null: nullpx
Guardia Nacional

Incendios y saqueos en Los Ángeles y otras ciudades de California en las protestas por la muerte de George Floyd

Aún con el toque de queda preventivo en varias ciudades del sur de California, las manifestaciones por la muerte de Floyd a manos de un policía blanco en Minnesota se tornaron violentas. Ello llevó al alcalde Eric Garcetti a pedir la movilización de la Guardia Nacional. Sigue aquí lo más reciente sobre las protestas en EEUU.
31 May 2020 – 01:58 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

El alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, pidió al gobernador de California el apoyo de 700 miembros de la Guardia Nacional para controlar los saqueos, actos de vandalismo e incendios provocados en negocios y patrullas en medio de las protestas por la muerte del afroestadounidense George Floyd a manos de un policía blanco en Minnesota.

Los desmanes se produjeron a pesar de que Garcetti decretó un toque de queda preventivo hasta las 5 de la mañana de este domingo en Los Ángeles. La situación se replicó en otras zonas del sur de California, como Fontana, al este de Los Ángeles, Santa Ana y Fullerton, en el condado de Orange.

“Violencia nunca es la respuesta”, urgió Garcetti durante un llamado a la calma ante los destrozos que se multiplicaron como sucedió en 1992 por la paliza que policías blancos le propinaron al afroestadounidense Rodney King.

Numerosas cuadrillas de bomberos se desplegaron desde horas de la tarde cuando centenares de manifestantes se congregaron en el distrito de Fairfax, en el oeste de Los Ángeles. Allí fueron incendiadas varias patrullas.

Más tarde, después del toque de queda que comenzó a las 8 de la noche, los bomberos luchaban contra un incendio en un negocio de calzado y ropa en Beverly Hills. Varias personas presuntamente responsables por los saqueos fueron arrestadas por agentes del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) cuando huían con mercancía robada en sus manos. El toque de queda incluye a los medios de comunicación, dijo la oficial Rosario Cervantes del APD.

En Fairfax, la policía usó gases lacrimógenos para dispersar a las casi 300 personas que se habían congregado entre Rodeo y Santa Mónica Boulevard durante la noche, después de que la manifestación fue declarada una asamblea ilegal.

Durante el día, más de 2,000 personas se habían congregado allí, como ocurrió en decenas de ciudades a lo largo y ancho de Estados Unidos en medio de las crecientes tensiones raciales por la muerte de Floyd tras un arresto en el cual el agente presionó su cuello con su rodilla por más de 8 minutos.

Los manifestantes portaron carteles que leían “George Floyd no merecía ser asesinado”, “No puedo respirar” (una de las últimas palabras que pronunció antes de morir), "Black Lives Matter” o “Justicia para George Floyd”.

En la ciudad de Santa Ana, al sur de Los Ángeles, decenas de manifestantes lanzaron fuegos artificiales y piedras a los policías. Mientas tanto, en la ciudad de Fullerton, unas 400 personas marcharon hasta el edificio del Departamento de Policía de esa ciudad y bloquearon las calles, hasta que la protesta fue declarada también como una asamblea ilegal.

“Viví los disturbios de Watts en 1965. Viví el levantamiento de 1992 y recuerdo el dolor que sufrieron esta ciudad y sus residentes”, dijo la supervisora del condado de Los Ángeles, Janice Hahn. “Todos deberíamos estar indignados por el asesinato de George Floyd. Debemos solidarizarnos con las muertes de hombres negros desarmados a manos de la policía, pero por favor no destruyan a nuestro amado Los Ángeles. Esto ya no es una protesta”, urgió.



Llaman a la calma

Además de líderes religiosos, el alguacil del condado de Los Ángeles, Alex Villanueva, intentaron bajar la temperatura en las calles. “Esta es una experiencia demasiado familiar y nuestro sufrimiento es real”, dijo el pastor Noel Jone, de la iglesia Refugio de Los Ángeles. “Pero la violencia no es la solución y tenemos que encontrar la paz”, agregó.

El concejal de Los Ángeles Paul Koretz dijo sentirse molesto por los videos de la muerte de Floyd, pero recordó que destruir propiedades no ayudará a aminorar la tensión.

“Estoy absolutamente desconsolado por la muerte sin sentido de George Floyd y que este tipo de incidentes terribles sucedan aún en Estados Unidos es devastador”, dijo Koretz. “Las vidas de los negros importan y esto no debería seguir sucediendo en cualquier parte de nuestro país. Sin embargo, la violencia y el saqueo que vimos anoche no es menos devastador y preocupante”, acotó.

Por su parte, el alguacil Villanueva alentó a los residentes a tener “fe y paciencia” en el manejo del caso de Floyd por parte del sistema judicial del país. Este viernes, el ahora expolicía identificado como quien presionó el cuello de Floyd, Derek Chauvin, fue acusado de asesinato y homicidio involuntario.

Mira también:

"¿Seré la próxima?": Se multiplican las protestas por la muerte del afroestadounidense George Floyd

Loading
Cargando galería
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés