null: nullpx
Coronavirus

Los delincuentes también se quedan en casa por el virus: hay menos asesinatos, balaceras y robos en EEUU

De costa a costa, departamentos policiales de Estados Unidos están reportando que las denuncias de crímenes de todo tipo han disminuido desde que se establecieron cuarentenas obligatorias. Ahora la mitad de la población de este país se resguarda en sus hogares, al igual que los maleantes.
29 Mar 2020 – 01:32 PM EDT
Comparte
Un policía de Chicago baja de un autobús durante el brote del coronavirus en esa ciudad el 20 de marzo de 2020. Crédito: Scott Olson/Getty Images

Nueva York, Los Ángeles, Dallas, Chicago, Filadelfia, San Diego… forman parte de la larga la lista de ciudades de Estados Unidos que están reportando notables descensos de los crímenes. Lo atribuyen a que los delincuentes también están acatando las órdenes de “quedarse en casa” para no contagiarse del coronavirus.

Es uno de los efectos positivos (por ponerle un calificativo) que se registran en el país con más personas contagiadas del mundo. Ante el brote de este virus, alrededor de 164 millones de personas en más de 20 estados cumplen una cuarentena obligatoria en sus casas, dejándoles pocas oportunidades a los criminales.

“Está muy tranquilo allá afuera”, dijo a la agencia CNS Shawn Takeuchi, teniente de la Policía de San Diego. En esa ciudad en la frontera entre California y México, las llamadas a los agentes del orden bajaron un 11% esta semana, comparado con la anterior. San Diego se ha quedado prácticamente desierta por el cierre parcial de las garitas. Ahora están prohibidos los cruces no esenciales.

Al norte, en Los Ángeles, una metrópoli que se prepara para un golpe aún más severo del virus, el Sheriff del condado reporta que la tasa delictiva bajó un 16% en días recientes. El primer caso de coronavirus se reportó en esa ciudad el 26 de enero y a la fecha sumaban más de 1,200 contagios y 21 muertes.

“Tomamos el pulso de los números generales de delitos del condado y en los delitos violentos (…) hubo una caída del 10%, y en delitos generales el descenso fue del 6%”, dijo este miércoles el jefe del Sheriff angelino, Alex Villanueva.

Por su parte, el Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD), que ha desplegado a más agentes en las calles para mantener la calma, informó que los robos a la propiedad bajaron un 16% y los asaltos un 15%. Los oficiales ahora cumplen turnos de 12 horas y hasta los detectives se sumaron a los patrullajes.

La rutina de 4 millones de californianos cambió desde el 19 de marzo, cuando el gobernador Gavin Newsom ordenó solo salir de casa para comprar alimentos y medicina, o para visitar a un médico.

Calles más seguras, menos accidentes automovilísticos, una disminución de los arrestos y hasta gasolina más barata. Es parte de la nueva realidad que viven los angelinos desde hace tres semanas, de acuerdo con un estudio de la Universidad del Sur de California (USC).

“A medida que más angelinos permanecen dentro de sus casas, la cantidad de denuncias policiales ha disminuido. Típicamente, casi 600 crímenes ocurren cada día en Los Ángeles. Pero en marzo, los números comenzaron a caer, promediando solo 477 por día durante la primera mitad del mes”, concluye el análisis elaborado por las escuelas de ingeniería y periodismo de USC.

Asimismo, hubo menos arrestos (lo cual se atribuye a una política para evitar el hacinamiento en las cárceles durante esta pandemia) y el promedio diario de choques de vehículos bajó de 150 a 50. Basta echar un vistazo a las carreteras de esta zona metropolitana, que lucen casi vacías, para confirmar esa cifra. Al tiempo que desapareció el infame tráfico vehicular, el precio de la gasolina bajó un 11%.

“Durante el mes pasado, los datos nos han enviado señales muy diferentes a medida que las personas se adaptan a una rutina diaria radicalmente diferente”, señaló Gabriel Kahn, profesor de la Escuela Annenberg de USC, en un comunicado.

Policías en el epicentro del brote

La nueva rutina de encierro en Nueva York, que se volvió el epicentro del coronavirus en EEUU, también hizo que el crimen cayera un 25% en sus cinco distritos. Según estadísticas de la Policía (PDNY), esta semana hubo menos asesinatos, violaciones sexuales, robos y ataques violentos.

Solo un homicidio ocurrió la semana pasada, comparado con ocho asesinatos una semana atrás.

Mientras la ciudad “que nunca duerme” toma una larga siesta por el cierre de escuelas, negocios y empresas, los policías celebran que los criminales tampoco quieran enfermarse.

Típicamente, en la primavera comienzan a subir las llamadas al 911 en Nueva York y el resto del país, y alcanzan su nivel más alto en el verano, cuando hay más personas en la calle por el clima cálido.

Este respiro atípico ocurre cuando el cuerpo policial más grande de EEUU tiene a 3,200 empleados en casas por enfermedad. De estos, al menos 235 están en cuarentena por el covid-19. El jueves se reportó que debido a esa enfermedad respiratoria falleció un oficial que trabajaba en su sede.

“Todos estos números son profundamente inquietantes", dijo el comisionado de la Policía de Nueva York, Dermot Shea, en video dirigido a todo el departamento. “No hay duda de que tú estás en la primera línea de esto (…) Los ojos del mundo están ahora puestos sobre nosotros”, subrayó.

Cargando Video...
Reportan la primera muerte de un policía de Nueva York por coronavirus

“No salen a cometer delitos”

Chicago también ha tenido días más tranquilos por el virus: la semana pasada los homicidios bajaron un 29%, las balaceras un 19%, los robos a casa un 23% y las agresiones sexuales un 51%.

El gobernador de Illinois, JB Pritzker, les pidió a casi 13 millones de habitantes que se resguardaran en sus hogares para no ser víctima del coronavirus. La orden entró en vigor el 21 de marzo y, sin anticiparlo, le puso freno temporal a la delincuencia en la tercera ciudad más grande del país.

“No podemos decir específicamente que la tasa de criminalidad se ve afectada por el coronavirus, pero obviamente lo que sabemos desde hace muchos años y mirando datos es que cuando muchas personas están afuera, en vecindarios donde prevalece la violencia armada, aumenta el riesgo”, dijo la alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, según un reporte del canal WGN9.

Las autoridades describen un panorama similar en Dallas (Texas), Filadelfia (Pensilvania), Buffalo (Nueva York), así como en Chico, San Francisco y San José (en el norte de California).

Incluso, un funcionario de la Policía estatal de Indiana les agradeció a los maleantes que estén en sus casas mientras pasa la pandemia. “Se están cuidando a sí mismos y no salen a cometer delitos, es bueno para todos en la comunidad", dijo el sargento Matt Ames, informó el canal WTHI-TV.

Pero no todas son buenas noticias: la Policía de Filadelfia señala que mientras los delitos contra la propiedad bajaron un 14% durante esta crisis sanitaria, los tiroteos subieron un 22%.

También hay sentimientos encontrados en la Policía de Chico (California), donde los crímenes violentos bajaron tanto como un 41%. Ahí dudan que esta tendencia continúe mucho tiempo.

“Sé que estamos en el comienzo de esto”, dijo el jefe de la Policía de San José, Eddie García, al diario The Mercury News. “Pero los números podrían ser peores por lo que está pasando la gente”, advirtió.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés