Inmigración Infantil

Juez sugiere que los niños separados de padres deportados sean reunificados en sus países de origen

La opinión del juez, que instó a las partes a una nueva reunión la próxima semana para "presentar soluciones" va acorde con la opinión de los abogados del gobierno pero difiere de la propuesta de ACLU que pedía la reunificación de familias en suelo de EEUU.
17 Ago 2018 – 5:42 PM EDT

El juez Dana Sabraw, quien preside la corte federal del sur de California, en San Diego, sugirió este viernes que los niños separados en la frontera de padres que ya han sido deportados se reunifiquen en sus países de origen, la opción de preferencia del gobierno, que difiere de la propuesta de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU).

"Desde un punto de vista práctico, me parece que, por el mejor interés de la familia, lo que estamos buscando es la reunificación y, bajo las circunstancias presentes, esa reunificación debería ocurrir en el país de origen", dijo el juez en una audiencia con abogados del gobierno y de ACLU a la que Univision Noticias tuvo accesso vía conferencia telefónica.

Sin embargo, dejó claro que incluso, en los casos en los que el padre tiene una orden de deportación, los niños tienen derecho a seguir adelante con sus solicitudes de asilo y la familia puede permanecer unida mientras se desarrolla el proceso.

El pasado 16 de julio, Sabraw detuvo temporalmente las deportaciones de familias reunificadas mientras seguía revisando la demanda de ACLU y la política del gobierno de Trump.


Sabraw fijó para el jueves una nueva ronda de actualizaciones (la cuarta) en las que partes ofrezcan un estatus actualizado y detallado de los números de la reunificación familiar y que "presenten soluciones" sobre su posición respecto a si deberían volver a Estados Unidos a los padres ya deportados para reunificarlos con sus hijos, como sugería ACLU.

"Me parece que hay una oportunidad real para que las partes traigan propuestas significativas y soluciones y se cierre rápidamente todo este incidente", sugirió Sabraw.

Tras una demanda de ACLU en contra de la política de tolerancia cero en la frontera, que entre el 5 de mayo y el 9 de junio separó forzosamente a 2,551 menores, Sabraw dio un plazo de 30 días al gobierno federal para que entregara a los menores a sus padres o custodios legales.

El plazo se cumplió el 26 de julio y el gobierno no consiguió reunir a todas las familias separadas. Al término del plazo, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) reportó que unos 600 menores no habían sido reunificados por varias razones, entre ellas que más de 420 padres habían sido deportados, otros no calificaban para recibir a sus hijos y 26 no habían sido expulsados del país y no habían sido localizados.

Según los últimos datos presentados este jueves por el gobierno, aún hay 565 niños bajo custodia del gobierno, de los cuales 366 padres ya están fuera de Estados Unidos. El juez pidió para la próxima audiencia datos más claros sobre los esfuerzos para contactarlos.

ACLU dice que todavía hay "muchas preguntas sin respuestas"

A pesar de lo dicho por el juez que se decantó por la reunificación en los países de origen, ACLU insistió en que muchos padres deportados entendieron que "solo les devolverían a sus hijos si firmaban deportaciones voluntarias", según dijo el abogado de esa organización Lee Gelernt.


Además, la organización se demostró dispuesta a seguir adelante con su solicitud. “Primero hay que responder a todas las preguntas” antes de sellar un compromiso definitivo, le dijoa Univision Noticias Lorella Praeli, directora de políticas de inmigración de ACLU. “Tampoco sabemos qué sucederá con los niños que tienen un asilo pendiente y que aún no se les ha escuchado en los tribunales, y los jueces no han determinado, pero su padre ya fue por su proceso judicial y se determinó que no calificó parta el asilo”, dijo.

“En estos momentos, el enfoque en el proceso que se ventila en la corte federal del sur de California es la reunificación que aún sigue afectando a cientos de familias separadas forzosamente por el gobierno de Donald Trump”, dijo. “Dentro de este grupo se incluye a padres que han sido excluidos por las justificaciones que el gobierno argumenta, unos 50”, agregó.

Entre ellos, según los datos proporcionados por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), están aquellos padres que no califican para la reunificación o carecen de antecedentes criminales, algo que impide concretar la entrega de los menores. Y el segundo grupo son las partes deportadas, más de 400 según los reportes ventilados por la corte.

“Muchas preguntas no tienen respuesta todavía”, lamenta Praeli. “Lo que el gobierno dice no es el final". ACLU se pregunta qué derechos tienen estas personas, si pueden solicitar asilo o si la reunificación tiene que ser en Estados Unidos para que puedan ejercer este derecho. “Nuestro enfoque es en ese orden. Necesitamos estar claros hacia dónde vamos”, apuntó la directora de políticas de inmigración de ACLU.

Por otra parte, el martes un grupo de 17 senadores, 16 de ellos demócratas y un independiente, envió una carta a la secretaria del DHS, Krisjten Nielsen, para pedirle que reúna inmediatamente a las familias faltantes.

“Urgimos al DHS a que tome acciones inmediatas para reunir a las familias separadas en la frontera sur”, escribió el grupo. “El DHS debe ofrecerles a estos padres la oportunidad de regresar a los Estados Unidos con una concesión de libertad condicional humanitaria (bajo la Ley de Inmigración y Nacionalidad, Sección 212 (d)) para reunirse con su hijo. Esas familias reunidas, a su vez, deberían ser puestas en libertad para continuar su solicitud de asilo u otras formas de protección para las cuales pueden ser elegibles”, agregó.

Abrazos, llanto y emoción: las imágenes de los reencuentros entre padres e hijos que han sido separados en la frontera sur

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés