publicidad
Es el segundo astronauta latinoamericano que viajó al espacio.

De Costa Rica al espacio, la historia de Franklin Chang Díaz

De Costa Rica al espacio, la historia de Franklin Chang Díaz

La realidad sobrepasó con creces sus sueños, así lo puede afirmar el astronauta costarricence, Franklin Chang Díaz...

Es el segundo astronauta latinoamericano que viajó al espacio.
Es el segundo astronauta latinoamericano que viajó al espacio.

La realidad sobrepasó sus sueños

HOUSTON, Texas.- La realidad sobrepasó con creces sus sueños, así lo puede afirmar el astronauta costarricence, Franklin Chang Díaz, tras haber viajado en siete misiones al espacio, haber realizado dos caminatas espaciales y ser dueño de su propia empresa de desarrollo de nueva tecnología espacial.

Su sueño comenzó siendo un niño con una atracción hacia el espacio y las estrellas. Su madre le influencia más con los primeros programas de ciencia ficción que se transmitían en los inicios de la televisión en los años 50 cuando vivía en Venezuela.

El lanzamiento del Sputnik en 1957 y el primer viaje espacial de la Unión Soviética con el astronauta Yuri Gagarin, cristalizaron su sueño. Es así como siendo muy joven le escribe una carta en español al Dr. Wernher Von Braun, científico alemán de la II Guerra Mundial, quien trabajaba en la NASA.

publicidad

Meses más tarde recibe una carta del Director de Relaciones Públicas de la NASA, entonces Marshall Center, donde le agradecen por su interés, pero le dicen que el programa es sólo para ciudadanos norteamericanos.

En lugar de tomarlo como un obstáculo, Franklin toma esta respuesta como una aclaración de los pasos que debe tomar para comenzar a realizar su sueño. Con sólo 50 dólares en el bolsillo y un boleto de avión sólo de ida que le compró su papá, llegó a Estados Unidos. Aquí repitió el último año de preparatoria para aprender inglés y obtuvo una beca para estudiar ingeniería en la Universidad de Connecticut.

Cuando en 1969 Neil Armstrong aterriza en la luna, vio sus sueño más cerca y no perdió las esperanzas cuando el entonces presidente de los Estados Unidos, Richard Nixon, cancela el programa Apollo.

Terminó sus estudios en Boston en el Instituto Tecnológico de Ingeniería Nuclear y de Plasma para desarrollar tecnologías de transporte espacial.

Tras una década de estar cerrado el programa, la NASA hace en 1977 un llamado para reclutar astronautas. Franklin aplica a un segundo llamado en 1979 cuando ya se había convertido en ciudadano norteamericano. Fué uno de los 19 seleccionados de entre 1,500 postulantes y el único hispano.

En mayo de 1980 se une a la NASA y viene a vivir a Houston, aquí comienza lo que él califica como un idilio que cambiaría su vida para siempre. Recuerda que en latinoamérica se armó un revuelo por su presencia en esta organización. Participó en siete misiones espaciales, voló en los transbordadores Columbia, Discovery, Atlantis y Endeavor. También fue parte del primer vuelo de colaboración entre Rusia y Estados Unidos.

publicidad

En el 2005 se separa de la NASA para formar su propia empresa AD ASTRA que en latín significa 'Hacia las Estrellas'. Esta nueva etapa en su vida no ha sido menos emocionante, ya tiene reservado un lugar en la Estación Espacial Internacional en donde en el 2014 probará el motor en el que está trabajando y el cual en términos sencillos, utiliza plasma (gas) en lugar de combustión y el cual se calienta a una temperatura más fuerte que la del sol.

Esta tecnología promete abaratar costos y ser más rápida y eficiente al punto que reduciría un viaje a Marte a 39 días, cuando actualmente tomaría un año aproximadamente.

Franklin Chang Díaz es un visionario hispano que cree en la necesidad de recuperar y estimular a la juventud hispana a entrar en carreras como ciencia y matemáticas. También cree firmemente en mantener los sueños y no olvidarnos de ellos por los impedimentos que vamos encontrando en el camino.

Al parecer estos son los secretos del éxito del segundo astronauta latinoamericano de la NASA, quien puede decir que ha vivido un sueño más grande y bello que lo que él imaginaba.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad