null: nullpx
Elecciones 2016

Tres consejos para Clinton en su debate contra Trump de parte del exasesor estrella de Obama

David Axelrod, que asesoró al presidente antes de sus debates contra la demócrata en 2007 y 2008, advirtió a la candidata de los riesgos de debatir contra el impredecible Trump.
25 Sep 2016 – 12:46 PM EDT

HEMPSTEAD, Nueva York.- David Axelrod es uno de los consultores políticos más reconocidos del país, así que su artículo en The New York Times dirigido a Clinton antes de su choque este lunes con Trump no habrá pasado desapercibido para la demócrata mientras ésta se prepara para el esperado primer debate presidencial.

Hillary Clinton suele dedicar numerosas horas a estudiar a sus contrincantes y a memorizar los detalles de sus propuestas políticas, pero su choque contra un candidato irreverente versado en las extravagancias de la telerrealidad será de otra índole. Los miembros del equipo de campaña de Clinton han asegurado que la candidata se está preparando para las dos posibles versiones de Trump que podría encontrarse cuando lo tenga cara a cara.

Quien fue estratega jefe de las campañas presidenciales de Barack Obama aconsejó a Clinton en su artículo de este fin de semana sobre cómo debería reaccionar ante ambas situaciones en el debate de Hofstra University, en Hempstead, Nueva York.


1. Evitar caer al fango

En primer lugar, Axelrod advierte a Clinton del riesgo que corre si el debate desciende al nivel de los ataques personales.

"En lugar de encarar a Trump frontalmente en una fea competición de insultos, la mejor opción para Clinton puede ser esquivarle. Incluso tratando de resaltar los contrastes, ella debería argumentar directamente a la cámara y al pueblo estadounidense, refiriéndose a Trump sin encararle", escribe Axelrod.

2. Corregir sin sobrepasarse

Clinton podría enfrentarse a un Trump similar al de los debates de primarias, provocador y altanero, pero también es posible que el republicano intente proyectar una imagen elevada, que contribuya a deshacer las dudas de quienes no quieren a Clinton pero creen que por su temperamento Trump no es apto para el rol presidencial.

En ese caso, Axelrod recomienda a Clinton que no espere a que el moderador corrija al republicano: "Tendrá que hacerlo ella misma, eligiendo dónde y cuándo enmendar la lógica y hechos de Trump sin sobrepasarse ni acabar pareciendo la molesta niña lista de la clase".


3. Ser optimista

Por último, Axelrod sugiere a la demócrata que no se olvide de los televidentes que sintonizarán el debate para descubrir si Clinton puede disipar la imagen de falta de honestidad que le ensombrece y si puede dirigirse a ellos de modo abierto y auténtico. "Estarán pendientes de qué, más allá de la ambición personal, le motiva y dónde, más allá de las políticas del presidente Obama, pretende dirigir (al país)", escribe el consultor.

Axelrod cree que al hacer eso resaltará el contraste con Trump, que aparecería como un "populista de pose, cuyas prácticas y propuestas en realidad desmienten su aseveración de que es un defensor de la gente trabajadora".

"Sin pretensiones sobre los retos a los que se enfrentan los estadounidenses, ofrecerá una visión más optimista sobre el futuro que el incesante retrato distópico que hace Trump de un país al borde del precipicio, la audacia de la desesperanza", escribe, "Presentará la diversidad como una fortaleza, en contraste con sus menosprecios a los inmigrantes, los musulmanes, las mujeres y las personas con discapacidad".

Clinton llega a este debate con una ventaja menguante en las encuestas. Su amplio margen de agosto, tras las convenciones, se ha reducido en las últimas semanas al tiempo que la conversación ha estado dominada por un video de la demócrata tambaleándose al retirarse enferma de un evento y por los recientes ataques terroristas de Nueva Jersey y Nueva York.

El debate de este lunes a las 9 de la noche, hora del Este, ha generado una gran expectación. Se espera que hasta 100 millones de televidentes lo sigan, batiendo el récord de 80 millones del debate de 1980 entre el presidente Jimmy Carter y su oponente Ronald Reagan.


Lea también:

Más contenido de tu interés