La voz de los niños atrapados en el conflicto en Siria: "Quiero que la guerra pare"

Bana Alabed, la niña de siete años que por meses documentó en Twitter los bombazos que sacudían las calles de Alepo, habló nuevamente tras el presunto ataque con un arma química que dejó al menos 70 muertos, la mayoría niños, el más mortífero desde 2013.

El presunto ataque químico en el pueblo sirio de Khan Sheikhoun mató a 70 personas, la mayoría niños que han quedado atrapados en el conflicto entre el gobierno de Bashar al-Asad y los rebeldes que quieren derrocarlo. La voz de estos niños, una niña de siete años que por meses documentó el horror de la guerra por Twitter, hizo escuchar su plegaria tras el ataque químico más mortífero desde 2013.

"Quiero que la guerra pare y que los niños de Siria jueguen y puedan ir a la escuela", dijo Dana Alabed, quien en diciembre logró ser evacuada de Alepo durante un alto el fuego en el que salieron miles de personas.

"Juntos podemos ayudarlos, juntos podemos salvarlos. Los trabajadores sirios no eran terroristas, eran simplemente personas", dijo tras el ataque que ha sido condenado por Naciones Unidas.

Los niños han llevado la peor parte del conflicto de seis años. Casi seis millones de niños dependen actualmente de ayuda humanitaria y la mitad de ellos han debido salir de sus casas, de acuerdo con cifras de la ONU.

Según un testigo, un jet del Ejército sirio voló el martes hasta Khan Sheikhoun y lanzó tres bombas convencionales y una cuarta que casi no sonó al impactar pero generó una nube blanca, lo que es consistente con un agente nervioso, reportó Reuters. Funcionarios de Médicos Sin Fronteras también aseguraron que al menos ocho personas que atendieron presentaron síntomas que se condicen con un agente nervioso como el gas sarín.

Ve también: