null: nullpx
Estados Unidos

La Corte Suprema acepta ver un caso que afectará cómo se elige al presidente en EEUU

Los jueces escucharán argumentos sobre cómo deben comportarse los delegados elegidos al Colegio Electoral, si deben ser "fieles" al candidato que ganó su estado o pueden regirse por el "voto popular".
18 Ene 2020 – 08:27 PM EST

La Corte Suprema acordó el viernes que decidirá antes de las elecciones de 2020 si miembros del Colegio Electoral pueden emitir sus votos para los candidatos presidenciales que no sean los que se comprometieron a apoyar o están obligados a hacerlo.

Los jueces escucharán argumentos en abril y deberían emitir una decisión a fines de junio. La decisión del tribunal de resolver la cuestión en su mandato actual, que finaliza en junio, le permite actuar sin saber qué candidato en las elecciones de 2020 podría beneficiarse de su fallo.

Cada cuatro años, semanas después del día de las elecciones, los miembros del Colegio Electoral emiten los votos reales para presidente. Muchos estados tienen leyes que requieren que los electores se comprometan a apoyar al ganador del voto popular del estado, pero los electores ocasionalmente se vuelven 'infieles'.

Los defensores de la intervención de la corte dicen que el problema necesita una resolución urgente en una era de intensa polarización política y la perspectiva de un margen muy estrecho en las elecciones presidenciales, aunque los llamados 'electores infieles' han sido una nota al pie de la historia estadounidense.

Los votos de solo 10 'electores infieles'podrían haber cambiado los resultados en cinco de las 58 elecciones presidenciales anteriores. En las elecciones de 2000, por ejemplo, George W. Bush venció a Al Gore por cinco votos electorales.

Alrededor de 30 estados requieren que los electores presidenciales voten por el ganador del voto popular, y los electores casi siempre lo hacen. Según la Constitución, el país elige al presidente indirectamente, y los votantes eligen a las personas que realmente emiten una boleta electoral para el colegio electoral. Se necesitan 270 votos para ganar.

El caso surge de las elecciones presidenciales de 2016. Tres electores de Hillary Clinton en el estado de Washington y uno en Colorado se negaron a votar por ella a pesar de que ganó el voto popular en ambos estados. Al hacerlo, esperaban persuadir a suficientes electores en los estados ganados por Donald Trump para elegir a otra persona y negarle a Trump la presidencia.

La corte federal de apelaciones de Denver dictaminó que los electores pueden votar a su antojo, rechazando los argumentos de que deben elegir al ganador del voto popular. En Washington, la Corte Suprema del estado confirmó una multa de $ 1,000 contra los tres electores y rechazó sus reclamos.


En total, hubo 10 'electores infieles' en 2016, incluido un cuarto en Washington, un elector demócrata en Hawai y dos electores republicanos en Texas. Además, los electores demócratas que dijeron que no votarían por Clinton fueron reemplazados en Maine y Minnesota.

Al pedirle a la Corte Suprema que dictamine que los estados pueden exigir que los electores voten por el ganador del estado, Colorado instó a los jueces a decidir el caso en los próximos meses, "no en el calor de una elección presidencial cerrada".

Los tres electores de Washington, si bien sostienen que deberían tener libertad para votar, también dijeron que el tribunal debería evitar la "posibilidad peligrosa" de tener que resolver el problema después de la votación de 2020.

Mira también:

Los rostros de los que decidirán: lo que buscan los votantes en los condados más peleados de las elecciones 2020

Loading
Cargando galería
Publicidad