null: nullpx
Religión

Los dirigentes de la Luz del Mundo tienen un rancho en Texas valorado en $4.1 millones, con zoológico y lago artificial

Documentos públicos que obtuvo Univision Noticias revelan una millonaria inversión que realizó el padre del actual líder de la congregación evangélica La Luz del Mundo a finales de la década de 1990 en Seguin, Texas. Adquirió una finca de 343 acres para construir un zoológico, un museo de autos de colección y una residencia de lujo. La propiedad ya cuadruplicó su precio desde entonces y el actual dueño es otro de sus hijos, también pastor de la iglesia en ese estado.
12 Ago 2019 – 9:11 AM EDT

En fotos: Este es el rancho de animales exóticos que construyó el antiguo líder de La Luz del Mundo

Loading
Cargando galería

Samuel Joaquín Flores, quien hasta su muerte en 2014 fue el máximo líder de la iglesia evangélica La Luz del Mundo y cuyo hijo está siendo acusado de abuso sexual en California, construyó a 46 millas al este de San Antonio, en Texas, un paraíso terrenal rodeado de animales exóticos, autos de colección y una lujosa mansión frente a un lago artificial donde solía vacacionar con su familia.

El excéntrico estilo de esta propiedad valorada por las autoridades en 4.1 millones de dólares ha sido descrito como una combinación de la Hacienda Nápoles del narcotraficante Pablo Escobar en Colombia y el rancho Neverland en California del cantante Michael Jackson.

La finca de 343 acres que aún pertenece a los Joaquín se llama 'Silver Wolf Ranch' y está en la comunidad de Seguin. Se localiza a un costado de la carretera interestatal 10, por eso cualquiera que pase por ahí puede ver sin dificultades lo que hay adentro: búfalos, caballos, venados y otros animales que son parte de un zoológico público que se encuentra dentro del extenso terreno, gestionado por una organización sin fines de lucro creada por esta familia mexicana que acusan de haber amasado su fortuna gracias a la religión.

Actualmente, el rancho está dividido en dos partes: una zona pública donde también hay un centro ecuestre, un parque temático, áreas de crianza y alimentaci´ón de animales exóticos, además de un museo automotriz; y otra privada, donde está la mansión de los Joaquín y el lago artificial. Ahí solo esta familia puede entrar.

De hecho, Samuel Joaquín Flores sigue apareciendo en los registros públicos del condado de Guadalupe como el único dueño de la residencia privada de 7.9 acres que se ubica en el centro del extenso terreno y que tiene dos imponentes cúpulas blancas que se ven desde lejos. Esa mansión ha sido valorada en 1.8 millones de dólares, 240% más que el precio estimado en 2006, cuando inició su construcción.

"Es un rancho enorme, enorme; tiene varios acres", dice Todd Bensman, quien siendo periodista del diario San Antonio Express-News descubrió en 2008 la millonaria inversión de Samuel Joaquín Flores.

Su curiosidad lo llevó a investigar durante varios meses este lugar que llamaba la atención de todos, pero en ese tiempo nadie sabía quién era el dueño. Para entonces, varios animales exóticos que pastaban a sus anchas se veían a través de la cerca, aunque el acceso era restringido.

De acuerdo con el relato de Bensman, los propios vecinos creían que el lugar era de algún narcotraficante mexicano y hasta el Sheriff local estuvo vigilando sus alrededores por un tiempo. Pero jamás se confirmó ninguna actividad ilícita relacionada con ese sitio.

"El valor de la propiedad cuando construyeron la casa subió a millones de dólares. Claramente pusieron una tremenda inversión", explicó Bensman en entrevista con Univision Noticias.

"Había búfalos, tigres, leones, osos, cebras. Cuando entré, los niños paseaban a un cachorro de oso con un laso. Tenían muchos caballos cuidados por profesionales ecuestres y había una pista de carreras de caballos. Había incluso una pista de aterrizaje de avionetas que les permitía llegar directamente a la propiedad", detalló.

La finca también tiene una sección que emula al Viejo Oeste, la cual está junto a la lujosa casa de descanso de los Joaquín y frente al lago. Allí hay una falsa cárcel, un salón y un área para fiestas. Detrás de algunas fachadas hay condominios para invitados.

Al otro lado del rancho se encuentra un garaje que exhibe autos que colecciona esta familia.

El lote donde está el parque temático "vaquero" está valorado en casi 270,000 dólares y el espacio donde se muestran los vehículos en más de $720,000. Ambas parcelas suman 5.5 acres de toda la propiedad.

"La sección que recrea al Viejo Oeste era como una tierra de fantasía privada para los niños de la familia", contó Bensman, quien la describe como "otro Neverland". El resto del terreno le recordó a la Hacienda Nápoles del fundador del cartel de Medellín. "Diría que era exactamente así", comparó.

Quien ahora es investigador y escritor de la organización Center for Immigrant Studies relata que la llegada de camionetas de lujo con vidrios oscuros y la presencia de varios inmigrantes (fieles de La Luz del Mundo que solían acudir a limpiar y cuidar a los animales sin cobrar un centavo) incrementó el temor de los locales.

"A los rancheros vecinos no les gustaba esa propiedad, lo que pasaba dentro, ni su secrecía. Creían que eran narcos", advirtió. "También pensaban que ahí había tráfico de personas".

El zoo que paga $112,000 de renta a los Joaquín

Antes de su apertura al público, el rancho estuvo rodeado de misterios y no mucho ha cambiado desde entonces. Aunque lleva varios años operando, no tiene una página de Internet, ni siquiera un sitio en Facebook que les ayude a promoverse sin costo como un atractivo para los texanos.

Solo un par de fotos y videos que han ido publicando algunos de sus visitantes a lo largo de los años se pueden ver en las redes sociales. En Yelp aparece el nombre del rancho, pero indica que nadie ha reclamado este negocio en la plataforma como propietario.

El zoológico que funciona desde 2002 "tiene una licencia activa", aseguró R. Andre Bell, vocero del Servicio de Inspección de Sanidad Animal y Vegetal del Departamento federal de Agricultura, el cual supervisa los establecimientos del país donde hay animales.

En la página de GuideStar, que publica los reportes fiscales de las organizaciones sin fines de lucro de Estados Unidos, se indica que el objetivo de la sección pública del rancho es "proporcionar un hábitat para animales grandes que ya no quieren, están heridos o han sido maltratados". Con ese fin reciben especies exóticas y de caza, pero también animales salvajes y domésticos, menciona el portal.

Las Formas 990 que entregó al Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS) la organización Wildlife Refuge and Sanctuary Silver Wolf, la cual administra el espacio abierto al público en ese lugar, indican que tuvo un ingreso anual de alrededor de 350,000 dólares entre 2015 y 2017.

Esos documentos también señalan que solo en 2017 le pagaron a los Joaquín un alquiler de 112,000 dólares por utilizar el rancho, más del doble comparado con la tarifa de un año anterior.

Su costo de operación superó en 2017 los 416,000 dólares, incluyendo un gasto de $39,000 por la alimentación de los animales, otro de $11,000 por reparaciones de vehículos y uno más de $17,000 por los sueldos de dos empleados (aparentemente trabajando a tiempo parcial), según los reportes difundidos por GuideStar.

Citada por ese portal, la organización asegura que tiene convenios con escuelas, instituciones religiosas y grupos no gubernamentales para que los niños acudan a sus instalaciones y reciban terapia. Sin embargo, no se revela cuántas personas lo visitan cada año.

Pedro A. Ochoa, quien en reportes fiscales aparece como presidente del Wildlife Refuge and Sanctuary Silver Wolf, no ha estado disponible para una entrevista con Univision Noticias desde que se le solicitó a mediados de junio. "El supervisor no está, hable más tarde", pidió una empleada antes de colgar abruptamente. Después, nadie respondió a las múltiples llamadas que realizó este medio.


"No tiene nada que ver con la iglesia"

Eliezer Gutiérrez, vocero de La Luz del Mundo, aseguró que no conocía y que nunca ha visitado el 'Silver Wolf Ranch'. Parte de sus responsabilidades han sido acompañar en sus giras evangélicas por el mundo al actual líder de la congregación, Naasón Joaquín García, quien está detenido en Los Ángeles por un caso de abuso sexual de menores, tráfico humano, pornografía infantil, extorsión y otros delitos.

"Desconozco esa propiedad, jamás he estado en un rancho con esas características, ni nombre", dijo a Univision Noticias.

Tras preguntarle a sus "hermanos en San Antonio", el portavoz reconoció que la finca, en efecto, pertenece a la familia Joaquín, pero afirmó que está separada totalmente de la institución evangélica y de sus finanzas. "El rancho no tiene nada que ver con la iglesia, entiendo que es una propiedad privada; la iglesia en Texas no tiene vínculos con ese rancho", aseguró.

Al ser cuestionado sobre el valor de la propiedad, el cual echaría por tierra los argumentos de la defensa de Naasón que insiste en negar que el pastor y su familia poseen una fortuna, como lo asegura la Fiscalía de California, Gutiérrez insistió que se trata de un asunto privado sobre el cual no está enterado.

"Cómo se administra su legado (lo que heredó Samuel Joaquín García) es una cuestión privada de la familia", subrayó el vocero.

La Fiscalía de California, que acusa a Naasón de haber abusado sexualmente de cuatro mujeres de su congregación y que afirmó que el pastor gastó miles de dólares en una tienda de Beverly Hills y viaja en jets privados, no comentó sobre si en sus indagatorias tenía presente la existencia del 'Silver Wolf Ranch' en Texas.

"Para proteger su integridad, nosotros no comentamos sobre investigaciones en curso", dijo la dependencia en un breve comunicado enviado a esta redacción.

Una propiedad que cuadruplicó su valor

El origen y tamaño de la fortuna que amasó Samuel Joaquín Flores es una vieja interrogante que nadie ha podido responder. Sus detractores alegan que sus ingresos, al igual que los de su padre y fundador del culto, Aarón Joaquín, provinieron solamente del diezmo o limosnas de los miembros de la iglesia. También reclaman que les benefició su cercanía con el poder político en México.

El llamado 'Siervo de Dios' estuvo al frente de La Luz del Mundo durante 50 años, de 1964 a 2014, y jamás desempeñó otra actividad. Nunca se ha revelado cuál era su sueldo, ni cuánto le pagan ahora a su hijo Naasón, quien lleva cinco años mandando en esa organización evangélica con sede en Guadalajara. "No conozco cuál sea la cantidad del apoyo o remuneración que le da la iglesia", respondió a esta pregunta el vocero Gutiérrez.

A la fecha, el único bien que se le conoce a Samuel Joaquín Flores en Estados Unidos es el 'Silver Wolf Ranch', el cual adquirió a finales de la década de 1990. En ese entonces seguía enfrentando graves acusaciones de abuso sexual de menores en su país. Para algunos, conseguir ese lugar de descanso entre Houston y San Antonio era parte de su estrategia de extender la presencia de su congregación en Texas y también para alejarse de los señalamientos y las críticas en México.

No está claro por qué cinco años después de su fallecimiento él sigue apareciendo como el único dueño de la lujosa residencia que se encuentra dentro de la finca en Seguin.

Su hijo mayor Benjamín Joaquín, quien ha sido pastor de La Luz del Mundo en Texas durante muchos años y alguna vez fue considerado su sucesor, es el propietario o albacea de la mayor parte del 'Silver Wolf Ranch', junto con otras personas no identificadas en la base de datos del condado de Guadalupe. Cabe señalar que en el título de propiedad aparece el término legal "et al", que significa "todos los demás".

Una fuente dentro de la congregación aseguró a este medio que el término "todos los demás" se agregó al documento supuestamente para incluir a sus hermanos menores, entre los que estaría Naasón.

En ese terreno de los Joaquín se encuentran el zoológico público, la sección del Viejo Oeste, un centro ecuestre, una zona de pastizales de animales exóticos y un área para la cría de estos. Otra parcela adyacente y con domicilio distinto, en la cual se exhiben los autos de colección, también le pertenece a Benjamín Joaquín.

El valor total de los 343 acres del rancho casi se cuadruplicó de 1.1 millones de dólares en 2003 a $4.1 millones este año.

El lujoso refugio de esta familia, localizado a 40 minutos en auto desde San Antonio, no recibió a un solo visitante durante varios años y fue su lugar de esparcimiento privado. Así lo reconoció la abogada María Elena Castillo, quien ha sido la asesora legal de la familia en Seguin, al diario San Antonio Express-News en 2008. No fue posible localizarla para agregar sus comentarios en este reportaje.

"Ella me dijo que la familia venía, que había reuniones familiares y que lo usaban como un lugar de descanso privado", afirmó Bensman, quien fue reportero de ese diario al momento de escribir sobre el tema.

En aquellos años, mientras hacían la promesa de que "muy pronto" le permitirían al público ver sus animales exóticos, los hijos y nietos de Samuel Joaquín Flores montaban a caballo entre búfalos y tigres.

Publicidad