null: nullpx
Elecciones 2016

Un voto de protesta histórico definió el triunfo de Trump

El anhelo por cambios radicales y rechazo al orden político actual guiaron a los votantes mayoritarios en esta elección.
9 Nov 2016 – 4:05 PM EST

El público estadounidense habló fuerte y claro y eligió a Donald Trump presidente de Estados Unidos. Fue un golpe de mesa del votante blanco, un voto de protesta contra la política de siempre, contra el sistema que han mantenido demócratas y republicanos, contra Washington. Un remezón político como ninguno.

Mientras muchos demócratas todavía no saben dónde pararse después de la elección, Trump y su equipo están concentrándose en sanear las ácidas divisiones de una carrera electoral que agrietó al partido republicano y polarizó a un país entero.

Gabriel Sánchez, director de Latino Decisions, explicó el resultado como “la fuerza del votante blanco de bajos ingresos que salió en números sin precedentes”.

“Es un voto en contra de la institución política y no sólo entre republicanos, también demócratas. Trump es el primer Presidente sin experiencia política”, aseguró.

El ambiente antisistema marcó el tono desde el principio de esta elección. En las primarias republicanas los candidatos tradicionales cayeron fácilmente, mientras en el lado demócrata, la fuerza de la revolución de Bernie Sanders capturó el entusiasmo de los jóvenes en todo el país.

Pero con Hillary Clinton y Trump en la boleta final de votación, la voz de frustración del estadounidense que se siente abandonado, se convirtió en un grito en las urnas.

“Trump ganó porque fue el primer candidato en los últimos 25 años que destacó la rabia que siente la clase media blanca que ha perdido terreno. Financieramente, han desaparecido sus trabajos, poder de compra, tienen miedo de perder su estatus y no esperan que sus hijos puedan tener una mejor vida que ellos”, aseguró el encuestador y analista John Zogby.

Voto de protesta por Gary Johnson

El candidato libertario Gary Johnson fue una de las alternativas para los votantes que no se inclinaron por Trump o Clinton. Especialmente en el estado de Florida donde las campañas estuvieron cabeza a cabeza, Johnson obtuvo un 2,2% de los votos, frente a un 49,1% para Donald Trump y un 47,7% para Clinton.

Sánchez aseguró que el votante de Johnson marcó un voto de protesta contra ambos candidatos. “Recordemos que tanto Trump como Clinton han sido los candidatos menos atractivos para el público y precisamente quienes se inclinaron por Johnson respondieron a ese sentimiento”.

Expertos como Zogby aseguran que el voto por Johnson “estaba destinado para él. No creo que pudiera cambiar el resultado en Florida”, dijo.

“No podemos asumir que la mayoría de esos votos hubieran ido para Clinton”, agregó Sánchez.


Voto en contra de Clinton

Para Zogby la imagen de Clinton como candidata es otra de las grandes razones detrás del voto de protesta que dio control total a los republicanos.

“Ella fue el peor candidato que los demócratas pudieron haber nominado. Primero está la codicia de poder que ella y su esposo exhibieron. El sentido del derecho. Mientras ella trató tarde de entregar su mensaje a las mujeres de 'es nuestro turno', su campaña era todo acerca de ella. Fue muy 'mi turno' - tan transparente que su lema lo dijo en voz alta y clara: "Estoy con ella", explicó Zogby.

Una política de carrera con 30 años de servicio público, Clinton encarna hasta el hueso la imagen de Washington, el gobierno y la élite política, un perfil imperdonable para el votante en esta elección. No sólo los blancos de bajos ingresos, pero también para los jóvenes que nunca pudieron encender un entusiasmo real por su candidatura.


Perfil del país

Otro factor que impulsó el voto de protesta entre la población blanca fueron las promesas de Trump: sacar a los inmigrantes indocumentados del país, construir un muro con México, crear 25 millones de empleos en 10 años, cerrar las puertas a musulmanes.

Todas esas promesas hablan de un votante que se siente amenazado por el perfil demográfico y económico que ha adoptado Estados Unidos en las últimas dos décadas.

Un miedo que Trump supo canalizar a la perfección. “El votante blanco que salió a votar por Trump está incómodo con los cambios demográficos, con la presencia de los inmigrantes a quienes ven como los responsables de la fuga de empleos”, comentó Sánchez.

“También es un voto blanco en contra Barack Obama. Hay mucha gente que nunca aceptó el hecho que Obama fuera Presidente de Estados Unidos y esto básicamente es un voto de rechazo hacia él”, agregó.

Pero el desdén hacia Obama no es un factor generalizado entre los votantes. En encuestas de opinión previas a la elección Obama obtuvo números favorables. Gallup mostró una aprobación de su gestión de un 56%.

El Presidente le dio todo su apoyo político a Clinton, pero no fue suficiente. Al final quien estaba en la boleta electoral era la exsecretaria de estado, quien ahora enfrenta la derrota más dura de toda su carrera.


RELACIONADOS:Elecciones 2016Voto Hispano
Publicidad