null: nullpx
Cárcel

Una madre hispana que dio a luz en la cárcel demanda al condado de Denver por no asistirla en el parto

Diana Sánchez, una mujer hispana que tuvo a su bebé en una celda de una cárcel en Denver sin que le ofrecieran ningún tipo de asistencia médica, presentó una demanda contra el condado que, considera, ignoró durante horas sus pedidos de ayuda. "Había mucha gente allí y nadie levantó un dedo básicamente", asegura.
29 Ago 2019 – 6:56 PM EDT

Las imágenes de la cámara de seguridad de la celda de Diana Sánchez no tienen audio pero sus expresiones lo dicen todo: la mujer, embarazada de nueve meses, se mueve de un lado a otro de la habitación con rostro de dolor, se acerca varias veces a la ventana para comunicarse con los guardias y finalmente, tras varias horas de desesperación, se tumba sobre la cama y da a luz a un bebé. Solo en ese momento, un enfermero entra y la asiste.

La escena tuvo lugar el 31 de julio de 2018 en una cárcel de Denver donde Sánchez, de 27 años, estaba detenida por robo de identidad. Un año después, la mujer ha demandado al departamento de prisiones de esa ciudad y al condado por no brindarle asistencia médica en su parto.

"La señora Sánchez tuvo que enfrentar esta experiencia horrible pese al hecho de que había varios enfermeros del departamento de Salud de Denver y varios funcionarios carcelarios que sabían que llevaba horas en trabajo de parto, que habían pasado días de la fecha en la que tenía previsto dar a luz y que se le había roto la fuente horas antes", se puede leer en la demanda.

La abogada de la demandante, Mari Newman asegura que es "incomprensible" que se haya permitido que un bebé naciese "en una celda sucia, fría y dura" en vez de llevar a la madre al hospital o de proveerle atención médica en la cárcel pese a que pidió asistencia hasta en ocho ocasiones.

Además, indican que, una vez que nació el bebé, el equipo médico de la prisión no tenía los equipos necesarios. "La conducta intolerable violó los derechos constitucionales de la señora Sánchez y su bebé", dice la demanda.


"Había mucha gente y nadie levantó un dedo", dice la mujer

Por su parte, Sánchez le dijo a los medios locales que ese día se sintió impotente. "Nadie me ayudó. Había tanta gente allí y nadie levantó un dedo básicamente", afirmó. "El dolor es indescriptible y lo que más me duele es el hecho de que a nadie le importó".

La mujer, que fue detenida dos semanas antes del nacimiento de su bebé, estaba en la cárcel por cargos "relacionados con robo de identidad" tras emitir un cheque de la cuenta de su hermana, pero fue liberada a los pocos días del parto y cuida actualmente de sus dos hijos.

La demanda se presentó después de que el Departamento del Alguacil de Denver, a cargo de la cárcel, desestimara una queja presentada por la exprisionera.

Según las autoridades carcelarias, sus funcionarios siguieron con los procedimientos requeridos en ese tipo de casos y pidieron una camioneta para trasladar a la presa al hospital pero no podían hacerlo hasta que terminaran el proceso de registro de las nuevas reclusas.

Por eso, en la demada presentada a nombre de Sánchez y del bebé se puede leer que los responsables de la prisión "escogieron crueldad frente a la compasión" por dejar que Sánchez diera a luz sola y "sin asistencia médica porque resultaba inconveniente llevarla al hospital mientras estaban registrando a nuevas reclusas".

Con la demanda, dijo la abogada, se busca "lograr una cierta medida de responsabilidad" por una experiencia "que podría haber sido evitada".

Desde que sucedió este caso, el departamento de prisiones de Denver ha actualizado sus políticas que ahora reflejan que cuando una reclusa entra en trabajo de parto se debe llamar a una ambulancia.

Sangre, dolor, felicidad, agotamiento: las 20 mejores fotos de partos y pospartos

Loading
Cargando galería
Publicidad