null: nullpx
Huracan Barry

Barry deja fuertes lluvias a su paso por Louisiana y sigue el riesgo de inundaciones

Aunque Barry ha causado daños importantes en varias comunidades, en la ciudad de Nueva Orleans muchos respiran aliviados pues se había pronosticado un panorama peor y las autoridades temían por la resistencia de los diques, que han aguantado. Mientras se va adentrando en Louisiana, Barry continúa debilitándose, pero las inundaciones siguen siendo una amenaza.
Publicado 13 Jul 2019 – 10:59 AM EDT | Actualizado 15 Jul 2019 – 9:51 PM EDT

La tormenta tropical Barry arrojaba lluvia el domingo mientras avanzaba lentamente sobre la costa estadounidense del Golfo de México, evitando un golpe directo a Nueva Orleans, pero avivando los temores de inundaciones, árboles derribados y apagones prolongados.

Nueva Orleans, en Louisiana, se preparaba para unas posibles inundaciones repentinas luego de que cayeron 7.6 centímetros (3 pulgadas) de agua en el área de Jackson antes del amanecer del domingo y se prevén más lluvias.


Sigue la información actualizada de Barry en este enlace.

Por el momento, aunque Barry ha inundado carreteras y barrios, ha arrancado el techo de viviendas y otros daños importantes en varias parroquias como Mandeville, en la orilla norte del Lago Pontchartrain, muchos respiran aliviados pues se había pronosticado un panorama peor y las autoridades temían por la resistencia de los diques, a pesar de que estos fueron reforzados tras la devastación del huracán Katrina en 2005.

Esos temores eran infundados, pero la lluvia en el pronóstico aún podría causar inundaciones que amenazan la vida hasta el lunes, dijo el Servicio Meteorológico Nacional.

Nueva Orleans vio una lluvia ligera el domingo por la mañana, y se abrieron iglesias y varios negocios, incluyendo algunos en la calle Tchoupitoulas a lo largo del río Mississippi, estaban inundados. Las calles en el popular distrito de los jardines de la ciudad eran más tranquilas de lo normal, pero algunos corredores y paseadores de perros se aventuraron a salir, según un testigo de Reuters.

Sesenta y cinco millas al sureste de Nueva Orleans en Plaquemines Parish, parte de la cual se encuentra debajo del nivel del mar, los residentes recibieron órdenes de evacuación obligatoria antes del impacto de Barry.

Emmett Sylve, de 74 años, dijo a AP que la tormenta había destruido su casa rodante junto a la autopista 23 después de que se vertieran cuatro pies de agua "como las cataratas del Niágara".

"Todos somos personas mayores aquí, esta es nuestra propiedad y no tenemos a dónde ir", dijo Elliot. "No tenemos los recursos para permanecer en un motel durante siete u ocho días".

Se esperan hasta 15 pulgadas de lluvia en algunas partes del centro-sur de Louisiana el domingo, y que la lluvia elevara los niveles del ya inundado río Mississippi, pero no sobrepasará los diques. El Servicio Nacional de Meteorología dijo que podrían presentarse tornados el domingo en partes del sureste de Louisiana, Mississippi, Alabama, Arkansas y Tennessee.

A primera hora de la noche del sábado, Nueva Orleans parecía haberse librado ya de los peores efectos de Barry y solo se sentían lluvias ligeras y rachas de vientos moderadas, informó la Associated Press.

Según el jefe del Servicio de Meteorología de Univisión, Albert Martínez, "viento, lluvia y subida del nivel del mar pueden seguir favoreciendo que mucha gente se quede a oscuras, no solo en Louisiana sino también en los estados vecinos". El meteorólogo también señaló que el área de peligro de inundaciones del Mississippi se extiende por todo el estado.

"Va a seguir lloviendo y ese va a ser el problema durante todo el fin de semana", informó Martínez. "Barry se va a seguir degragando y se convertirá en una depresión, pero en la parte derecha de ese sistema la lluvia seguirá siendo el mayor riesgo, con acumulados que pueden rondar entre las 10-15 pulgadas (25-38 centímetros) en el sur de Louisiana, pero entre tres y ocho pulgadas (entre siete y 20 centímetros) en el norte del estado", añadió el meteorológo, pronosticando que seguirán subiendo los niveles del río durante la semana que viene.

Actualización de las advertencias por Barry

En un parte de la madrugada del domingo, el Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés), informó que la advertencia por tormenta tropical se mantiene efectiva desde Morgan City hasta Cameron, y una por marejadas ciclónicas continúa vigente desde Intracoastal City hasta la desembocadura del río Atchafalaya.

En una comunicación en Twitter, el NHC reitera que las f uertes lluvias y las inundaciones continúan siendo la principal amenaza este domingo.

Las marejadas ciclónicas con penetraciones costeras también son motivo de preocupación en la costa sur y sureste de Louisiana y se mantienen el domingo, así como las inundaciones, que van aumentando al paso de Barry, desde la parte baja del Valle del Mississippi y se extenderán hasta al menos el lunes.

Los efectos de Barry

La Guardia Costera rescató este sábado a una docena de personas de las áreas inundadas de la Parroquia de Terrebonne, al sur de Nueva Orleans, algunas de ellas subidas en sus tejados, incluido un hombre de 77 años cuya casa estaba cubierta aproximadamente cuatro pies (1,2 metros) por el agua, dijo una portavoz de esa entidad.

Ninguno de los principales diques en el río Mississippi ha fallado o se ha roto, informó el gobernador Edwards, pero uno fue sobrepasado por el agua en la parroquia de Terrebonne durante parte del día, dijeron las autoridades, que ordenaron una nueva evacuación de unas 400 personas en esa área.

Según la agencia AP, un video mostró que el agua también sobrepasó un segundo dique en la parroquia de Plaquemines, una extensión de tierras bajas que se adentra en el Golfo de México.

Alrededor de las 2:00 pm se emitió una orden de evacuación obligatoria para todas las áreas a lo largo de la carretera 315 y Brady Road, al sur del Canal Falgout, como medida preventiva ante una posible inundación. Para ello se habilitó un albergue en Auditorio Municipal de Houma. Las autoridades pidieron a los evacuados que llevasen alimento, agua, ropa y comida para sus bebés suficiente para tres días.

Fotos compartidas por las autoridades locales en sus redes sociales muestran inundaciones en comunidades y calles, así como la caída de árboles y postes de electricidad por los fuertes vientos.

El gobernador Edwards también enfatizó que todavía no se descartaba la posibilidad de algunos tornados y alertó que los cortes de energía son y “serán significativos”. Por su parte, funcionarios del aeropuerto de Nueva Orleans informaron el sábado que todos los vuelos habían sido cancelados y se intentarían reanudar las operaciones el domingo.

Una multitud huyó de Nueva Orleans

Miles empacaron y abandonaron sus hogares cuando las aguas empezaron a cubrir zonas bajas como la parroquia Plaquemines, al sur de Nueva Orleans, donde los cierres de carreteras dejaron a algunas comunidades aisladas desde horas tempranas del sábado. Esta municipalidad se ha visto arrasada varias veces en su historia por huracanes e inundaciones.

Docenas se refugiaron en el auditorio Belle Chasse de Plaquemines, mientras que otros se dirigieron tierra adentro para quedarse con amigos o familiares y evitar lo que el NHC llamó "inundaciones que amenazan la vida" en las zonas costeras y fluviales.

Anticipando una catástrofe mayor, los residentes de esta cuidad prácticamente rodeada por agua atiborraron los supermercados comprando la mayor cantidad de agua embotellada y alimentos. Se reportó que llegó tanta gente a estas tiendas que algunos establecimientos se quedaron sin carritos.

En tanto, varios autos fueron estacionados en las partes altas de las calles tratando de protegerlos de las inundaciones. Otros apilaron bolsas de arena alrededor de viviendas, hoteles, tiendas y negocios.

En particular, las autoridades le pidieron a los residentes de la ciudad que voluntariamente se evacuaran a zonas altas o, de residir en estas últimas, se resguardaran en el interior de sus casas a partir de las 8 pm del viernes, aunque esa misma noche los bares del French Quartet todavía estaban bastante concurridos.

"La lluvia no nos va a encerrar", dijo a la agencia Reuters, Brett Tidball, de 33 años, quien se reunió con ocho amigos en un bar de la calle Bourbon para su despedida de soltero.

En fotos: Barry llega a Louisiana y las inundaciones son la principal amenaza

Loading
Cargando galería
Publicidad