null: nullpx
Joe Biden

La llegada de familias y menores solos a la frontera pone a Biden a las puertas de una nueva crisis migratoria

Más de 1,000 personas han sido autorizadas a ingresar al país estos últimos días y muchas se están reuniendo en México esperando una oportunidad para cruzar, según un reporte de The New York Times. Como parte de este incremento en el flujo migratorio, que pone a la nueva administración a las puertas de una nueva crisis en la frontera, también ha aumentado la llegada de menores sin acompañantes.
6 Feb 2021 – 04:34 PM EST
Comparte
Cargando Video...

Los decretos migratorios que el presidente Biden firmó en el inicio de su gestión de gobierno para desmantelar la política de 'tolerancia cero' de su predecesor han tenido un efecto llamada en miles de familias y menores solos que están llegando a la frontera suroeste de Estados Unidos, a pesar de que la nueva administración ha pedido a los migrantes que no vengan pues "la situación en la frontera no ha cambiado".

Sin embargo, más de 1,000 personas han sido autorizadas a ingresar al país estos últimos días y muchas se están reuniendo en México esperando una oportunidad para cruzar, según un reporte de The New York Times que cita a abogados y grupos de ayuda que trabajan en la zona.

De acuerdo con estas fuentes, cada día se van acumulando nuevas familias en los pueblos fronterizos de México, durmiendo en las calles o debajo de los puentes y en algunos sitios se han creado campamentos de migrantes.

Menores no acompañados

En los últimos meses, la cantidad de menores inmigrantes no acompañados que están llegando por la frontera ha ido en aumento, un desafío para los planes migratorios de la nueva administración.

Según un reporte de USA Today, el número de menores no acompañados remitidos a la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR) de EEUU, encargada de cuidarlos una vez que cruzan la frontera, se incrementó de 1,530 en octubre a 3,364 en diciembre, un aumento del 120%. Los números de enero aún no están disponibles.

De acuerdo con esta agencia, que actualmente solo dispone de 7,971 camas de acogida por las restricciones del coronavirus, solo quedan disponibles 2,700 camas, ya que 5,200 han sido ocupadas.


"Es realmente fundamental que la administración de Biden cumpla con su compromiso de trato justo y humano a los inmigrantes en la frontera", dijo a USA Today Lisa Koop, directora asociada de servicios legales del Centro Nacional de Justicia para Inmigrantes, un grupo de defensa legal que representa a menores migrantes.

Nueva ley mexicana

El aumento en el número de menores solos o familias que está ingresando al país también está relacionado con una nueva ley que empezó a aplicar México en los últimos días y que prohíbe que migrantes menores de 12 años estén bajo custodia de su gobierno por lo que ha dejado de aceptar que familias con niños pequeños o directamente los menores solos sean devueltos al país por la política de 'Esperar en México'.

Esta ley, aprobada en noviembre, se aplica en algunos tramos de la frontera con Texas y está haciendo que Estados Unidos tenga que quedarse con estas familias o niños, ya que no pueden devolverlos a México, por lo cual, la Patrulla Fronteriza simplemente ha estado liberando a algunas de ellas para que se reúnan con sus familias o allegados en Estados Unidos, informó The New York Times.

Problemas de alojamiento

Si bien desde sus primeros días en el cargo el presidente Biden ha revertido varias políticas de línea dura en inmigración de su predecesor, la implementación de una reforma total puede llevar tiempo. Mientras, los migrantes siguen llegando, entre ellos menores no acompañados, y los recursos e instalaciones para su alojamiento empiezan a ser una pregunta de primer orden, especialmente en medio de una pandemia.

En una medida desesperada, la administración Biden anunció la reapertura de un llamado 'centro de afluencia' temporal en Carrizo Springs, Texas, para albergar hasta a 700 niños migrantes en las próximas dos semanas. Los menores deberán ser mayores de 13 años y con una prueba negativa de covid-19. El uso de estas instalaciones es controvertido, ya que se supone que es temporal y por tanto, no tiene las mismas condiciones ni los mismos requisitos de supervisión o licencia estatal que tienen los centros regulares de la ORR para la acogida de menores migrantes.

"Somos más que capaces de enviar recursos a la frontera para procesar a estos niños de manera humana y justa sin enviarlos a los centros de afluencia ni permitir que languidezcan en las instalaciones (de la patrulla fronteriza)", añadió.

"Para los proveedores legales como nosotros, esos lugares (los centros de afluencia) son como agujeros negros", declaró Lisa Koop a USA Today.

Sin embargo, para Wendy Young, otra experta citada por ese medio, si bien no son ideales, la alternativa de los centros de afluencia es preferible a las instalaciones de la Patrulla Fronteriza, las deportaciones o el tener que esperar en México. Para Young, presidenta de 'Niños en necesidad de defensa' ('Kids in Need of Defense), un grupo que defiende a los niños inmigrantes y refugiados, la administración Biden está trabajando para revertir las políticas de Trump e intenta procesar a más migrantes de forma más humana.

Ahora "no es el momento"

Ante este nuevo aumento en la llegada irregular de personas, el gobierno de Biden advirtió la pasada semana a los inmigrantes que vienen en busca de asilo, o que están pensando iniciar el viaje desde sus países, que no lo hagan, ya que "la situación en la frontera no ha cambiado".

La advertencia fue hecha por Roberta Jacobson, nombrada por el presidente para dirigir los asuntos de la frontera y restablecer la política de asilo, que sufrió severos cambios durante los últimos cuatro años.

“Quiero hablarle directamente a los inmigrantes y a las familias que ahora están en marcha hacia Estados Unidos o están pensando en este viaje: la situación en la frontera no ha cambiado”, expresó.

“Ahora no es el momento de llegar“, agregó. “Los procedimientos para entrar a Estados Unidos no van a cambiar de un día para otro y el viaje es especialmente peligroso en medio de una pandemia”.

La diplomática, quien fue embajadora en México durante el gobierno de Barack Obama, añadió que el gobierno de Biden “está comprometido con un procedimiento de frontera justo, ordenado y humano, pero eso va a tomar tiempo para que ocurra”.

Pero la desesperación está aumentando entre los solicitantes de asilo que aguardan en México, algunos desde 2019. Entre la desconfianza y falsos rumores que se propagan en las redes sociales, muchos se deciden a intentar cruzar ilegalmente en vez de seguir esperando por sus procesos de asilo. Muchos de estos rumores son promovidos por traficantes que buscan sacar provecho de la confusión.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés