Matrimonio Igualitario

"Conflictos y perversiones" complican posición de la iglesia frente al matrimonio gay en México

Judith Vázquez, teóloga y activista por los derechos humanos, considera que la institución debe resolver su manejo del tema de la sexualidad y no intervenir en decisiones políticas.
10 Jun 2016 – 12:12 PM EDT

“El poco conocimiento y mal manejo del tema de la sexualidad por parte de la iglesia provoca una serie de conflictos, perversiones y cosas mal entendidas”, responde Judith Vázquez, teóloga por la Universidad Iberoamericana ante las opiniones contrarias por parte de esa institución a la iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto para permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo en todo el país.

"Creo que este es un gran triunfo de los derechos humanos, que justamente se establecen en una sociedad democrática, derribando las sociedades teocráticas apostando por la igualdad", añade la también activista por los derechos humanos.

El mes pasado, el mandatario mexicano envió la iniciativa en el marco del día de la lucha contra la homofobia, casi un año después de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) dictaminara que son contrarias a la Constitución mexicana todas aquellas leyes que digan que el matrimonio es solo la unión entre un hombre y una mujer.

Además de promover el matrimonio igualitario para todos, la iniciativa del presidente mexicano contempla también que la orientación sexual no sea factor para otorgar o no la adopción de un niño o una niña, que se garantice la identidad de género para lo cual las personas podrán pedir que se les expidan nuevas actas de nacimiento cambiando su nombre y sexo, y finalmente que para que una pareja pueda divorciarse baste con que uno de los dos lo desee.

“Entiendo que estas medidas enfrenten cierta resistencia y que aún persisten una serie de tabúes relacionados con el tema. Sin embargo, como presidente, mi deber es garantizar que las creencias personales y costumbres de algunos no limiten los derechos humanos de otros”, manifestó en el blog de la Presidencia.

Contra la palabra “matrimonio”

“Es procedente y posible que haya una unión legal, pero no debería llamarse matrimonio, sino de otra manera. Donde no estoy de acuerdo es que parejas del mismo sexo puedan adoptar hijos, porque también existen los derechos de los hijos de su mamá sea mujer y su papá sea un hombre, porque también existe el peligro de una confusión”, dice en entrevista con Univision Noticias el sacerdote jesuita Juan Auping.

En el mismo sentido se expresa el padre José de Jesús Aguilar, director de radio y televisión de la arquidiócesis de México. “La iglesia considera que dos personas pueden unirse buscando determinados derechos que les puede dar esta unión civil. Sin embargo, para no confundirla con el matrimonio se pediría que se dé otro nombre.

“Aun cuando hubiera una legalización en el ámbito civil, la iglesia nunca podrá aceptar la unión de dos personas del mismo sexo como matrimonio porque esto va en contra de los fundamentos que se encuentran en la biblia, por lo que para la iglesia será sacramento solamente aquel que se realiza entre hombre y mujer a través del rito”, señaló.

Pero yendo más allá, el Consejo Ecuménico de México emitió un comunicado en el que asegura que designar a una unión gay con el nombre de matrimonio “es empobrecedor”. Considera que la ley tiene facultades para establecer ciertas reglas del matrimonio, “lo que no debe es alterar el concepto mismo de matrimonio; llamar matrimonio a la unión de personas del mismo sexo, es un cambio tan radical como lo sería llamar matrimonio a la unión de más de dos personas, o a la unión sometida a plazos fatales, etc.”

Valga decir que este Consejo contempla a la Arquidiócesis Primada de México, la Diócesis en México de la Iglesia Ortodoxa en América OCA, Eparquía Greco Melquita de Nuestra Señora del Paraíso en México, Eparquía Maronita de Nuestra Señora de los Mártires del Líbano, Iglesia Católica Ortodoxa del Patriarcado de Antioquia en México, Iglesia Nacional Presbiteriana de México, Iglesia Evangélica Misionera del Pacto Misión DF, Iglesia Ortodoxa Griega en México y el Sínodo Luterano de México.

Una opinión todavía más controvertida aparece en una publicación del 29 de mayo de 2016 del semanario "Desde la fe" bajo el título “3 cosas que te urge saber sobre la peligrosa iniciativa del presidente”. “La realidad es que por más propaganda que reciba, la homosexualidad no corresponde a una vivencia de la sexualidad ni madura ni equilibrada, y provoca, en quienes la padecen, daños físicos, psicológicos, morales y espirituales”.

“No. Eso es totalmente falso. Ese comentario lo expresó alguna persona a través de ese periódico, que no es el boletín oficial de la iglesia católica, sino un medio de comunicación como cualquier otro donde se respeta la libertad de expresión”, responde a Univision Noticias el padre Aguilar, al ser cuestionado sobre el texto anterior.

¿Un acto proselitista?

Lo que sí reitera el sacerdote es la necesidad de que una decisión de esta naturaleza debe ser resultado del consenso. “La iglesia ha solicitado que se tome en cuenta tanto a otras instituciones como el pensamiento de múltiples católicos, que si bien no somos todos los mexicanos sí tenemos una importancia también en este país, por lo que varios obispos han manifestado públicamente su rechazo a la iniciativa presentada por el señor presidente y algunos la han calificado como una forma de buscar votos”.

Leticia Urbina, académica de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán de la Universidad Nacional Autónoma de México, coincide. “Lo de Peña Nieto fue un acto electorero. En una medida arribista y desesperada, el PRI (Partido Revolucionario Institucional, al que pertenece el presidente) trató de cobijar a la comunidad gay intentando mostrar apertura. Sin embargo, el PRI vive en el pasado: la manipulación no le salió y el resultado de las elecciones está a la vista”.

Ambos hacen referencia al proceso electoral que vivió México el domingo pasado, donde se eligió a gobernadores en 12 estados y cuyos resultados no fueron favorables para el PRI, que deberá cambiar de estrategia antes de 2018, cuando el país celebre elecciones presidenciales.

El encuentro de opiniones

En su número 1006, “Desde la fe” da cuenta de que el mes pasado marcharon unas 35 mil personas hacia una catedral de la céntrica entidad de Morelos para exigir más seguridad a las autoridades, “petición a la que se sumaron voces y pancartas en defensa de la familia” y en contra de la iniciativa enviada por el presidente Enrique Peña Nieto en torno al matrimonio igualitario.

Ante esto, Vázquez aseveró que “la iglesia ignora el daño que provoca al dividir a la comunidad, lo que me parece irresponsable, actuando en contra de las leyes que rigen a las asociaciones religiosas cuando llaman a gente a manifestarse en la calle en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo”.

Pero el padre José de Jesús Aguilar reiteró que no es posible tener expresiones divisivas. “De hecho en la iglesia no hay nadie en la puerta preguntándole a la gente si es soltera, casada, o si vive en amasiato. La iglesia tiene la puerta abierta para todos”.

En abril de este año, el papa Francisco señaló que “solo la unión exclusiva e indisoluble entre un varón y una mujer cumple con una función social plena”. Sin embargo, el pontífice ha manifestado en diversas ocasiones su intención de tener una iglesia cercana a todas las personas.

“Si una persona es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para criticarlo? El catecismo de la Iglesia Católica lo explica de una forma muy bella. Dice que no se puede marginar a estas personas por eso. Hay que integrarlas a la sociedad. El problema no es tener tendencia. Debemos ser hermanos. El problema es hacer un lobby”, dijo Francisco ante la prensa del mundo en julio de 2013, a bordo del avión en el que volvía a Roma tras su visita a Brasil.

"Ahora, nosotros, desde nuestra manera de vivir, desde nuestra preferencia u orientación sexual hemos cuestionado las normas y estamos apostando, como Jesús de Nazaret, por un mundo en donde todos seamos iguales, que ese es el centro de la predicación de Jesús”, concluyó Judith Vázquez.

Publicidad