La cineasta Paola Mendoza: planear la Marcha de las Mujeres en Washington ha sido “un proceso de sanación”

“Esta no es una marcha anti-Trump”, dice la directora de cine nacida en Colombia. “Es lo contrario. En realidad es un mitin y una marcha por lo que somos, por lo que creemos”.

Pocos días después de la elección presidencial, la cineasta Paola Mendoza se enteró de que su amiga Carmen Pérez estaba ayudando a planear una marcha masiva en Washington DC, programada para el 21 de enero, al día siguiente de la inauguración.

Mendoza no lo pensó dos veces. Llamó a Perez, la directora ejecutiva de The Gathering for Justice, y expresó su entusiasmo. "Haré todo lo que necesites que haga", le dijo.

Desde entonces, Mendoza ha estado trabajando como Directora Artística de la que se espera sea una de las mayores manifestaciones de la historia de Estados Unidos. Ella marchará el sábado por su hijo Mateo Ali, "para que sepa que nunca debe permanecer en silencio cuando ocurren injusticias”.

La directora, actriz, guionista y autora centra su trabajo en "historias marginadas", incluyendo aquellas de inmigrantes, mujeres y niños. Antes de la elección del 8 de noviembre dirigió cuatro cortos documentales para Refinery29 que exploran diversas facetas de la experiencia de los inmigrantes en Estados Unidos.

Mendoza, nacida en Bogotá, Colombia, llegó a Los Ángeles cuando tenía 2 años, con su madre y su hermano de 6 años. Poco después de su llegada, su padre abandonó a la familia. Esa experiencia y los desafíos que siguieron dieron forma a la vida de Mendoza, y formaron la base de su galardonada película de 2009, Entre Nos, que inspiró la novela The Ones Who Don't Stay.

Mientras Mendoza se prepara para la marcha del sábado, habló con Univision sobre por qué se siente llamada a salir a la calle y por qué cree que otros también deberían hacerlo.

¿Cómo te involucraste en la organización de la Marcha de las Mujeres en Washington?

Al día siguiente de la elección me sentía totalmente devastada. Me acosté en el sofá y lloré. Pero luego fui a mi oficina y me di cuenta de algo: aunque solo quería sentarme por ahí y llorar, no podía. Lo que pude hacer en ese momento fue llamar a mis amigos, a mi comunidad de cineastas y en verdad tratar de levantarlos del suelo, que es donde yo estaba. Con esas llamadas comencé a sanar lentamente. Una semana después me enteré de que mi amiga Carmen Perez era una de las co-presidentes nacionales de la Marcha de las Mujeres. La llamé y le dije: 'Tengo muchas ganas de hacer esto, haré lo que necesites que haga'. Así que me puse en marcha y eso es lo que he estado haciendo desde entonces. El proceso de curación casi se ha completado. El 21 de enero volveré a estar completa.

¿La marcha de este sábado es contra Donald Trump?

No y ese es un punto muy importante: nuestro objetivo no es desafiar al gobierno de Trump. Ser anti-algo no funciona. Así que esto no es un rally anti-Trump. Es lo contrario. En realidad, es un mitin y una marcha por lo que somos. Nuestro objetivo es presentar a todas aquellas personas que vienen a la marcha, y a todas las personas que observan la transmisión en vivo, que los derechos de las mujeres son derechos humanos y que bajo ese paraguas hay todo tipo de temas por los que luchar.

Si usted se ha sentido herido en este ciclo electoral debe salir y marchar. Debe salir y marchar porque le estará dando una plataforma a su voz. Uniéndose a otros ciudadanos y diciendo 'Yo significo algo, yo importo’.

Mucha gente piensa que la marcha se centra entorno a los derechos reproductivos y la justicia, pero se ha convertido en algo mucho mayor. ¿Cómo se ha extendido la plataforma para cubrir tantos asuntos?

Cuando Carmen y Tamika se involucraron en la organización se dieron cuenta de que estamos en un momento de intersección, que esto debería ser transversal. Que debería tocar muchos temas. Luchamos por los derechos de la mujer, por la justicia ambiental, por los derechos reproductivos, por los derechos de los inmigrantes, por los derechos de los musulmanes. Todo está conectado. La justicia ambiental necesita de los derechos reproductivos y viceversa. Las libertades están unidas entre sí: en sus problemas, en su personalidad, y ahí es cuando al fin seremos libres y también cuando somos más fuertes. Las personas que creen en estos asuntos pueden venir, reunirse y luchar. Si tu tema es el cambio climático: ¿estás listo para luchar por tus hermanos y hermanas indocumentadas para asegurarte de que estén a salvo?

La plataforma prioriza los derechos de los inmigrantes. ¿Nos podrías contar sobre esto?

Tenemos una mesa política que incluye expertas de distintos campos de todo el país y todas estas maravillosas mujeres se juntan en salas de conferencias y en Google Docs. El tema de la inmigración fue claramente muy importante para todas nosotras. La plataforma establece que “rechazamos las deportaciones en masa, las detenciones familiares, la violación del debido proceso y la violencia contra inmigrantes queers y trans”. Pero sabemos que el mundo vive una crisis migratoria. No podemos separar este país de otros países. “Creemos que la migración es un derecho y que ningún ser humano es ilegal”. La gente escapa del Triángulo del Norte porque son refugiados. No podemos dividirnos y conquistar. Tenemos que unirnos para lograr la solución.

Cuando la marcha termine volverás a Nueva York, ¿cómo seguirás comprometida con esta causa?

En mi trabajo como directora de películas voy a donde está la gente e intento contar sus historias lo mejor que puedo. Planeo volver a hacer películas. Planeo contar las historias que son importantes para mí, las historias que la gente necesita oír. Mi trabajo se centra en historias marginadas, mujeres, niños y mi propio background personal. Así que continuaré haciendo eso… Sé que no puedo hacer arte por arte, es un lujo que no me puedo permitir. No me dedicaré solo a crear arte, pero centraré mi arte alrededor de formas inteligentes que nos devuelvan el mundo que quiero. Espero que mi arte se convierta en una luz para las personas que se encuentran en un lugar oscuro. Este es el momento en el que el arte es lo más importante.

En fotos: Las mujeres explican sus razones para marchar el 21 de enero con la etiqueta #WhyIMarch