimos esta semana en el Valle de México", dice Carreón.

21 ciudades en alerta por contaminación


Los efectos del cambio climático sumado a la sequía prolongada, las temperaturas por encima del promedio y los incendios atípicos de la temporada han provocado una alerta por mala calidad del aire en cerca de 21 ciudades de más de 12 estados de la República Mexicana.


Se trata de la primera ocasión que la alerta ambiental se activa en los estados de Nuevo León, Durango, Nayarit, Veracruz, Guanajuato, Morelos, San Luis Potosí, Hidalgo y Jalisco, donde los incendios forestales han sido señalados por las autoridades como la causa principal de la mala calidad del aire a lo que se suma que México es uno de los países con mayor radiación solar, aumentando la temperatura en una época donde la temporada de lluvias aún no llega por lo que se producen incendios y se crea un ambiente que permite guardar los contaminantes logrando que su dispersión sea muy lenta.

El doctor Mario Molina advirtió que se necesita destinar mayores recursos para el combate a los incendios así como modificar las prácticas de quema de pastizales para actividades agrícolas y ganaderas arraigadas en todos los estados de México.

Nuevos protocolos ambientales

La noche del viernes se levantó la alerta ambiental en la capital del país y Claudia Sheinbaum, la jefa de Gobierno, dijo a través de un mensaje en video vía Twitter que en los próximos días serán anunciadas nuevas acciones para que la Ciudad de México sea una de las urbes mejor preparadas ante contingencias ambientales. Marina Robles, secretaria de Medio Ambiente, confirmó en un comunicado que será el día miércoles cuando serán presentados los nuevos protocolos ambientales.


Esto dicen los expertos para mejorar la calidad del aire




📷Así se vio el cielo de la Ciudad de México en una de sus mayores crisis ambientales

Loading
Cargando galería
Publicidad