Marte

¿Quieres ir a Marte? Estos son los cerebros que están pensando en cómo llevarte

¿Cuándo van a llegar los primeros humanos al planeta rojo? Conozca a las empresas, fundaciones y agencias que aseguran estar trabajando en ello.
13 Oct 2016 – 6:42 PM EDT

El presidente de EEUU, Barack Obama, anunció esta semana que la Agencia Espacial de EEUU (NASA) enviará astronautas a Marte a finales de la década de 2030, una iniciativa que no sorprende y más bien confirma la fecha que se había dado a conocer desde el 2010 en el plan Viaje a Marte, cuando se descartó volver a la Luna.

"Me emociona anunciar que estamos trabajando con nuestros socios comerciales para construir hábitats que puedan sustentar y transportar a los astronautas en misiones de larga duración en el espacio profundo. Estas misiones nos enseñarán cómo los humanos pueden vivir lejos de la Tierra, algo que necesitaremos en la larga travesía a Marte", escribe Obama en una columna de opinión en CNN.

En medio de anuncios de otros viajes y naves espaciales de empresas como SpaceX y Blue Origins con fechas anteriores a esta, la pregunta obvia es: ¿llegarán las empresas privadas al planeta rojo antes que las agencias espaciales?

Según la NASA, la cruzada a Marte no es una competencia sino una alianza. Y es que como anunció Obama, la NASA tiene planeado llegar en 2030 como parte de un trabajo en equipo que permita amarizar a las personas de forma segura y que ofrezca la posibilidad de traer de vuelta a la tripulación viva y sana.

Marte está aproximadamente a 140 millones de millas de la Tierra. Al menos tres grandes empresas privadas han anunciado que tratan de llegar al cuarto planeta del sistema solar antes de lo que se ha dicho.

A continuación presentamos las iniciativas espaciales que existen para llegar a Marte y qué tecnología proponen:

SPACEX
Su propietario anunció en septiembre que SpaceX tiene como objetivo ayudar a establecer una colonia de un millón de personas en Marte durante los próximos 50 o 100 años.

Para viajar, y empezar a hacerlo en 2023, ya se diseñó el cohete más grande de la historia: 400 pies de largo.

Y aunque no existe la tecnología aún, ni está claro cómo conseguirá los recursos necesarios para su construcción, recientemente su dueño, Elon Musk, explicó en el Congreso Internacional de Astronáutica que el diseño de la nave marciana de SpaceX no es un cohete de tres etapas, como lo ha sido siempre, sino que la cápsula que contiene a las personas será lanzada y luego, se cargará de combustible en órbita.

El sistema de dos etapas reduce los riesgos y los costos. También permite achicar el precio del boleto y llevar a más personas por viaje. Ni Musk ni nadie en SpaceX ha explicado aún cómo se garantizará la vida de los tripulantes durante su viaje o estancia sobre el planeta rojo.

Lo que sí han dicho es que pondrán en marcha misiones no tripuladas con su cápsula Dragón y su cohete Falcon a partir del 2018, para poner a prueba los sistemas de aterrizaje y otras tecnologías críticas para colonizar Marte.


BLUE ORIGIN
Jeff Bezos, fundador de Amazon.com y propietario de la empresa Blue Origin, ha dicho que la compañía tiene previsto desarrollar un proyecto llamado New Armstrong, un cohete del que no se tienen detalles.

"Cuando tengamos a millones de personas que viven y trabajan en el espacio, queremos que sean capaces de ir a un montón de destinos y Marte podría ser uno de ellos. La Luna sería otro.

La New Armstrong está realmente diseñada para esa visión a largo plazo", dijo el presidente de Blue Origin Rob Meyerson, quien acotó que “se trata de una visión que llevará décadas para conseguirla”. Esta empresa ya realizado con éxito varios vuelos experimentales con su vehículo suborbital.

Recientemente la empresa presentó un cohete orbital llamado New Glenn, de 313 pies de alto.

VIRGIN GALACTIC
El millonario británico Richard Branson es quizás uno de los que primero habló de ir a Marte. En el 2012, sorprendió al asegurar que una colonia se establecerá en el planeta y que él estará vivo para verlo. Ahora tiene 66 años, pero el propietario de la empresa Virgin Galactic sigue siendo optimista.

"Marte es un lugar muy grande. Al colonizar Marte, [Musk] puede tener el extremo oeste y nosotros vamos a tener el extremo este. Hay espacio para los dos”, bromeó Branson en una entrevista con Mashable.

Su empresa ha estado trabajando para recuperarse de un accidente que destrozó su nave espacial y mató a uno de los pilotos en octubre del 2014. La siguiente fase es vuelo libre o una prueba de la capacidad de vuelo del cohete sin energía, explicó recientemente. Además de las bromas, Branson es cauto y aunque reconoce su deseo de llegar a Marte, evita mencionar fechas o planes. Ellos están enfocados en los procesos más próximos con su nave SpaceShipTwo.

MARS ONE
También está la polémica iniciativa holandesa Mars One, que pretende enviar en 2018 una primera expedición y a partir de 2025 iniciar una colonia humana permanente y autosuficiente, pero a diferencia de los demás, no ofrece boleto de regreso desde el planeta rojo, algo que el presidente Obama ha descartado de las misiones de la NASA.

La fundación planea lanzar misiones precursoras robóticas al planeta en 2020, 2022 y 2024 para sentar las bases de los primeros colonos. Y la primera misión tripulada en 2027, con tripulaciones de cuatro personas como máximo. Llevar a los primeros 4 costaría $6 millones de dólares y aseguran que recaudarían el dinero en eventos masivos por todo el mundo.

El Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) analizó esta propuesta y detectó severos problemas de viabilidad técnica y de costo: con la tecnología sugerida la tripulación moriría en los primeros 68 días pues las plantas que está previsto que lleven las personas para alimentarse producirían un exceso de oxígeno y eso llevaría a la asfixia.

NASA y aliados
Desde la visión de la agencia, 2030 es la mejor fecha y la más próxima que puede prometer porque hay mucha tecnología por generar y probar para lograr garantizar la vida de quienes vayan a bordo y mucho más, de quienes pretendan quedarse en el planeta rojo.

Hay varios factores importantes a considerar, además de escasez de agua y oxígeno, los cuales se deben transportar a Marte en un viaje tripulado. Por ejemplo, la tenue atmósfera/ionosfera y el campo magnético marciano son indicadores de una radiación más elevada en ese planeta y entonces, más peligrosa para los humanos, especialmente durante alta actividad solar.

Además, no se pueden predecir con exactitud los efectos a largo plazo de la gravedad marciana en humanos ni los del largo viaje hacia Marte, explica la agencia en su sitio web.

La NASA no tiene apuro, según ellos, porque no están en competencia. “El viaje de la agencia a Marte será un esfuerzo de grupo”, ha dicho Charles Bolden, al frente de la agencia espacial.

Y es que usando la tecnología de propulsión disponibles en la actualidad, para una misión hacia Marte se requiere de entre seis a nueve meses solo para llegar al planeta rojo lo que significa enormes retos para la salud física (por la radiación solar) y mental.

Hasta ahora la estancia más prolongada en el espacio ha sido de 11 meses: el astronauta Scott J. Kelly y el cosmonauta Mikhail Kornienko se mantuvieron ese tiempo en la Estación Espacial Internacional con comunicación permanente con la Tierra.

En el complejo orbital se estudia también cómo cultivar alimentos y cuáles son los efectos de la ausencia de presión atmosférica en las personas, los alimentos y los materiales.

Así las cosas, antes de los próximos 10 años, la NASA planea extender el alcance de los vuelos espaciales tripulados cerca de la Luna.

Estos tendrán la intención de poner a prueba nueva tecnología de lanzamiento, así como la cápsula espacial donde irían las personas (que se llama Orion). Ambas tecnologías ya están en desarrollo. A principios de 2020, la NASA prevé enviar astronautas a la órbita lunar y visitar un asteroide.

Pero nada de esto lo hará la agencia espacial estadounidense sola. En el proceso hay iniciativas como las de la compañía de cohetes Ad Astra Rocket -propiedad del astronauta costarricense Franklin Chang- que está trabajando en su motor eléctrico Vasmir que posiblemente podría impulsar naves hacia Marte.

También está la empresa Lockheed Martin quien pretende desarrollar un campamento base con dos módulos habitables y laboratorios para hacer investigación científica sobre Marte. Este estaría previsto para ser colocado en 2028.
< >

El apoyo de empresas como Boeing también es vital. Esta empresa está desarrollando el cohete Space Launch System, que la agencia espacial tiene previsto utilizar para ir a Marte en 2030.
“Estoy convencido de que la primera persona en pisar Marte llegará allí montada en un cohete Boeing”, dijo la semana pasada su presidente, Dennis Muilenburg.


Publicidad