null: nullpx

Liberan a Rosa María Hernández, la niña indocumentada con parálisis cerebral retenida en un centro de inmigrantes

La menor mexicana, de 10 años, fue trasladada a un centro de menores después de haber sido intervenida quirúrgicamente mientras era custodiada por agentes fronterizos.
3 Nov 2017 – 5:01 PM EDT

Rosa María Hernández, la niña indocumentada con parálisis cerebral que se encontraba retenida en un centro de inmigrantes para menores en Texas fue liberada este viernes, confirmó Univision Noticias.

La menor ahora fue trasladada a Laredo, donde vive su madre. Este sábado familiares y representantes legales de la menor darán una rueda de prensa para contar los detalles de su liberación.

La niña de 10 años quedó bajo la custodia de agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés) cuando iba camino al hospital Driscoll de Corpus Christi, Texas, para ser operada por piedras en la vesícula el pasado 24 de octubre.

Hernández, quien vive en Laredo (Texas), iba acompañada de una prima que es ciudadana estadounidense. En su camino al centro médico los agentes le solicitaron documentación y tras verificar que es indocumentada, le indicaron que tras la intervención médica debía ser enviada a México.

"Debido a la condición médica de la joven, agentes de la Patrulla Fronteriza las escoltaron (a la niña y su familiar) a un hospital de Corpus Christi donde podía recibir atención médica apropiada. Debido a las leyes de inmigración de EEUU, una vez se resuelva el asunto médico luego será procesada. El Consulado de México fue advertido de la situación por la Patrulla Fronteriza de Laredo", indicó un comunicado del CBP.

Una vez que Hernández fue operada, fue trasladada a un centro de detención de menores en San Antonio, Texas. Estuvo custodiada por agentes durante toda su estadía en el hospital.

La menor no ha estado acompañada por su madre, Felipa de la Cruz, quien vive en Laredo, pero no viajó con ella por miedo a ser deportada. En conversación con Univision Noticias, afirmó que la niña vive en EEUU desde que tiene tres meses y desde sus tres años asiste a la escuela en este país.

"Aquí está toda su vida. Ella necesitará muchas terapias y pues allá yo no podré dárselas", dijo llorando la mujer cuando su hija aún estaba en el hospital.

En el documento de esta organización, denunciaban que el arresto, el traslado de la niña del hospital al centro de detención y su permanencia en el mismo violaba la normativa de la agencia de seguridad.

"Además, en ningún momento el gobierno (estadounidense) sugirió que Rosa María los padres no están preparados para proporcionar el cuidado y custodia (y cualquier sugerencia en ese sentido) sería insostenible. Separar a Rosa María de su familia viola los derechos de los padres a cuidarla", indicó ACLU.

"Separar a la fuerza a Rosa Maria de sus familiares implica graves daños psicológicas y emocionales para ella y toda su familia", indicó la asociación para justificar su liberación.

En fotos: Las primeras horas de libertad de Rómulo Avélica, símbolo de la lucha contra ICE

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés