Elecciones 2016

Tiroteo en Dallas: Clinton y Trump suspenden sus actos de campaña tras la masacre de policías

Los candidatos envían condolencias a las familias de los fallecidos y el presidente Barack Obama desde Europa condena la masacre de los cinco oficiales de Texas.
8 Jul 2016 – 9:19 AM EDT

Luego de la masacre de cinco oficiales de policías en medio de protestas contra el abuso policial en Dallas, Texas este jueves por la noche, los candidatos suspendieron los actos de campaña que tenían planeados para este viernes.

La virtual nominada demócrata Hillary Clinton que tenía un evento en Scranton, Pennsylvania junto con el vicepresidente John Biden, pero temprano en la mañana del viernes envió un comunicado de prensa en el que anunció la suspensión.

"Debido a los trágicos eventos en Dallas, se pospondrá el evento de campaña de Hillary Clinton del 8 de julio con el vicepresidente Biden. Los detalles sobre la reprogramación del evento serán proporcionados tan pronto como sea posible", informa el mensaje.

Luego, la demócrata envió un mensaje desde su cuenta de Twitter.

"Estoy de luto por los oficiales que fueron baleados en el ejercicio de su sagrado deber de proteger a los manifestantes pacíficos, para sus familias y todos los que sirven con ellos", tuiteó Clinton.


El virtual nominado republicano Donald Trump fue el primero en enviar condolencias por la muerte de los oficiales vía Twitter.

"Oraciones y condolencias a todas las familias que están completamente devastadas por los horrores que todos estamos viendo que se están llevando a cabo en nuestro país", tuiteó el magnate.


Horas luego, su campaña envió también un comunicado de prensa en el que anunciaba la suspensión de su viaje y sus actos de campaña en Miami que estaban programados para este viernes.

"La Campaña de Trump ha cancelado hoy el viaje a Miami, Florida, debido a los trágicos eventos en Dallas anoche", dice el comunicado.

Poco después, el magnate declaró mediante otro mensaje de prensa: "Los horribles tiroteos al estilo de ejecuciones de anoche que hirió a 12 agentes de Dallas - cinco de los cuales murieron...- es un ataque a nuestro país. Es un asalto premeditado contra los hombres y mujeres que nos mantienen seguros".

Además hizo referencia a los dos asesinatos de hombres afroamericanos en Louisiana y Minnesota que provocaron protestas en la noche del jueves en varias ciudades de EEUU.

"Las muertes sin sentido y trágica de dos conductores en Louisiana y Minnesota nos recuerda lo necesita mucho que hay que hacer... Las tensiones raciales han empeorado, no mejordo. Este no es el sueño americano que todos queremos para nuestros hijos. mis pensamientos y oraciones para todos los familiares de las víctimas ", dijo en el comunicado.

El senador por Vermont Bernie Sanders también condenó los ataques desde las redes sociales.

"El ataque a los agentes de policía en Dallas de anoche es horrible y despreciable. Como nación debemos estar en contra de la violencia de todo tipo", expresó desde su cuenta de Twitter.


La reacción de Obama

El presidente de Estados Unidos Barack Obama condenó el ataque "salvaje, calculado y despreciable" en Dallas, y prometió que "se hará justicia".



"Aún no conocemos todos los hechos. Lo que sabemos es que hubo un ataque salvaje, calculado y despreciable contra las fuerzas del orden", dijo Obama en una rueda de prensa en Varsovia junto a los presidentes del Consejo Europeo y la Comisión Europea, Donald Tusk y Jean-Claude Juncker, antes de participar en una cumbre de la OTAN.

"Ha sido un mes largo para EEUU"

El presidente de la Cámara de Representantes Paul Ryan dijo en la mañana del viernes: "un ataque a la gente que nos protege es un ataque a todos nosotros. Nuestro corazón está con la policia de Dallas".

Agregó luego, en clara referencia a la reciente masacre ocurrida en Orlando y los asesinatos de hombres negros que desataron las protestas del jueves: "Ha sido un mes largo para EEUU, hemos visto terribles cosas sin sentido".

También desde la Cámara de Representantes, la demócrata líder de la minoría Nancy Pelosi expresó: "la emboscada y asesinato de policías en una protesta pacífica es una tragedia que hace llorar al corazón de todo EEUU... pero que debe unificarnos como país".

Por otra parte, la fiscal general de los Estados Unidos Loretta Lynch declaró en una breve aparición televisiva que el miedo es entendible pero que "la repsuesta nunca debe ser la violencia".

Reclamos por el control de armas

Desde el Congressional Black Caucus (Caucus Negro del Congreso, organización que representa a los miembros afroamericanos del Congreso de EEUU) renovaron en conferencia de prensa su pedido por leyes más duras para el control de armas.

"Continuamos con nuestra pelea para remover las armas de aquellos que podrían ser terroristas y criminales y que se hagan averiguaciones de antecedentes a aquellos que quieran comprarlas", dijo el presidente de la organización George Kenneth Butterfield en conferencia de prensa.

El senador demócrata por Connecticut Chris Murphy, qué protagonizó tras la masacre de Orlando un filibuster - que implica hablar la mayor cantidad de tiempo posible para demorar acciones en el Congreso- para pedir más control de armas, se manifestó desde su cuenta de Twitter.

"NO ACEPTO policía asesinado a tiros por francotiradores, niños asesinados en la escuela, u hombres negros baleados durante controles de rutina. Creo que podemos detener todo", escribió Murphy.

Los hechos

El jueves por la noche unos francotiradores mataron a cinco policías durante una manifestación contra la brutalidad policial.

Las autoridades revisaron los edificios del centro de la ciudad para garantizar la seguridad y todavía este viernes se mantiene todavía cerrado un perímetro de seguridad en el centro.


En fotos: el caos que dejó la emboscada en la que murieron cinco policías en Dallas

Loading
Cargando galería


Según el último recuento de víctimas fueron atacados 12 los policías (5 resultaron víctimas fatales) y dos civiles.

La protesta de Dallas era una de las que tuvo lugar en el país por la muerte esta semana de dos afroamericanos en Luisiana y Minnesota en incidentes con la policía que reavivaron la tensión en la sociedad estadounidense entre la policía y las minorías de color.

Lea más:


Más contenido de tu interés