null: nullpx
Mascotas

Tres perros jugaban en medio de algas tóxicas y cuando sus dueños se dieron cuenta ya era demasiado tarde

La historia es una consecuencia de las altas temperaturas del verano y de cómo estanques cálidos son el lugar ideal para la reproducción de cianobacterias que pueden matar a animales domésticos en tan sólo unas horas.
13 Ago 2019 – 3:49 PM EDT

Mellissa Martin y Denise Mintz pasaron la tarde del pasado jueves jugando con sus tres perros, Abby, Izzy y Harpo quienes se entretenían persiguiendo una pelota y mojándose en un estánque de Wilmington, Carolina del Norte.

El paseo parecía un alivio ante el intenso calor del verano, sin embargo, sin que Martin y Mintz lo supieran, el Sol había hecho de aquel estanque una bañera llena de toxinas.

A pesar de que todo se veía limpio, el agua de colores verde y azul era producto de una bactería microscópica y venenosa llamada cianobacterias que se había reproducido en la laguna, una amenaza que los dueños de Abby, Izzy y Harpo desconocían hasta que fue demasiado tarde.

Cuando regresaron a casa, algo sucedió. Martin dijo que llevó a Harpo arriba a bañarse cuando Mintz le gritó que algo andaba mal con Abby, uno de los westie color blanco comenzó a sufrir convulsiones. Martin lo miró y metió al perro en el auto para ir con el veterinario. Al llegar las cosas empeoraron, "estaba echando espuma por la boca y su cuerpo tenía una temperatura muy alta".

Después de una revisión Martin contó lo que pasó esa tarde en el estanque por lo que veterinario le dijo que era necesario revisar a los otros dos perros. Martin llamó a Mintz para asegurarse de que Harpo o Izzi estuvieran bien.

Cuando Minzt llegó, Harpo de seis años de edad entrenado como perro de terapia, empezó a mostrar los mismos síntomas. Los perros fueron puestos de inmediato en la Unidad de Cuidados Intensivos de la clínica. Ninguno de los tres mejoró, dijo Martin. Al llegar la medianoche, Abby, Izzy y Harpo habían muerto.

"Estamos destrozadas", escribió Martin en Facebook. "No puede ser que esto sucediera. Daría cualquier cosa por tener un día más con ellos".

El veterinario les contó que los responsables de su muerte fueron esas algas verdeazuladas que fueron las que envenenaron a los perros. Una hemorragia interna los llevó a la muerte.


Las algas tóxicas son un tipo de bacterias que crecen en los estanques y lagos cálidos. Pueden afectar la salud de mascotas y seres humanos, según un reporte de la Agencia de Control de Contaminación de Minnesota.

Las cianobacterias producen cianotoxinas que pueden ser nocivas cuando se ingieren, se inhalan o entran en contacto con la piel, advierte la agencia de contaminación en su sitio web.

En algunos casos, las bacterias dañinas pueden ser difíciles de detectar, es el caso del estanque que enfermó a los perros de Martin y Mintz. "Esa agua estaba completamente limpia", dijo Martin.

Martin regresó al lugar donde sus perros se zambulleron. Vio a un padre y a su hijo pescar. "Deberían existir señales en el estanque que indiquen que esas bacterias son dañinas".

"Tenemos una misión", escribió Martin en Facebook donde se ven a sus mascotas jugar en aquel estanque. "Pondremos letreros en cada cuerpo de agua que pueda tener esta bacteria mortal".

El cambio climático

Las algas tóxicas son un gran problema ambiental y una amenaza real del cambio climático, según ha informado la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés).

Las algas tóxicas pueden afectar el sistema nervioso, el hígado y los riñones en humanos y animales, aunque los niños y los perros son más susceptibles porque tienden a nadar en áreas poco profundas como el borde de estanques o lagos donde se las floraciones de algas se concentran, según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Carolina del Norte. Para los perros es especialmente peligroso ya que llegan a beber el agua o ingieren las algas cuando se lamen.

Para reproducirse, las algas necesitan de luz solar y agua estancada que sea rica en nutrientes. Además de lagos, canales y estanques las poblaciones de algas tóxicas pueden vivir también en las costas de las bahías, golfos y océanos.

Cuando el agua corre lentamente permite que se caliente más rápido, lo que da origen a que las bacterias prosperen y que las algas se reproduzcan de manera rápida absorbiendo la luz.

Por si fuera poco, la contribución que hacemos los seres humanos al permitir introducir más nitrógeno y fósforo a los cuerpos fluviales crea un ambiente rico en nutrientes que prosperan en las algas. Las aguas residuales, de lluvia, los combustibles fósiles los desechos agrícolas, del ganado y los fertilizantes contribuyen a esa contaminación.

"Por favor, tengan cuidado. No piensen que esto no les puede pasar"."Si hubiéramos tenido una advertencia, nuestros perros no hubieran estado ahí" dijo Martin.

Algas tóxicas en estanque causan muerte de caninos en Carolina del Norte

Loading
Cargando galería
Publicidad