null: nullpx

"Pensé que no iba a volver a ver a mi mamá": el temor de la niña cuyo llanto ayudó a acabar con la separación de familias

Su voz lloroso y entrecortada se convirtió en el símbolo de las consecuencias de la política de 'tolerancia cero'. Su madre asegura que todavía seguirían encerradas sin esa grabación que se filtró desde un centro de procesamiento de la Patrulla Fronteriza. La pequeña Jimena y su mamá, ambas ya liberadas, hablaron con Univision Noticias.
18 Jul 2018 – 8:39 PM EDT

Cuando Cindy Alinette Madrid escuchó la voz quebrada de su hija en un televisor del centro de detención de Texas, no podía creérselo. Estaba detenida por cruzar la frontera sin documentación y había sido separada de su hija.

No había sabido nada de su pequeña Alison Jimena, de 6 años, hasta entonces. "Me sentí totalmente triste, destrozada, pero mis amigas fueron de gran apoyo, todas corrieron a abrazarme".

La voz de su hija se había convertido en un símbolo de la separación de familias y ahora dice que ese sufrimiento acabó en algo positivo.

"Creo que sin ese audio, todavía estaría encerrada", dijo la madre en una entrevista con Félix de Bedout en Al Punto.

"Me quiero ir con mi tía", se oía decir a la hija, Alison Jimena, llorando mientras estaba detenida por la Patrulla Fronteriza tras ser separada de su mamá. La grabación filtrada desató una gran indignación a mediados de junio y, dos días después de la publicación en ProPublica, el presidente Donald Trump firmó una orden ejecutiva para acabar con la separación de familias en la frontera.

Después de semanas y muchas complicaciones burocráticas, madre e hija se volvieron a abrazar en Houston, Texas, el 13 de julio. Como ellas, decenas de familias se están reencontrando en varios puntos del país.

Ahora recuerdan juntas qué sintió cada una durante las semanas que estuvieron separadas y sin saber una de la otra.


"Lo peor era que no la podía abrazar", dijo la pequeña, Alison Jimena Valencia, quien estuvo bajo custodia del gobierno en un albergue de niños en Arizona. " Si hablábamos, nos mandaban a callar. (...) Una niña de Honduras me dijo que iban a deportar a mi mamá".

Mientras, la madre estaba detenida en el centro de detención de Port Isabel, en Texas. Asegura que funcionarios del servicio de inmigración le dijeron: "A los niños no los van a volver a ver, los van a dar en adopción. Nadie nos decía nada sobre ellos".

La hija está segura que quedará a vivirse en Houston con su tía ("Allí voy a vivir para siempre") pero la madre sabe que tiene que lograr que Estados Unidos les apruebe el asilo ("Todavía no sé sabe que iba a pasar con mi caso"). Ambas tienen claro que no quieren volver a El Salvador, donde dicen sentirse en peligro.

"Quisieron violarme, quisieron robar a mi hija, y la policía no hace nada. Hay mucha violencia para el adulto y para el niño", explicó Cindy Alinette Madrid sobre por qué ya ha intentado dos veces dejar El Salvador atrás.

Su pequeña de 6 años manda un mensaje a los funcionarios del gobierno: "Que me dejen quedar, en mi país yo no estoy segura, yo no estoy bien, no hay nada que me proteja allí".

Más de 2,000 menores fueron separados de sus progenitores tras haber cruzado la frontera. El juez Dana Sabraw, de San Diego, determinó en cuánto tiempo el gobierno debe reunificar esas familias.

Por ahora el gobierno incumplió el primer plazo marcado por la justicia para reunificar a un centenar de padres con los pequeños menores de 5 años, el pasado 10 de julio. Todavía más ambicioso es el plazo del próximo 26 de julio, cuando más de 2,000 menores mayores de 5 años deberían haber sido reunificados con sus progenitores.

"Una jaula tenía 20 niños adentro": así es el centro de procesamiento de la Patrulla Fronteriza en Texas (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés