Masacre en Orlando

Se publican las llamadas al 911 de la masacre de Orlando: "Están aterrados y todos piensan que van a morir"

La oficina del alguacil del condado de Orange, Florida, publicó las llamadas en las que se escucha la angustia y desesperación de amigos y familiares de las víctimas del tiroteo en el bar gay Pulse.
31 Ago 2016 – 12:54 PM EDT

La oficina del alguacil del condado de Orange, Florida, hizo públicas las llamadas de la noche de la masacre en el club Puse de Orlando del pasado 12 de junio. Algunas de estas llamadas son de familiares y amigos de algunas de 49 víctimas que fallecieron por el tiroteo realizado por Omar Mateen, un joven estadounidense que juró lealtad a Estado Islámico.

La oficina del alguacil se hizo cargo de las llamadas al 911 cuando el volumen fue tan elevado que superó la capacidad de trabajo de la policía. El Departamento de Policía de Orlando aún no ha hecho públicas las llamadas de la noche en la que se produjo el mayor tiroteo con víctimas mortales en la historia de Estados Unidos.

La primera llamada ocurrió a las 2:03 am ET, solo un minuto después de que se iniciara la masacre. Era un hombre que estaba saliendo del Pulse y escuchó "más de 10 disparos". "Estábamos saliendo del club y en cuanto salimos los disparos estaban por todos lados".

Las llamadas muestran que los operadores trataron de calmar a los amigos y familiares mientras tomaban la información, como los nombres o el tipo de vestimenta que tenían quienes se encontraban en el interior. Además, se escucha cómo les aconsejan trasladar el mensaje a las personas que están dentro del club que la policía estaba trabajando para poner fin al tiroteo.


"Lo que necesito que haga es que se quede donde está y que no haga o vaya a ninguna parte hasta que los oficiales o las autoridades controlen la situación", le dice el operador a una madre, quien llamó aproximadamente 20 minutos después de que comenzara el tiroteo.

"Estoy llamando por mi hermano porque está ahí dentro. Cuando nos llamó estaba en el baño. Dijo que había muchos muertos", se oye a otra mujer. "Ok, entiendo. Estamos en el club. Estamos buscando a todo el mundo, estamos sacando a las víctimas de ahí. Por favor, tenga paciencia".

Otro hombre llamó al 911 por segunda vez, frustrado, cuando ya había pasado una hora y media desde el inicio de la masacre: "Están todos aterrorizados y creen que van a morir", dijo al sostener que una amiga estaba enviándole mensajes desde el baño donde estaba junta a otras 18 personas además de los cuerpos de otras dos. "Me está escribiendo por el teléfono porque tiene miedo de que quien sea que está ahí los vaya a oír", explica el hombre de la llamada.

La respuesta que recibió fue que los agentes iban por las diferentes estancias del club pero aún no habían llegado al baño.


Las autoridades consiguieron abatir a Omar Mateen después de varias horas en las que incluso llegaron a hablar con él. Además de las 49 víctimas mortales, la mayoría hispanas, hubo 53 heridos.

La última llamada se produjo a las 5:03 am ET, poco antes de que el equipo SWAT entrara en el Pulse. Un padre y su esposa, camino a Orlando, llamaban porque su hijo estaba dentro, herido.

"Está aún en el baño y está sangrando", se oye mientras llora. "Le han tiroteado y nadie va a buscarlo", insiste con voz entrecortada. La mujer que tomó la llamada trata de tranquilizarlo y le explica que las autoridades están en la discoteca y están entrando. "¿Hay muertos", pregunta el padre. "No lo sé, señor".


Lea también:


Más contenido de tu interés