null: nullpx
Elecciones 2016

Trump enciende la guerra contra Paul Ryan: "No me importa su apoyo, no quiero su apoyo"

El candidato republicano vuelve a la misma estrategia que levantó su campaña durante las primarias: atacar ferozmente a quienes lo critican.
12 Oct 2016 – 01:04 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

Para Donald Trump ya no existen "grilletes" que aten su campaña, como lo ha dejado claro durante sus últimos comentarios incendiarios contra los líderes de su propio partido.

Durante una entrevista en el programa de Fox 'News O'Reilly Factor', el candidato republicano aseguró este martes que ganará las elecciones generales de la manera que "él quiere" ahora que múltiples miembros prominentes del Partido Republicano le han retirado su apoyo.

Trump avivó sus feroces ataques contra el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, continuando con la guerra que había empezado por Twitter unas horas antes.

"No quiero su apoyo, no me importa su apoyo", dijo el magnate.

Esta agresiva reacción del candidato se dio tras una conferencia telefónica entre Ryan y miembros de la Cámara este lunes, en la que Ryan se distanció de Trump y liberó a su bancada de toda obligación de respaldar al candidato.

El presidente de la Cámara no retiró su apoyo, pero dijo que no hará campaña por Trump o ningún esfuerzo para que el magnate asegure la presidencia en las elecciones generales.

"El hecho es que yo creo que (en mi campaña) deberíamos tener apoyo y que no tenemos el apoyo de tipos como Paul Ryan. Estoy cansado de que no me apoyen y yo realmente no quiero su apoyo", agregó Trump. Luego acusó a Ryan de ser demasiado sensible.

"Esto sucede todo el tiempo. Estornudas, y él (Ryan) se retira. ¿No es una cosa terrible?", cuestionó.

Al igual que otros republicanos, Ryan había expresado su disgusto por un video de 2005 que fue revelado el viernes pasado, en el que se escucha a Trump diciendo que besa a las mujeres en la boca y las "agarra de la vagina" sin preguntarles.

La divulgación de la grabación levantó un nuevo frente anti-Trump dentro del partido. Uno a uno, conservadores prominentes retiraron su apoyo al magnate, y otros incluso pidieron que se retirara para dejar en su lugar a su compañero de fórmula, Mike Pence.

"Es tan agradable que me hayan quitado los grilletes y ahora yo pueda luchar por Estados Unidos de la forma que quiero", escribió Trump la mañana del martes en un tuit que despertó el pánico entre los republicanos preocupados por mantener la estabilidad dentro del partido, a solo 27 días de las elecciones generales.

"Algunas de las personas son débiles e ineficaces" y son "sucias con el candidato", dijo Trump al presentador Bill O'Reilly sobre los republicanos que lo rechazan.

Lo que las mujeres quieren

El candidato republicano describió esa grabación de 2005 -que provocó la peor de las crisis que ha vivido su campaña- como un "lenguaje subido de tono" y acusó a John McCain, quien también le retiró su apoyo, de tener "la boca más sucia de todo el Senado". Luego insistió que las palabras obscenas que usó en el polémico video eran una "conversación de vestuario" y aseguró que "la mayoría de la "gente ha oído cosas así antes".

"He tenido muchas mujeres que se me acercan y me dicen: 'Hombre, yo he oído eso y me han dicho cosas mucho peores en mi vida", afirmó Trump.

Cuando fue cuestionado por haber invadido el espacio personal de Clinton durante el debate presidencial del domingo, aseguró que había sido la candidata demócrata quien "ocupó su terroritorio". "Típico de Hillary Clinton, ya que ella es una persona falsa".

Cargando Video...
Vea aquí la conversación obscena de Donald Trump en 2005 que sacude a la campaña antes del segundo debate

Al hablar sobre su plan para ganarse al electorado femenino, que le ha sido esquivo desde el inicio de su campaña debido a sus comentarios ofensivos contra las mujeres, Trump desvió el tema y usando sus típicas maniobras retóricas.

Primero dijo que su campaña tiene un "programa de cuidado de niños que Ivanka (su hija) realmente, realmente quería mucho". Pero enseguida comenzó a hablar de seguridad nacional y terminó refiriéndose a su oponente Clinton y al grupo terrorista Estado Islámico (ISIS).

"Lo que las mujeres quieren, ellas realmente quieren la seguridad en las fronteras, ellas quieren ley y orden, ellas quieren un departamento de policía que pueda trabajar. Ellas quieren justicia para todos, ellas quieren muchas cosas que todos quieren. Hillary Clinton no puede hacerlo. Ella ha estado haciendo estas cosas por 30 años y falló en cada momento. Quiero decir, miren el desastre de su desempeño en Nueva York. Ella ha fallado en todo, incluido, por cierto, ISIS".

Tras la polémica por el video de 2005, el número de posibles votantes que creen que el candidato republicano no respeta a las mujeres incrementó de 55 a 63%, según la última encuesta semanal de NBC News y SurveyMonkey.


Lee más:

Comparte
RELACIONADOS:Elecciones 2016

Más contenido de tu interés