Inmigración Infantil

Con el regreso a clases, ¿quién se encarga de la educación de los niños que aún están en centros de inmigrantes?

Un trabajo de AP encontró que algunas autoridades escolares están asumiendo la responsabilidad de la educación de los menores en albergues, aunque es obligación del gobierno y los contratistas federales.
19 Ago 2018 – 8:01 AM EDT

Por: Sally Ho, reportera educación AP

Cuando líderes escolares en San Benito, Texas, se enteraron de la llegada de niños inmigrantes a un refugio en su pequeño pueblo cerca de la frontera de Estados Unidos con México, sintieron que su obligación era ayudar.

El superintendente se puso en contacto y acordó enviar a 19 maestros bilingües, aulas móviles y cientos de computadoras para que el ambiente escolar sea similar al de una de sus escuelas.

A pesar de que el contratista del gobierno tiene la responsabilidad de educar a los niños en el centro, que es fuertemente resguardado, funcionarios locales señalan que ofrecieron su apoyo en parte debido a una ley que llama a los sistemas escolares a educar a todos los niños que estén en cualquier lugar de sus distritos.


San Benito es parte de un puñado de distritos escolares de Estados Unidos que se están preparando para arrancar las clases tanto en sus planteles como en nuevos salones de clases instalados en refugios federales cercanos, que albergan a niños inmigrantes.

En el vecino Brownsville, también en Texas, el superintendente está trabajando en un acuerdo para desplegar a maestros y servicios que ayuden a educar de 800 niños hospedados en instalaciones federales en su distrito.


Los sistemas escolares están dando un paso al frente en medio de protestas por la separación de niños de sus padres en la frontera sur, como parte de la política de tolerancia cero hacia la inmigración no autorizada que ha sido impulsada por el gobierno de Donald Trump.

Varios cientos de niños siguen separados de sus padres, pero la mayoría de los miles de jóvenes y niños que siguen en refugios federales a lo largo del país son menores no acompañados, que llegaron al país sin sus familias.

La Associated Press pidió información a distritos escolares en 61 ciudades de Estados Unidos en las que operan refugios. De los 50 que respondieron, la mayoría afirmó no tener ningún contacto con la instalación o autoridades del programa federal.

Algunos ubicados en estados no fronterizos, incluyendo Camden, en Nueva Jersey, señalaron que fue recientemente que se enteraron de la existencia de los refugios en sus comunidades.

Muchos destacaron que formarán a todos los niños sin importar su estatus migratorio, como lo requiere la ley, si las familias o guardianes legales los matriculan en sus escuelas.

“Hasta que esto sea un asunto inminente para nosotros, no tenemos una posición oficial”, dijo Dennis Blauser, el superintendente del distrito escolar de Oracle, Arizona.

6 horas diarias de clases

En Texas, algunos distritos ya tenían acuerdos de hace mucho tiempo para que maestros de sus escuelas públicas enseñen en salones de los refugios.

Por ley, los contratistas federales que operan refugios están obligados a tener un “proveedor de cuidado” que le de a los niños seis horas diarias de aprendizaje estructurado.

Southwest Key, el contratista más grande que opera estas instalaciones, tiene acuerdos con dos distritos escolares, incluido San Benito. También está buscando alianzas con el distrito escolar independiente de Brownsville y una escuela charter que es operada de forma separada por una organización vinculada a Southwest.


El vicepresidente de servicios educativos de Southwest Key, Salvador Cavazos, dijo que el operador de refugios sin fines de lucro ha ofrecido servicios básicos excelentes por años, pero ahora le da la bienvenida a la ayuda adicional de los sistemas escolares, a medida que el número de niños bajo su cuidado aumenta.

Aseveró que Southwest Key recibe comentarios de agradecimiento de las familias luego de la estadía de los niños, que en promedio pasan de 30 a 45 días, y que la mayoría de los estudiantes se van con cierto nivel de avance académico. Aseguró que los niños hacen “un gran trabajo” estudiando a través de un currículo basado en proyectos que está alineado con los estándares del estado.

“Hacen proyectos de historia. Tienen presentaciones en clases. Leen en alto las novelas y los libros que están leyendo”, dijo Cavazos, un exmaestro y administrador escolar.

La intervención de los distritos se realiza principalmente durante el año escolar regular, pero los refugios tienen clases suplementarias durante los meses de verano.

Rochelle Garza, un abogado de Texas que aboga por los menores en las cortes, dijo que los estudiantes pueden estar detenidos por un semestre o más con una instrucción que se repite mientras otros niños entran y salen.

Escuelas regulares

La superintendente de Brownsville, Esperanza Zendejas, dijo que sintió que era su responsabilidad honrar el espíritu de la decisión de 1982 de la Corte Suprema, que sostuvo que todos los niños en Estados Unidos tienen derecho a registrarse en su distrito escolar local para recibir una educación gratuita.

Zendejas también dijo que el distrito tiene la obligación de trabajar atendiendo las preocupantes circunstancias de esa población vulnerable de niños, así como la ley protege a los estudiantes sin techo. Afirmó que su distrito escolar está bien equipado y dispuesto a atender esta importante tarea, y listo para mandar a maestros y ofrecer clases de educación especial o bilingüe y servicios de apoyo.


Sin embargo, Thomas Saenz, presidente del Fondo Mexico-estadounidense de Educación y Defensa Legal (Maldef por sus siglas en inglés), considera que los niños no deben estar bajo custodia federal y se les debe permitir que aprendan en los propios planteles de las escuelas públicas, en lugar de tener a las escuelas ofreciendo una experiencia dentro de los refugios que considera inadecuada.

“No es tiempo para novatadas, y algunos distritos escolares son francamente novatos a la hora de lidiar con jóvenes encarcelados temporalmente luego del trauma” de la separación familiar, dijo Saenz.

El acuerdo que el distrito de San Benito firmó en mayo con Southwest Key está diseñado en base al que tiene en Harlingen, Texas. Le da al distrito control sobre el currículo y la instrucción, mientras que Southwest Key tiene responsabilidades propias de un patrocinante o guardián, incluyendo asegurarse que los niños estén listos para la escuela. También exige que personal del refugio asista en los salones e intervenga si hay una crisis.


El distrito señala que recuperará lo que cuesta mandar a los maestros, así como lo invertido en 570 computadoras portátiles y Chromebooks para los sitios con contratos federales, al contar a esos niños como parte de su estudiantado oficial. Espera recibir cerca de 2.8 millones de dólares en fondos estatales.

Sin embargo, no han faltado las críticas a este distrito escolar, que en años recientes ha tenido dificultades financieras. Vargas, de la junta escolar de San Benito, relató que ha enfrentado cierta hostilidad, que no esperaba, de parte de algunos en el empobrecido poblado fronterizo que temen que el plan desviará recursos de las escuelas locales.

“Lo escuché de gente que estaba en camino a la iglesia: ‘¿Por qué vamos a ayudar a estos niños (insulto)?”, dijo.

La Agencia de Educación de Texas sostiene que los distritos escolares que intervengan lo harán de forma voluntaria porque la obligación legal de ofrecer servicios educativos a los niños en detención federal recae en el gobierno federal.

Cavazos afirmó que el objetivo principal es que los niños hagan la transición a un ambiente escolar regular donde sigan con su educación.

“Esperaría que puedan ser exitosos en las comunidades a las que vayan, incluso si es en sus países de origen”, dijo.

Las carpas de Tornillo, el nuevo centro de detención para niños inmigrantes (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés