null: nullpx

SpaceX quiere colonizar Marte con viajes espaciales de 100 personas por vuelo

Aunque no existe la tecnología aún, se calcula que un viaje a Marte podría sobrepasar los 10,000 millones de dólares por persona. Según se dijo, la empresa de Musk busca que ese precio pueda reducirse en el futuro a unos 200,000 por pasajero.
27 Sep 2016 – 4:21 PM EDT

Después de haber logrado el aterrizaje de sus cohetes en plataformas sobre el mar en varias ocasiones y haber perdido un satélite de Facebook en una reciente explosión en Cabo Cañaveral en setiembre pasado, SpaceX está dando de nuevo de qué hablar.

Según su propietario, Elon Musk, la empresa avanza en su mayor objetivo hasta la fecha: llevar seres humanos a Marte.

Para ello construye el cohete de la historia. Ya se ha diseñado un cohete potente y de gran tamaño: mide 400 pies de altura (cuando se unen la nave espacial y el cohete), mucho más que los que llevaron los humanos a la Luna y casi el doble del tamaño de un Falcon 9 (como el que explotó en Cabo Cañaveral).


Según explica Musk, actualmente, una persona tendría que pagar alrededor de unos $10,000 millones para poder ir hasta allá, pero ellos se esfuerzan por hacer que ese precio baje a unos $200,000 por pasajero.

"El problema que tenemos hoy en día es este diagrama: la gente que quiere ir y la gente que se puede dar el lujo de ir (...) No se puede crear una civilización autosustentable en Marte si el precio de la entrada es de $10,000 millones por persona", aseguró ante la mirada sorprendida de los asistentes del 67 Congreso Internacional de Astronáutica en Guadalajara (IAC, por sus siglas en inglés).

En este evento en México participan más de 3,000 expertos de 78 países. La mayoría saben que lo que dice no es ciencia ficción, como por ejemplo, que es posible colocar una cisterna de reabastecimiento de vehículos marcianos en órbita terrestre e intervenir el planeta rojo para mejorar las condiciones de estadía.

"Si podemos calentar a Marte podremos conseguir océanos y una atmósfera", dijo el magnate de 45 años.

El empesario asegura que para construir esa civilización en Marte la clave es poder reutilizar partes de esas naves. "La meta es llevar 100 personas en cada viaje, con el tiempo más". Y acota que el viaje a Marte duraría 80 días y en un futuro podría incluso bajarse esa cifra hasta a 30 días.

Elon Musk es uno de los emprendedores actuales más admirados en el mundo de la innovación. Claro, el hombre está detrás de los cohetes de SpaceX, de los revolucionarios autos eléctricos Tesla, de la empresa de energía SolarCity y fue uno de los fundadores de PayPal, una de las grandes compañías de la primera ola de internet que siguen vivas.

SpaceX es el principal cliente de la NASA. La iniciativa se lanzó en junio de 2002 para poder reducir los costos de enviar cohetes con provisiones al espacio y realizar misiones a Marte más accesibles. La empresa tiene su base de operaciones en California.

"Gracias a la NASA por poner su fe en nosotros", tuiteó la empresa.

“Es emocionante, sí. Realmente estamos tan cerca de viajar a Marte. Si nos fijamos en el historial de SpaceX, que ha pasado de ser una idea al envío regular de carga (y pronto tripulación) hacia la Estación Espacial Internacional en solo 14 años. A pesar de algunos contratiempos, esta es una línea de tiempo increíblemente rápida, sobre todo cuando nos fijamos en la NASA y el tiempo que se tarda en completar el desarrollo de tecnología a gran escala. Estoy muy seguro de que SpaceX tendrá éxito, porque Musk está dedicado ideológicamente a colonizar Marte, no para obtener un beneficio, a pesar de que está haciendo obteniendo ganancias a través del lanzamiento de satélites de telecomunicaciones, equipos militares y de carga a la ISS”, explica a Univision Jim Crowell, PhD e investigador de la Universidad Estatal de Arizona.

Crowell, quien trabajó en NASA durante unos años y es Gerente de Desarrollo de Negocios de la Space Frontier Foundation añade: “Los problemas de radiación en Marte y otros desafíos tecnológicos para el viaje son todos superables. La radiación puede ser superada con unas pocas pulgadas de agua o suciedad. Otras tecnologías necesarias para el aterrizaje en la superficie y viviendo de la tierra ya están en fase de desarrollo y estarán listos para cuando el Sistema de Transporte Interplanetario de SpaceX esté listo. Pero, como dijo Elon Musk en su anuncio, las tecnologías no avanzan solas de forma natural. Se requiere dedicación y personas muy calificadas empujándolos hacia delante para un objetivo específico. SpaceX está haciendo eso. Yo ya he empezado a ahorrar para mi boleto”.

Por su parte, John Conafay, director ejecutivo de la organización Estudiantes para la Exploración y Desarrollo del Espacio asegura que el aspecto más impresionante de la misión y el diseño conceptual de esto es que no es un cohete de tres etapas, sino que la cápsula que contiene a las personas será lanzada y luego, se cargará de combustible en órbita. "Esto tendrá un efecto increíble en la ocupación humana del espacio en la órbita terrestre baja, incluso si nunca llegamos a ver un viaje completo a Marte (aunque creo que lo haremos), es de por sí una hazaña fenomenal y digna de elogio. El sistema de dos etapas reduce seriamente los riesgos y los costos de un proyecto como este, por tanto, incrementa la probabilidad de que esto ocurra en las próximas décadas”, explica. Y añade: “La mayor obra de ingeniería, es que han sido capaces de construir y probar un tanque de oxígeno líquido de fibra de carbono que es prueba de su dedicación a esta misión y el avance de la ciencia de los materiales que permitirá que una hazaña increíble como esta sea posible. Veremos cómo las estructuras de cohetes de menor escala que se construyen de fibra de carbono en su totalidad”.

Pero no todos creen en las palabras de Musk. Mark McCaughrean, asesor científico de la Agencia Espacial Europea califica el plan de Musk para ir a Marte como de "unicornio". "Ahora dice que enviaría 100-200 personas por viaje. Oh Dios ¿Dónde? ¿Cómo? ¿Comida?¿Agua? ¿El blindaje contra la radiación? Hombre, esto es ridículo", opina McCaughrean.

"He tenido suficiente ahora. Tengo misiones espaciales reales en las cuales trabajar, una de los cuales está realmente por aterrizar en un objeto verdadero del sistema solar este viernes", concluyó en referencia a la sonda Rosetta, que completará su misión con un descenso controlado sobre la superficie de un cometa este 30 de septiembre.

Publicidad