null: nullpx
Land Rover

Land Rover Defender: la historia de una todoterreno legendaria

Construida durante siete décadas, esta icónica camioneta fue la primera integrante de una de las líneas de todoterrenos más respetadas del mundo.
22 Dic 2015 – 7:14 PM EST

La historia automotriz inglesa es, como ninguna otra, una peculiar mezcla de gloria imperecedera y promesas rotas.

Los populares roadster ingleses de mediados del siglo XX eran unas hermosas cámaras de tortura sobre ruedas. Aún así, aquellos dos puestos de marcas como MG, Austin Healey y Triumph inspiraron legiones de imitadores en las décadas por venir. Leyendas automotrices como los primeros Ford Thunderbird y Mazda Miata, les deben su existencia a esos pequeños convertibles británicos. Lo mismo se puede decir de los autos ingleses de súper lujo como Rolls-Royce o el Bentley, cuya idea básica fue tomada por la alemana Mercedes-Benz en la postguerra, logrando en sus versiones un grado de calidad y confiabilidad con el que los ingleses sólo podían soñar.

Sin embargo, la vez que los ingleses decidieron versionar una idea ajena, terminaron creando uno de los símbolos más automotrices más perdurables de nuestros tiempos: la Land Rover Defender, la legendaria todoterreno inglesa producida sin interrupción por casi 7 décadas, de 1948 hasta enero de 2016.


Origen.

Lo que comenzó en 1947 como un mero ejercicio técnico se convirtió en un verdadero fenómeno automotriz. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, los ejecutivos del hoy desaparecido fabricante inglés Rover, preocupados por el poco interés que su línea de autos de lujo despertaría en la deprimida economía de postguerra, tomaron la decisión de producir una camioneta todoterreno basada en el Jeep estadounidense. La nueva camioneta debería ser apta tanto para la agricultura como para la construcción, los dos rubros para los que el gobierno estaba dando acceso a los escasos materiales de fabricación automotriz disponibles.


Serie I.

El primer prototipo, conocido como Centre Steer por tener el volante en el medio del tablero, fue construido en 1947 por Maurice Wilks, jefe de diseño de Rover, sobre un chasis del Jeep Willys estadounidense, usando una carrocería hecha a mano. La producción de la nueva camioneta, la cual fue bautizada como la Land Rover Serie I, tuvo inicio en 1948. Las primeras unidades en salir de la línea de de montaje fueron pintados en distintas tonalidades de verde militar, ya que la única pintura disponible provenía de excedentes de materiales usados en la fabricación de aviones de guerra.

La Land Rover Serie I, que contaba con robustos motores Rover de 4 cilindros a gasolina y diesel, había sido planificada para ser vendida sólo por un par de años a fin de ganar flujo de caja para fondear el resto de la operación de Rover. Pero en muy poco tiempo la Serie I se convirtió en la gran favorita del público, sobrepasando con creces las ventas del resto de la familia Rover. La camioneta de producción temporal se convirtió en el producto más importante de Rover, salvándole la vida momentáneamente.


Serie II.

10 años más tarde llegó la primera actualización de la Land Rover. Llamada Serie II, se trataba básicamente de la misma camioneta después de haber pasado por un tratamiento de belleza en los estudios de diseño de Rover. Atrás quedo la camioneta cuadrada con aspecto amateur e improvisado para dar lugar a un atractivo diseño con flancos estilizados y guardafangos redondeados, creando el estilo básico que perduraría hasta nuestros días.

Land Rover Defender 1948 - 2015: la evolución de un ícono eterno

Loading
Cargando galería

1962 vió la llegada de la Serie IIA, la cual, aunque era visualmente indistinguible de la Serie II, tenía una personalidad totalmente distinta gracias a su nuevo motor diesel de 2.25 litros. En 1967 la Serie II fue dotada de un nuevo motor de 2.6 litros a gasolina y en 1969 los faros se movieron al frente de los guardafangos acercándose mucho más en apariencia de la Defender actual.


En 1967 Rover fue adquirida por el fabricante inglés de autobuses Leyland Motors el cual se fusionó en 1968 con British Motor Holding, fabricante de las marcas Jaguar, Morris, Triumph y Austin, formando el conglomerado British Leyland. Land Rover pasó de ser el producto estrella de Rover a ser un producto dentro del portafolios de un enorme complejo industrial. Pero no se trataba de cualquier producto, en el vigésimo aniversario de del inicio de su producción en 1968, las ventas de Land Rover habían alcanzado las 600,000 unidades. El 70% de ellas había sido destinada a la exportación y dominaba el mercado de todoterrenos en lugares tan necesitados de este tipo de vehículos como Australia y varias naciones africanas.

A los 23 años de edad en 1970, Land Rover recibió a su primera hermana la Range Rover. Rover había estado jugando con la idea de una camioneta más grande y cómoda que la Land Rover desde 1951, pero no fue hasta 1967 que el proyecto recibió la ansiada luz verde. La Range Rover fue el primer vehículo de motor en ser mostrado en el Museo del Louvre en Paris como un ejemplo de excelencia en diseño industrial, a pesar de que su diseñador, Charles Spencer King, sobrino de Maurice Wilks, siempre dijo que su diseño fue hecho en muy poco tiempo con el propósito de albergar sus nuevos desarrollos de equipamiento todoterreno por lo que la belleza nunca fue una prioridad del proyecto.


Serie III.

En 1971 fue introducida la Land Rover Serie III, el vehículo que finalmente llevó a Land Rover a la modernidad. Inicialmente era difícil distinguir a la Serie III de los últimos modelos de la Serie IIA. Salvo los radios de compresión de los motores y uno que otro detalle cosmético las diferencias eran muy pocas. Sin embargo la creciente preocupación por la seguridad a abordo en los años 70, hizo que los interiores de la Land Rover fueran extensamente rediseñados a fin de adaptar el uso de plásticos acolchados.


En 1976 se produjo la Land Rover número 1,000,000, un verdadero logro para un modelo que había sido diseñado sólo para ser producido por un par de años.

Land Rover fue efectivamente separada de Rover con la creación de la compañía Land Rover Ltd, en 1978 cuando British Leyland fue nacionalizada por causa de sus severos problemas económicos.

En 1979 llegó primer motor V8, una unidad de 3.5 litros de desplazamiento, a ocupar el capó de una Land Rover en 1979. La Land Rover Serie III V8, también conocida como Stage 1, contaba con un sistema permanente de tracción en las cuatro ruedas.


Land Rover 90 y Land Rover 110.

La década de los 80 llegaron trajo cambios importantes en la nomenclatura y la apariencia de la Land Rover. Lo que hubiese sido la Serie IV, llegó a finales de 1983 como la Land Rover 90 (carrocería corta) y Land Rover 110 (carrocería larga).

Salvo por un nuevo nuevo frontal, visualmente las nuevas camionetas eran casi idénticas a sus predecesoras. Su mecánica sin embargo había sido modernizada notablemente gracias a la llegada de muelles en la suspensión, sustituyendo las antiguas ballestas, así como la inclusión de tracción en las cuatro ruedas permanente para todos los modelos y por primera vez un parabrisas de una sola pieza. Los motores ofrecidos también habían sido notoriamente actualizados. En 1986 llegó el primer motor turbo diesel bajo el capó de una Land Rover.

También en 1986, Land Rover Ltd como parte del Grupo Rover que también incluía los vehículos de las marcas MG, Rover, Austin y Mini, fue adquirida por el fabricante de aviones British Aerospace, quien en 1994 vendió todas sus operaciones automotrices a BMW.


Defender.

El nombre Defender fue finalmente adoptado para la línea Land Rover al final de 1990. La llegada de la Discovery, el tercer modelo con el nombre Land Rover precediendo al nombre del modelo había creado una gran confusión en torno a si Land Rover era un modelo o una marca. La introducción de Defender como el nombre de la camioneta que hasta el momento había sido conocida como Land Rover puso fin a la confusión. El nombre Land Rover pasó a ser sólo una marca.


BMW continuó con la fabricación de las camionetas Defender, Ranger y Discovery hasta que en 2000 deicidió separar a Land Rover del Grupo Rover para venderla a Ford. Bajo la tutela de Ford llegaron dos camionetas nuevas a la alineación de Land Rover; la Range Rover Sport, una versión de tamaño reducido de la Range Rover, y la Freelander, la más compacta de toda la línea.

La Land Rover Defender llegó a su fin en enero de 2016. La camioneta favorita tanto de Wiston Churchill y la Reina Isabel II y como de granjeros y agricultores a través de la mancomunidad británica, cae víctima de sus cansados huesos a los que les fue imposible adaptarse al nuevo papel asignado a las todoterreno como vehículo cool para el transporte familiar. Un papel que a sus descendientes Range Rover, Range Rover Sport, Range Rover Evoque, Range Rover Velar, Discovery y Discovery Sport les cae como anillo al dedo. La gran camioneta que una vez fue héroe de guerra, estrella de cine y herramienta de agricultura, hoy ya no tiene un papel con el cual cumplir.


Afortunadamente Land Rover, desde 2008 bajo la tutela del fabricante indio Tata Motors, no descarta el eventual regreso de la Defender. Los rumores indican que Gerry McGovern, el excéntrico jefe de diseño de Land Rover, está trabajando a sobremarcha en una nueva versión. Pero mientras la nueva Defender no llegue, no nos queda más que recordar al último y mas duradero ícono de la singular industria automotriz inglesa.


Lea también:

RELACIONADOS:Land RoverAutos HistóricosSUV

Más contenido de tu interés