null: nullpx
Pruebas de Manejo

Probamos la nueva Range Rover Evoque 2020

Con una aproximación muy tradicional al lujo y un poderío tecnológico de importancia, la nueva Range Rover Evoque cuenta con una importante capacidad todoterreno que apenas el 1% de sus dueños va a aprovechar.
30 Abr 2019 – 8:41 PM EDT

En 2011, cuando la Range Rover Evoque fue mostrada al público por primera vez, su diseño fue elogiado y galardonado universalmente (217 premios internacionales durante el ciclo de vida del modelo). Las hermosas y acertadas líneas de la primera camioneta compacta en utilizar el emblema de Range Rover marcaron el camino a seguir en materia visual para el resto de los modelos de esta submarca del fabricante Land Rover. Hoy, ocho años más tarde, vemos que desde el punto de vista visual para la segunda generación de la Evoque las cosas cambian poco, lo cuál tiene mucho sentido ya que con 772,000 ventas conquistadas desde finales de 2011, la Evoque puede ser considerada como un verdadero éxito, sobre el cuál hay que construir y no reinventar. Aquí la consigna es ‘evolución’.

Cuando la vi en persona por primera vez en marzo pasado en la ciudad de Atenas, pude confirmar lo que ya había estado claro desde que Land Rover dejó ver las primera imágenes de la nueva Range Rover Evoque, y es que ésta es casi idéntica al modelo que sustituye. Aquellas personas con ojos entrenado para descubrir los detalles podrán notar que las líneas del nuevo diseño son más suaves y elegantes que antes, que su conjunto óptico trasero constituye una unidad en vez de elementos separados y que las manillas exteriores de la puerta están la ras de la carrocería. Estas últimas dos claves visuales fueron heredadas de la Land Rover Velar. Pero nadie ni la confundirá con ningún otro modelo, ni deberá tener dudas de que se trata de un modelo completamente nuevo, que lo único que comparte con el modelo que reemplaza son los bisagras de sus cuatro puertas.

La nueva Range Rover Evoque 2020 comienza con buen diseño y remata con poder tecnológico

Loading
Cargando galería


Land Rover pleaneó dos días de manejo intenso. Ida y vuelta desde Atenas hasta el poblado de veraneo Porto Cheli en la península del Peloponeso, siguiendo un trayecto diseñado para evitar el uso de autopistas en la medida de lo posible, dando prioridad a carreteras locales y vías rurales, mucha de ellas sin pavimento. Sabiendo que el modelo anterior estaba basado en una variación de la plataforma EUCD de Ford, usada en Estados Unidos en vehículos como la generación anterior del Volvo S60 o en la misma Land Rover Freelander (LR2), no estaba muy convencido del nivel de competencia en este tipo, pero la nueva plataforma Premium Traverse Architecture que debuta en la Range Rover Evoque 2020 se mostró más que apta para el reto.

Premium Traverse Architecture es una plataforma de gran simpleza y elegancia visual, pensada para permitir el uso trenes motrices eléctricos e híbridos, y que permite cierta expansión del espacio interior. A pesar de contar con la misma longitud del vehículo que sustituye de 172 pulgadas, la nueva Evoque tiene una distancia entre ejes 0.82 pulgadas mayor que la del vehículo que reemplaza lo cual redunda en espacio para las rodillas de los pasajeros del asiento trasero. La nueva Evoque también tiene mayor espacio para carga, pero la capacidad de su tanque de combustible es 0.8 galones menor que antes lo cual es compensado por su consumo mejorado, pero de eso hablaremos más adelante.

En los tramos de recorrido en autopista la Range Rover Evoque 2020 mostró una autoridad inusual para su tamaño, siendo el zumbido de su motor 4 cilindros turbo de 2.0 litros de desplazamiento lo único que delató su naturaleza de auto compacto. Este motor entrega 246 caballos de fuerza, y 296 caballos de fuerza cuando está integrado con un sistema semi-híbrido de 48 voltios que además permite que el motor de gasolina se apague cuando el automóvil circula a velocidades menores a las 11 millas por hora y permite un ahorro de combustible del 6% y reducir las emisiones de CO2. El torque máximo generado por el motor es de 269 lbs.-pie y de 295 lbs.-pie para el sistema semi-híbrido. La transmisión en ambos casos en una nueva unidad automática de nueve velocidades y el sistema de tracción en las 4 ruedas es estándar para toda la línea. El 2.0 turbo y el tren motriz semi-híbrido de 48 voltios son las únicas opciones bajó el capó de la Evoque 2020 en Estados Unidos, aunque se rumora que Land Rover no tardará en presentar una versión híbrida recargable.

La maniobrabilidad es enérgica y comunicativa gracias a un chasis bien balanceado y a una dirección precisa y hasta algo comunicativa. La nueva Evoque también trae sus trucos electrónicos bajo la manga, incluyendo un sistema de suspensión dinámica adaptable y un sistema de control vectorial de torque para sortear curvas a velocidad más fácilmente y hacernos creer que somos mejores pilotos de lo que nuestras capacidades normales nos permiten ser. Los sistemas de ayuda en situaciones todoterreno también son extraordinarios, el principal de ellos es un sistema de reconocimiento de terreno que adapta los sistemas dinámicos del vehículo a las condiciones del terreno. La Evoque también cuenta con sistemas de control y de bajada y subida de cuesta, cuya mejor descripción sería decir que es un control de crucero todo terreno; una vez que establecemos la velocidad máxima a la que queremos subir o bajar una inclinación importante, el vehículo se encarga de acelerar y frenar y el conductor lo único que tiene que hacer es mover el volante. Este sistema lo probamos por primera vez en el desierto del área de Canyon Point al norte de Utah en la Land Rover Discovery, en ambas ocasiones terminamos boquiabiertos.

Lástima que todas estas capacidades van a ser aprovechadas por menos del 1% de los dueños futuros de la nueva Evoque.

Tanto poderío todoterreno es controlado desde una cabina verdaderamente lujosa, los sistemas son activados desde una pantalla sensible al tacto con unos hermosos gráficos que también sirven para interactuar con el sistema de control de clima. Si suena familiar es por que se trata de un sistema similare al usado en la Range Rover Velar y en la Jaguar I-Pace. La posición de manejo es muy buena y los asientos delanteros son todo lo cómodos que se puede esperar en un vehículo de esta categoría, lo que junto a detalles como el espejo retrovisor Clear Sight que muestra una imagen de ángulo amplio tomada por una cámara retrovisora montada en el techo del vehículo, o el sistema Clear Sight ground view que nos permite ver lo que hay debajo del vehículo, una capacidad muy importante en situaciones de terrenos escabrosos, dan una gran tranquilidad mental al operador del vehículo.

La Range Rover Evoque muestra una aproximación muy tradicional al lujo y un poderío tecnológico de importancia, todo apoyado en un diseño que construye sobre los éxitos del pasado. Si algún carro ejemplifica el proverbial tiro al suelo, esa es la Range Rover Evoque 2020.

La Range Rover Evoque comenzó a ser distribuida a los concesionarios de la marca en Estados Unidos en la primavera de 2019. Los precios iniciales de las seis versiones disponibles inicialmente en Estados Unidos oscilan entre 42,650 dólares para la versión S con el motor 2.0 turbo y 55,800 dólares para la versión R-Dynamic HSE con el sistema semi-híbrido de 48 voltios.

Nota: Land Rover pagó por el traslado, alojamientos y comida de Simón Gómez en Grecia mientras duró esta prueba de manejo.

Más contenido de tu interés