Lincoln

La Lincoln Nautilus 2019 es generosa en espacio, silencio y alta tecnología

A pesar de ser una mera actualización de un modelo existente, la Lincoln Nautilus es una impresionante camioneta de lujo muy superior al modelo que reemplaza, sin caer en la tentación de tratar de imitar a BMW.
24 Sep 2018 – 3:44 PM EDT

Cuando Lincoln mostró su nueva camioneta Nautilus el año pasado en el Auto Show de Los Ángeles 2017, la vi como una versión actualizada de la camioneta mediana MKX, con una nueva cara y finalmente un nombre de verdad en lugar de las confusas siglas que la distinguieron hasta hoy, pero no mucho más. Eso no hubiese tenido nada de malo, la Lincoln MKX, basada en la ágil plataforma CD4 de Ford para autos medianos, es una opción competente que fue bien recibida en un segmento atestado de buenas opciones y ha ayudado a modernizar la imagen de su fabricante. Sin embargo, después de un día intenso de manejo en el idílico sur de California, me da gusto reportar que mi percepción inicial se había quedado corta.

Diseño

Del cortafuegos (la línea que separa la trompa del resto del vehículo, donde normalmente están las bisagras de la puerta delantera) hacia delante la carrocería es totalmente nueva. La Nautilus muestra un nuevo capó esculpido con una generosa porción de pliegues longitudinales que lo hacen atractivo y visualmente interesante, que apuntan hacia un nuevo frontal similar al que debutó en los Lincoln MKZ y Continental en 2017 hoy usado por toda la línea Lincoln (con excepción de la camioneta MKT). Un par de atractivas barras de luces horizontales flanquean la hermosa parrilla de Lincoln, que muestra una malla metálica cuya trama replica la forma del logo de la marca. La parte trasera de la Lincoln Nautilus 2019 retiene el mismo diseño básico de las ópticas de la MKX, pero estas cuentan ahora con tecnología LED y muestran ahora unos hermosos detalles cromados. Sin embargo, es detrás de la parilla donde las cosas se ponen interesantes.

Esta es la nueva Lincoln Nautilus 2019 en imágenes

Loading
Cargando galería


Tren motriz

El motor estándar es un nuevo cuatro cilindros 2.0 litros turboalimentado que produce 250 caballos de fuerza y 280 libras-pie de torque y rinde 21 millas por galón en circuito urbano y 25 en autopista para las versiones con tracción delantera, en sustitución del antiguo V6 de 3.7 litros, mientras que el motor opcional sigue siendo el excelente V6 doble-turbo de 2.7 litros produciendo 335 caballos de fuerza y 380 libras pie de torque, que rinde 18 millas por galón en ciudad y 27 en autopista, una considerable mejora en relación al MKX 2017 que rendía 17 mpg en ciudad y 25 mpg en autopista. Las mejoras en economía de combustible en la Lincoln Nautilus 2019 en relación al modelo que substituye, se debe en gran parte a una nueva transmisión automática de 8 velocidades que llega en sustitución a la antigua caja de 6 velocidades. El sistema de tracción integral opcional también es nuevo, pero no solo en diseño sino también en funcionalidad ya que ahora es capaz de desconectar el eje de tracción trasero para mayor economía de consumo.

Tecnología

Las mejoras tecnológicas no terminan en el tren motriz. La nueva Lincoln Nautilus cuenta con el Lincoln Co-Pilot 360 estándar a través de toda la línea. Co-Pilot 360 es un cúmulo de sistemas de asistencia al conductor, muchos de los cuales, como el sistema de información de punto ciego, alerta de tráfico cruzado, cámaras frontal y retrovisora, asistente de direccionamiento para evitar golpear obstáculos en el camino, asistente de mantenimiento de canal, ajuste automático de luces y sistema de prevención de choque , ya estaban incluidos en la MKX. Hay otros componentes de Co-Pilot 360, como el frenado automático de emergencia y el frenado post-choque, que son nuevos para la Nautilus.

Otra novedad en la Nautilus, pero solo disponible para los niveles Reserve y Black Label, es la inclusión en Lincoln Co-Pilot 360 del control de crucero adaptable con capacidad de frenado total y arranque en tráfico pesado, y un asistente de centrado de canal que mueve el volante para mantener la posición del vehículo en el canal elegido. Este último sistema merece mención aparte ya que es una de las mejores aplicaciones de esta tecnología que hemos experimentado en mucho tiempo, gracias a su fácil operación y a la precisión de su funcionamiento. La ley obliga a incluir una alerta para que el conductor no suelte el volante por más de 30 segundos, pero se hizo claro rápidamente que técnicamente el auto es capaz de direccionar por las líneas de una autopista por si mismo por mucho más tiempo. Eso siempre y cuando las líneas del camino se encuentren bien marcadas, caso contrario el sistema puede actuar erráticamente.

Cabina

Todo este portento tecnológico se dirige desde una cabina excepcionalmente lujosa. Si bien los contornos básicos de la cabina del MKX son blandos y bastante genéricos, su transformación en la Lincoln Nautilus, especialmente en alguno de los temas de las versiones Black Label, el grado máximo de lujo que ofrece la marca, ha elevado notablemente su nivel. Un nuevo cuadro de instrumentos digitales altamente configurables, con gráficos que replican los instrumento de la Lincoln Navigator es común para toda la línea Nautilus, así como lo son las ventanas acústicas que acallan los ruidos externos eficientemente, el cargador inalámbrico para el Smartphone, y el nuevo volante de funciones múltiples que debutó en el Lincoln Continental. Los asientos ajustables de 22 maneras distintas con función de masaje son opcionales y disponibles en los modelos Black Label. Nos hizo falta ver los instrumentos proyectados en el parabrisas, especialmente cuando recordamos lo bien que se ven en la Lincoln Navigator, lamentablemente los mismos están disponibles en ninguno de los niveles de la Nautilus.

Manejo

La nueva Lincoln Nautilus se maneja con aplomo y autoridad y se siente más ligera y ágil que su predecesora. Manejamos una versión Black Label con tracción integral equipada con el V6 doble-turbo. La nueva transmisión de 8 velocidades es el verdadero factor diferenciador entre la MKX y la nueva Nautilus. Aunque nunca consideramos incompetente a la antigua caja de 6 velocidades, la nueva transmisión con sus cambios siempre oportunos, hace que uno la recuerde con muy poco cariño. La nueva transmisión nos deja con la sensación de estar aprovechando cada ápice de energía, a pesar de que cuando se le pide potencia no duda en revoluciona el motor generosamente. Cuando se selecciona el botón S en el selector de cambios, la transmisión aprieta sus engranajes llegando incluso a recortar cuando se desacelera.

Las dinámicas de manejo, especialmente la maniobrabilidad, de la nueva camioneta son marcadamente superiores a las del modelo que reemplaza, mostrando un comportamiento que inspira más seguridad que antes. Más impresionante aún es el hecho de que esto fue logrado sin caer en la tentación de imitar las severas calibraciones de las suspensiones de BMW, como casi todos los fabricantes de lujo que no son alemanes tratan de hacer hoy en día, manteniendo una marcha suave y amable. Lincoln nos explicó que habían recalibrado la amortiguación para mayor suavidad, llegando incluso a cambiar la densidad de las bocinas de la suspensión trasera. Una marcha suave con ‘pie seguro’ es sin duda una combinación ganadora que pocos fabricantes de autos de lujo, consumidos por la obsesión de que todos sus modelos deben maniobrar como autos deportivos.

El motor V6 doble turbo, es una máquina de respeto que trabaja sin sobresaltos y sin perder el aliento, dándole a la camioneta un feeling marcadamente americano. El motor alcanza las altas revoluciones con gusto y autoridad, y también puede marchar a bajas revoluciones con el mismo desenfado de los grandes V8 del pasado. Lo cual complementado con los asertivos cambios de marcha de la nueva transmisión automática de 8 velocidades logran una experiencia memorable.

Desde que Ford se deshizo de sus marcas de lujo europeas; Aston Martin, Jaguar, Land Rover y Volvo, hace 10 años, es mucho lo que se ha hablado sobre la reinstauración de Lincoln como una auténtica marca de autos de lujo, pero no fue hasta la llegada de la Lincoln Navigator, la cual se compara favorablemente y sin excusas con sus competidoras, que esa promesa finalmente comenzó a hacerse realidad. La Lincoln Nautilus es un segundo pasó sólido y creíble en el camino de la restauración de la histórica marca.

La Lincoln Nautilus tiene un precio inicial de 41,335 dólares para el nivel básico, 45,540 dólares para el nivel Select y 49,870 dólares para el nivel Reserve. La Lincon Nautilus Black Label, tiene un precio inicial de 57,890 dólares y solo será vendido a través de concesionarios certificados.

* Lincoln me proveyó de pasaje de ida y vuelta en avión desde Miami, Florida hasta Santa Barbara, California, además de alojamiento y alimentación durante el tiempo que duró la prueba de manejo.


Lincoln Nautilus 2019
Black Label AWD
Ficha técnica
Motor V6 doble-turbo 2.7 lts
Potencia 335 C.F.
Torque 380 lb-pie
Tracción Integral
Peso 4,305 lbs
Capacidad 5 pasajeros
Economía 18 mpg en ciudad/27 mpg en autopista
Precio inicial $57,890
Fuente: Lincoln


Lea también:

RELACIONADOS:LincolnAutos de LujoCrossoversSUV

Más contenido de tu interés