null: nullpx
Elecciones 2016

Todo lo que hay que agradecerle a Donald Trump

Hay que reconocerlo: la candidatura del polémico republicano a la presidencia no ha sido del todo mala, incluso para las agendas de muchos de sus más acérrimos detractores.
6 Nov 2016 – 3:04 PM EST

Sí, algunos dicen que es el candidato más siniestro y que más divisiones ha provocado en la historia política moderna de Estados Unidos.

Pero la candidatura de Donald Trump a la presidencia no ha sido del todo mala, incluso para muchos de quienes los rechazan.

Les presentamos aquí siete aspectos positivos que deja su campaña.

1. AUMENTO DE LA PARTICIPACIÓN POLÍTICA Y LA INSCRIPCIÓN DE VOTANTES

El papel clave de los ciudadanos en cualquier democracia funcional es participar en la vida pública. A pesar de que provoca amores y odios, la candidatura de Trump ha motivado a gran parte del país a participar -- ya sea tomando parte en el debate político general, viendo un debate entre candidatos o presentándose a la votación anticipada.

El registro de votantes ha aumentado casi en todas partes este año. Los registros batieron récords en estados desde Washington hasta Texas y desde Alabama hasta Connecticut.

Los datos de la votación anticipada en Florida, Georgia y Carolina del Norte sugieren que 2016 será probablemente un año histórico en cuanto a la afluencia de votantes latinos.

Y todos los indicios apuntan a que probablemente será un año histórico para la afluencia de votantes.


Durante las elecciones primarias, Trump obtuvo más votos en su contienda por la candidatura republicana que cualquier otro en la historia. Según Real Clear Politics, Trump recibió 13.3 millones de votos durante las primarias. Eso es aproximadamente 1.8 millones de votos más que el récord anterior, que poseía George W. Bush.

Y eso no fue todo. Durante las primarias, Trump también batió el récord del mayor número de votos en contra. Más de 16 millones de personas votaron por otro candidato, según un análisis del Washington Post.

2. DEMOSTRÓ QUE NO VIVIMOS EN UNA SOCIEDAD POST-RACIAL

Con la llegada de Barack Obama al poder en 2009 muchos pensaron que el racismo era cosa del pasado en Estados Unidos. Esta campaña demostró que hay mucho por recorrer todavía en ese camino.

A lo largo de su campaña, Trump repetidamente hizo comentarios que muchas personas consideraron fruto de motivos raciales -- como llamar violadores a los mexicanos, seguir con el viejo cuestionamiento del lugar de nacimiento de Obama, afirmar que los ciudadanos negros y latinos cometen la mayoría de los crímenes violentos en las ciudades, y compartir un meme antisemita creado por supremacistas blancos.

Pero eso no es nada comparado con la avalancha de fuerzas racistas que Donald Trump ha desatado. Le abrió la puerta a un foso de serpientes de racismo furibundo y perverso que muchos de nosotros teníamos la esperanza de que estuviera cerrado. Ha habido un aumento en la retórica y el apoyo de nacionalistas blancos y de supremacía blanca, como ha quedado demostrado recientemente por el apoyo a Trump por parte de The Crusader, el periódico del Ku Klux Klan.


"Lo que esto hace es acabar con la gente que niega que existe racismo en nuestra sociedad", dice Heidi Beirich, Directora del Proyecto de Inteligencia del Southern Poverty Law Center (Centro Legal para la Pobreza Sureña)

"Ahora, la idea de que las ideas racistas existen en la mente de millones de norteamericanos dejará de ser tratada como una noción ridícula", dice Beirich, quien considera que, ya expuesto, podría ayudar a conducir a un cambio.

"Si esto se convierte en una apertura para sugerencias políticas que aborden directamente ese problema y que ya no haya ningún retroceso, será algo positivo. Al menos admitiremos nuestros problemas".

3. HISPANOS UNIDOS Y MOTIVADOS

Abrir la campaña llamando violadores a los mexicanos y prometiendo deportar a 11 millones de personas puede provocar una reacción.

El entusiasmo entre los votantes hispanos se encuentra a niveles históricos, y se espera que hasta 15 millones de latinos acudan a las urnas. Según Latino Decisions, el 71% de los latinos dicen que sienten que esta elección es "más importante" que las de 2012.

La afluencia de votantes latinos ya está rompiendo récords. En Florida, el voto anticipado latino ha aumentado hasta en un 100% en comparación con 2012, según datos de Daniel Smith, un profesor de ciencias políticas de la Universidad de Florida. El voto latino anticipado en Carolina del Norte ha aumentado en 60%. El voto latino anticipado en Colorado y Nevada ha aumentado hasta en un 20%. En Texas el voto latino anticipado ha aumentado en un 60% en comparación con 2012.


"Simplemente ha habido una afluencia sorprendente por parte de los hispanos", dijo Smith a Univision, citando datos de la votación anticipada en persona y la votación por correo en Florida.

Aunque Trump indudablemente ha atraído el apoyo de algunos latinos, Hillary Clinton tiene una amplia ventaja sobre Donald Trump entre los votantes hispanos.

"Para muchos hispanos, Trump se convirtió en la personificación de todos los sentimientos antihispanos que han recibido", afirma el analista político Fernand Amandi. "La perspectiva de que se convierta en la persona más importante del país es suficiente para hacerlos salir a votar en cantidades históricas y unirse contra su candidatura".

4. REVITALIZÓ EL MOVIMIENTO DE LAS MUJERES

Llamó cerda a Rosie O'Donnell; se burló de la cara de Carly Fiorina, regañó a Alicia Machado por aumentar de peso; sugirió que algunas mujeres no eran lo suficientemente atractivas como para que las acosara; y se refirió a que la presentadora de Fox News Megyn Kelly tenía su período menstrual porque ella le hizo preguntas difíciles.

Pero fue necesario un video filtrado donde aparecía Donald Trump hablando de "agarrar a las mujeres por la vagina" para desatar la mayor protesta pública contra la misoginia y la agresión sexual sistémica que el país haya presenciado jamás.

Después de que la cinta se filtró, la escritora Kelly Oxford recordó en Twitter cómo un hombre mayor en un autobús urbano le agarró su entrepierna y le sonrió cuando ella tenía 12 años. Usando el hashtag #NotOK, les pidió a otras mujeres que compartieran sus propias historias de acoso, y millones de ellas lo hicieron.

De repente, en un momento de indignación, parecía que el mundo se daba cuenta de la forma en que millones de mujeres son tratadas rutinariamente. Muchos agradecieron a Trump por eso.


"Durante décadas, las feministas han intentado incitar la indignación contra el hecho de que las mujeres a menudo son manoseadas, subestimadas, y avergonzadas por su peso", escribió Susan Chira en el New York Times. "Sin embargo, las palabras y los alardes del Sr. Trump les han mostrado a millones de votantes, incluyendo a las personas que creen que el feminismo es una palabra sucia, lo que las mujeres sufren cada día".

"La misoginia del candidato republicano ha unido el movimiento feminista con más fuerza y furia que cualquier otro tema político en generaciones", escribieron Christina Asquith y Valerie Hudson en Foreign Policy.

El entusiasmo puede tener impacto en la política más allá de la carrera presidencial. Como señala POLITICO, "las mujeres están preparadas para ganar escaños en la cámara y el senado que podrían llevar fácilmente el número de mujeres a nuevos niveles en ambas cámaras, además de que dos potenciales gobernadoras podrían ganar sus primeras elecciones".

5. FORZÓ A LOS LIBERALES A ENFRENTAR EL SUFRIMIENTO DE LA CLASE OBRERA BLANCA

Trump ha encontrado sus más fervientes partidarios en los millones de blancos de clase obrera que se sienten marginados y abandonados por la política. Muchos de ellos son hombres. De hecho, a lo largo de la campaña, la ventaja de Trump sobre Clinton entre los hombres blancos sin título universitario osciló alrededor del 40%.


Éste es un sector de la sociedad que ha sufrido durante la recesión y la pérdida de la industria, debatiéndose en medio de un sinnúmero de males devastadores ("pobreza intergeneracional, bienestar, deudas, quiebra, nacimientos fuera del matrimonio, malas opciones de entretenimiento, adicciones, cárcel, desconfianza social, cinismo político, mala salud, infelicidad, muerte prematura," como recientemente planteó el articulista de New Yorker George Packer).

Trump ha validado ese sufrimiento, y nos ha hecho a todos responsables también.

"Ellos sienten que a nadie le importa su sensación de decadencia", dice la socióloga Arlie Russell Hochschild, quien pasó la mayor parte de los últimos cinco años con algunos de los mayores partidarios de Trump, investigando para su nuevo libro, "Strangers in Their Own Land: Anger and Mourning on the American Right (Extranjeros en su propia tierra: La ira y el duelo de la derecha estadounidense)".

"Creo que Donald Trump le ha hecho un daño terrible a la cultura de civismo, al estándar de bondad pública, a la cultura de armonía racial", dijo Hoschchild a Univision. "Pero si hubo algo bueno en todo esto, es que puso de manifiesto las necesidades reales de la clase obrera, especialmente de los hombres blancos".

6. RENOVÓ LA MISIÓN INVESTIGADORA DEL PERIODISMO

Desde el inicio de su campaña, Trump se burló de la verdad y los hechos, que son básicamente los principios del periodismo. Con su extravagante estilo, polémicas declaraciones y mentiras, a la prensa le quedó claro que lo normal no iba a funcionar con un candidato que se había jactado de que sabía cómo utilizar los medios a su favor.

Como resultado, Trump motivó a las organizaciones de noticias a ser mejores y trabajar mejor.

Como escribió recientemente Dylan Byers, reportero de prensa de CNN, el estilo inusual de Trump obligó a los periodistas a alejarse del tradicional estilo de "él dijo, ella dijo", en el que los informes de noticias simplemente presentan ambos lados de una historia. Eso no iba a funcionar esta vez.

Frente a Trump, los periodistas tuvieron que cavar más profundo, "contextualizar, comprobar los hechos y, en algunos casos, editorializar la evolución de la campaña".


Los periodistas se familiarizaron muy bien con el historial de mentiras de Trump, y aprendieron a denunciarlo de inmediato. Durante los debates, medios de noticias desde el New York Times hasta NPR y Univision pusieron docenas de periodistas exclusivamente a verificar los hechos. Eso no tuvo precedentes.

"Esta elección ha hecho que las personas aprecien el valor fundamental del periodismo, que es llegar a la verdad", dijo Steven Ginsberg, editor principal de políticas del Washington Post, a CNNMoney.

7. LES DIO MUCHO MATERIAL A LOS COMEDIANTES

Seamos honestos, la risa nos ha mantenido medio cuerdos a través de todo lo absurdo de esta campaña. Y Donald Trump ha sido una fuente inagotable de excelente material cómico, tanto para los programas de televisión de tarde en la noche como para los medios sociales como Twitter.

Algunos de nuestros favoritos:

Cuando Jimmy Fallon hizo de Donald Trump hablando consigo mismo en el espejo, en una habitación adornada con autorretratos:


En SNL, un mujeriego y acosador Alec Baldwin que aspiraba constantemente por la nariz representó perfectamente el papel de Trump cuando se enfrentó a Clinton en los tres debates presidenciales:


Y cuando George Lopez hizo de Donaldo Trumpez en un falso segmento de Univision, resaltando sus políticas ejecutivas en las que prometía "Hacer de México un gran país de nuevo":


Univision Noticias ofrecerá los resultados en vivo de las elecciones presidenciales el próximo martes día 8 a partir de las 07:00 pm EST.

Vea tambien:




RELACIONADOS:Elecciones 2016Donald Trump

Más contenido de tu interés