null: nullpx
Joe Biden

EEUU pacta flota de submarinos nucleares con Australia para contrarrestar poderío chino en el Pacífico

Se prevé que si se concreta este plan, Australia realice patrullajes de rutina por el Mar de China Meridional, en el oeste del Pacífico, que el régimen chino reclama como suyo. Se afirmó que los submarinos no portarían armamento nuclear, sino misiles de crucero convencionales.
15 Sep 2021 – 07:17 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

En un desafío directo a China, el presidente Joe Biden anunció este miércoles que su gobierno y el de Reino Unido compartirán tecnología de submarinos nucleares con Australia, una alianza llamada AUKUS que aumentará su presencia en el Pacífico.

Biden hizo el anuncio en un enlace virtual con el primer ministro británico Boris Johnson y el primer ministro australiano Scott Morrison. Antes de este acuerdo histórico, EEUU solo compartía ese tipo de tecnología con los británicos por un convenio que formaron para contrarrestar a la antigua Unión Soviética.

“Se trata de invertir en nuestra mayor fuente de fortaleza, nuestras alianzas y actualizarlas para enfrentar mejor las amenazas de hoy y mañana”, dijo Biden en el anuncio. “Se trata de conectar a los aliados y socios existentes de Estados Unidos de nuevas formas”, agregó.

Para el gobierno de Biden los amplios reclamos territoriales de China en el Pacífico representan una amenaza seria. Se prevé que si se concreta este plan Australia realice patrullajes de rutina por el Mar de China Meridional, en el oeste del Pacífico, que el régimen chino reclama como suyo en detrimento de los reclamos soberanos de otros países del área como Filipinas y Vietnam.

Australia incrementaría su músculo bélico con una nueva flota de submarinos que tendría un sistema de propulsión nuclear que ofrece un alcance ilimitado y que son difíciles de detectar.

Citando a funcionarios estadounidenses, el diario The New York Times informó que el gobierno australiano se comprometió a no usar armamento nuclear en estos submarinos, aunque sí portarían misiles de crucero convencionales que llevan una gran carga explosiva y que alcanzan objetivos a cientos de millas de distancia.

“Todos reconocemos el imperativo de garantizar la paz y la estabilidad en el Indo-Pacífico a largo plazo", dijo Biden desde el Salón Este de la Casa Blanca. “Necesitamos ser capaces de abordar tanto el entorno estratégico actual en la región y cómo puede evolucionar, porque el futuro de cada uno de nuestros países, y de hecho el mundo, depende de un espacio libre y abierto en el Pacífico, duradero y floreciendo en las próximas décadas”, enfatizó.

Crecientes tensiones

Este acuerdo es la última de una serie de acción que ha implementado la administración Biden para detener el avance económico, militar y tecnológico de China. En los últimos meses ha impedido que adquiera tecnología clave y le ha pedido al resto del mundo que rechace al gigante chino de las telecomunicaciones Huawei. Australia fue uno de los primeros países que lo prohibió en sus redes.

En 2019, el gobierno de Donald Trump puso a Huawei en una lista negra que restringía a las empresas estadounidenses venderle tecnología, citando preocupaciones de seguridad nacional. Huawei ha negado que represente tal amenaza. Las sanciones de EEUU han golpeado a esta compañía, que reportó un ingreso de 49,000 millones de dólares durante los primeros seis meses de 2021, una caída comparado con los $70,000 millones obtenidos en el mismo período del año pasado.

Para poner más presión sobre el régimen chino, EEUU avanzó a relaciones más estrechas con Taiwán y denunció la represión de China contra Hong Kong. Biden ha dejado claro que ve a China como el competidor global más importante.

Biden y el presidente chino Xi Jinping sostuvieron una conversación telefónica la semana pasada con el objetivo de asegurar que la rivalidad entre ambos países "no derive en un "conflicto", informó la Casa Blanca.

Fue la segunda plática entre ambos líderes desde que Biden asumió el poder en enero y ocurrió en medio de crecientes tensiones entre ambas naciones.

Durante la llamada, el presidente Biden transmitió el mensaje de que Estados Unidos busca "que la dinámica siga siendo competitiva y que no haya ninguna situación en el futuro en la que se produzca un conflicto involuntario", según informó a la prensa un alto funcionario del gobierno, citado por la agencia francesa AFP.

"Los dos líderes tuvieron una discusión amplia y estratégica en la que discutieron áreas donde nuestros intereses convergen y áreas donde nuestros intereses, valores y perspectivas divergen. Acordaron abordar ambos conjuntos de cuestiones de forma abierta y directa", dijo la Casa Blanca en un comunicado.

Aunque la guerra comercial y las tensiones entre ambos países se incrementaron bajo la administración de Donald Trump, con la llegada al poder de Biden las relaciones no han mejorado, e incluso, se han resentido en los últimos meses por una larga lista de desacuerdos.

Estados Unidos ha acusado a China de estar detrás de un ciberataque global contra Microsoft en marzo, aunque Pekín lo niega. También acusa a China de mantener prácticas comerciales injustas y coercitivas, o de cometer abusos y violaciones a los derechos humanos en Hong Kong o contra los uigures y otras minorías dentro de su propio territorio.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés