Masacre en Orlando

La reacción a la masacre de Orlando muestra la división política en EEUU

Aunque la condena y el dolor es general, las reacciones de candidatos a la presidencia y de varios políticos al peor tiroteo de la historia de EEUU tienen una clara division partidista.
12 Jun 2016 – 10:39 AM EDT

La masacre en el club gay Pulse de Orlando, que dejó 50 muertos la madrugada del domingo, sacudió la clase política estadounidense y particularmente a las campañas de los dos virtuales candidatos para las presidenciales de noviembre.

Desde el presidente Barack Obama, los aspirantes a la presidencia Huillary Clinton y Donald Trump, y varias voces en Washington reaccionaron ante lo que se ha descrito como el tiroteo más mortal ocurrido en territorios estadounidense y el atentado más grave desde los del 11 de septiembre de 2001.



El republicano Donald Trump fue el primero en reaccionar a las noticias con un mensaje en su cuenta Twitter en la mañana del domingo.

“Realmente feo tiroteo en Orlando. Policía investiga posible terrorismo. Mucha gente muerta y herida”, dice el mensaje.


Aunque al principio el magnate no responsabilizó a ningún grupo, pese a que el FBI informó que analizaba posibles conexiones tanto nacionales como internacionales, luego presentó varios mensajes en su cuenta Twitter criticando que el presidente Obama no señalara al “radicalismo musulmán”.


La demócrata Hillary Clinton presentó una declaración poco después del mensaje del presidente Obama en el que siguió las mismas líneas del mandatario al calificar la tragedia de un “acto de terrorismo y de odio”.

“Podemos decir con certeza que necesitamos redoblar nuestros esfuerzos para defender al país dentro y fronteras afuera. Esto significa derrotar a los grupos terroristas internacionales, trabajar con aliados y socios para ir tras ellos dondequiera que se encuentren, contrarrestar sus esfuerzos para reclutar gente aquí y en todos lados”.

La exsecretaria de Estado dijo además que tras la tragedia la población debe “rehusarse a ser intimidada y permanecer fieles a nuestros valores”.

Clinton había usado previamente la red social para manifestarse sobre el ataque y publicó el mismo mensaje en inglés y en español.

“Desperté con la noticia devastadora de FL. Mientras esperamos más información, mis pensamientos están con los afectados por este horrible acto”.

El senador por Vermont, Bernie Sanders calificó el hecho de "horrible" e "impensable" en una entrevista en el programa de la cadena NBC Meet the Press.

Agregó que este nuevo caso de ataque con armas pone de relieve la necesidad de adoptar medidas de control de armas en los Estados Unidos

El senador por Florida y exaspirante presidencial republicano Marco Rubio tuiteó:

"Nuestras oraciones están con los heridos y con los que murieron esta madrugada en el horrible acto de terror en Orlando".

Horas más tarde, el senador viajó a Orlando y junto con su colega demócrata Bill Nelson llamó a los habitantes del centro del estado de Florida a donar sangre para las víctimas del ataque.

El gobernador de Florida, Rick Scott, presentó un comunicado en el que dijo que estaba en constante comunicación con el alcalde de Orlando, y también envió un mensaje desde Twitter:

"Mis oraciones están con las familias de las víctimas y todos los afectados por el tiroteo en Orlando. Vamos a dedicar todos los recursos disponibles para ayudar".

Desde Florida

El senador por Florida y exaspirante presidencial republicano Marco Rubio tuiteó: "Nuestras oraciones están con los heridos y con los que murieron esta madrugada en el horrible acto de terror en Orlando".


Horas más tarde, el senador viajó a Orlando y junto con su colega demócrata Bill Nelson llamó a los habitantes del centro del estado de Florida a donar sangre para las víctimas del ataque.

El gobernador de Florida, Rick Scott, presentó un comunicado en el que dijo que estaba en constante comunicación con el alcalde de Orlando, y también envió un mensaje desde Twitter:

"Mis oraciones están con las familias de las víctimas y todos los afectados por el tiroteo en Orlando. Vamos a dedicar todos los recursos disponibles para ayudar".


En Washington las sospechas se dividen según líneas partidistas.

Los demócratas destacan el ángulo LGBT del ataque, ocurrido en un bar frecuentado por la comunidad gay de Orlando, en el mes del orgullo gay, para presentarlo como un crimen homófobo,

Los republicanos subrayan el origen afgano del atacante, el que estuviera en el radar del FBI y sus supuestos vínculos con el radicalismo islámico, como demostración de que se trata de un ataque extremista de inspiración religiosa.

Lea más:


Más contenido de tu interés