null: nullpx
Inmigración Infantil

Oumoh, la niña migrante que viajó sola de Africa y que se reunirá con su madre en Italia

La pequeña de cuatro años de edad llegó a la isla de Lampedusa a bordo de un barco de migrantes. Su madre decidió sacarla del país africano para impedir que fuese sometida a ablación genital.
24 Nov 2016 – 5:03 AM EST

Oumoh viajaba sola a bordo de una embarcación con una quincena de otras personas, la mayoría de ellas mujeres y niños. Aparentemente, ninguno de los pasajeros parecía conocerla.

El 5 de noviembre Oumho, de cuatro años, llegó a la isla de Lampedusa, en Italia.

Su viaje había comenzado en Túnez, semanas atrás. La madre de la pequeña tomó la decisión desesperada de sacar a su hija de Costa de Marfil, donde vivían, para que no fuese sometida, como quería su esposo, a la ablación genital, un rito ancestral de orígenes culturales y religiosos que todavía se practica en éste y otros países africanos.

Entonces la llevó a Túnez y la dejó al cuidado de una amiga, mientras volvía a su país a "buscar algunas cosas".

La mujer que quedó a cargo de la niña tuvo la oportunidad de embarcarse hacia Europa, aunque no está muy claro si lo hizo desde Túnez o desde Libia.

Pese a que llevó a Oumoh con ella, una vez llegó a Lampedusa dejó a la niña a su suerte.

Fue cuando intervino la inspectora de policía Maria Volpe, jefa del servicio de menores de la prefectura de Agrigente (Sicilia), la jurisdicción de la que depende esta pequeña isla.

Volpe es conocida como "Mamma María" y desde hace 20 años gestiona los casos que involucran a menores.

En estos años de servicio, "Mamma María" ha visto pasar miles y miles de migrantes adolescentes no acompañados, pero solamente ha visto una veintena de casos de niños.

Volpe viajó a Lampedusa para buscar a la niña y el 9 de noviembre la dejó a cargo de un hogar de menores en Palermo.

"Había llegado hacía algunos días, parecía bastante serena", contó.



Por un hecho fortuito, la suerte de la pequeña cambió.

A Lampedusa había llegado hacía unas semanas una niña maliense de ocho años, llamada Nassade. Había sido socorrida frente a las costas de Libia y había desembarcado junto a su madre y su hermano de varias semanas de vida.

Una policía que buscaba hablar tranquilamente con la madre de la pequeña le dejó su teléfono para que se ocupara mirando unas fotos.

"¡Oumoh!¡Oumoh !", gritó al reconocerla Nassade, que había coincidido con la niña en un centro de acogida en Túnez.

Entonces, la madre de Nassade le dio a la agente, que no salía de su asombro, el número de teléfono de la madre de Oumoh.

Los servicios migratorios italianos lograron contactar a la madre de Oumoh.

"La madre había a lo mejor previsto embarcar también, pero algunos asuntos la retuvieron más tiempo de lo que pensaba en Costa de Marfil, y cuando llegó a Túnez, su hija había partido", contó Maria Volpe, que ha hablado en varias oportunidades con ella.

Los servicios diplomáticos se han movilizado entre Roma y Túnez para reunir a la madre y la niña, "probablemente mediante un proceso de reagrupación familiar", explicó la funcionaria.

En tanto, las autoridades intentarán efectuar lo antes posible una prueba de ADN para confirmar el vínculo de parentesco.

"Cuando veo los ojos de estos niños, tan pequeños, esto llega a lo más profundo del corazón. Se apegan rápidamente a uno, uno se convierte en su referente. Es un honor poder hacer este trabajo, con amor y humanidad", comentó la policía.

A principios de noviembre, el presidente italiano Sergio Mattarella, incluyó a "Mamma María" en la lista de los 40 héroes comunes y corrientes que recibirán una orden al mérito.

Más contenido de tu interés