null: nullpx
Marihuana

Por qué los mayores de 50 consumen cada vez más marihuana

Un estudio realizado por la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York asegura que los adultos de esa edad no perciben la droga como peligrosa y cada vez la usan más para tratar el dolor crónico y otras enfermedades que suelen atacar en edad avanzada.
16 Dic 2016 – 02:05 PM EST
Comparte
Los investigadores descubrieron una creciente diversidad entre los usuarios de marihuana. Crédito: Sean Gallup/Getty Images

Los 'baby boomers' —nombre dado a la generación nacida entre 1946 y 1964— están consumiendo drogas en números cada vez mayores, lo que refleja la creciente aceptación de su uso para tratar diversas condiciones médicas, según un estudio publicado en la revista Addiction.

Los resultados revelan que el uso de drogas en general, en el grupo estudiado de personas de 50 años y más, aumentó "significativamente" entre 2006 y 2013. El número más elevado de usuarios de marihuana está entre los de 50 a 64 años, disminuyendo luego de los 65.

El estudio mostró que los hombres usan marihuana con mayor frecuencia que las mujeres, pero el estado civil y los niveles educativos no fueron factores importantes a la hora de describir a los usuarios.

El estudio realizado por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York sugiere que se necesitan más datos acerca del impacto que el consumo de marihuana tiene a largo plazo entre los adultos mayores. Los participantes del estudio dijeron que no percibían la droga como peligrosa, una señal del cambio de actitud.

El estudio se basó en 47,140 respuestas recogidas de la Encuesta Nacional de Uso de Drogas y Salud.

Joseph Palamar, profesor de la facultad y coautor del estudio, dijo que los hallazgos refuerzan la necesidad de más investigación, y constituyen un llamado a los proveedores de salud para que examinen a las personas mayores por consumo de drogas. "No deberían asumir que alguien no usa drogas porque es mayor", dijo Palamar.

El aumento del uso de drogas entre las personas mayores de 50 años refleja la tendencia nacional de empujar el uso de cannabis como parte de la cultura dominante. Más de 22 millones de personas consumieron esta droga en 2015, según la Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias. Ocho estados han legalizado la droga para su uso medicinal o recreativo, según el Marijuana Policy Project, un grupo sin fines de lucro dedicado a la promulgación de políticas no punitivas en contra de la marihuana en Estados Unidos.

La droga también ha demostrado ser una bendición financiera para las economías estatales, generando más de $19 millones para el estado de Colorado solo en el mes de septiembre. Los investigadores también descubrieron una creciente diversidad entre los usuarios de marihuana. En 2015, el uso se duplicó entre las parejas casadas y aquéllas que ganaron menos de $20,000 al año.

También se ha visto un aumento de personas que padecen de condiciones médicas y que recurren a la marihuana. El estudio mostró que el número de individuos que viven con dos o más condiciones crónicas de salud y usan la droga aumentó más del doble durante el último año. Entre los que viven con depresión, la tasa también se duplicó a un 11,4%.

Palamar dice que este aumento entre los enfermos podría atribuirse a que hay más personas que se automedican. Históricamente, el cannabis era difícil de investigar debido a la clasificación del gobierno. La Administración de Control de Drogas (DEA) clasifica la planta como una sustancia de la Lista I, "definida como drogas sin aceptación para uso médico y con alto potencial de abuso".

Benjamin Han, profesor asistente en la misma facultad y autor principal del estudio, teme que la marihuana usada conjuntamente con medicamentos recetados haga que los adultos de edad avanzada sean más vulnerables a efectos adversos para la salud, particularmente caídas y deterioro cognitivo.

"Si bien puede haber beneficios al usar marihuana para el dolor crónico (por ejemplo)", dijo, "puede haber riesgos que no conocemos".

El tire y afloje entre los gobiernos estatales y el federal ha dado lugar a diversos grados de legalidad en Estados Unidos. Palamar dice que estas variaciones ponen a las poblaciones en riesgo de violar la ley sin saberlo y de ser arrestados por posesión de drogas. El problema plantea una de las mayores preocupaciones de salud pública asociadas con la marihuana, dice Palamar.

Pero a diferencia de la marihuana de su juventud, los adultos mayores que viven en estados en los que legalizaron el uso medicinal de la marihuana, ahora pueden acceder a una droga cuya calidad y pureza ha sido probada, dijo Paul Armentano, subdirector de NORML, un grupo sin fines de lucro que aboga por la legalización. Además, la planta se prescribe para controlar enfermedades que suelen atacar a una edad avanzada, lo que indica un creciente deseo de tomar un medicamento que tiene menos efectos secundarios que los recetados tradicionalmente.

El estudio encontró que más de la mitad de los usuarios creó el hábito antes de cumplir 18 años, y más del 90% de ellos antes de los 36.

"Estamos llegando a un punto en el que los legisladores estatales están respondiendo al consenso emergente —tanto público como científico— de que la marihuana no es un agente que posea riesgos que la califiquen como una sustancia legalmente prohibida", dijo.

Carmen Heredia Rodríguez es reportera digital graduada de la Universidad de Indiana en periodismo y ciencias políticas.

Esta historia fue producida por Kaiser Health News, un programa editorialmente independiente de la Kaiser Family Foundation.

Vea también:

Las 'Hermanas del Valle', unas devotas del cannabis

Loading
Cargando galería
Comparte