null: nullpx
Elecciones 2016

Recorremos las zonas libres de republicanos a cuadras de la convención de Cleveland

Miles de republicanos se concentran desde este lunes en el estadio Quicken Loans Arena, pero basta caminar dos calles para entrar en un distrito electoral donde los votantes de ese partido son una rareza.
18 Jul 2016 – 2:23 PM EDT

CLEVELAND, Ohio.- Si entran durante esta semana al Quicken Loans Arena de Cleveland, respirarán un aire densamente republicano. En ese céntrico estadio con más de 20,000 asientos, miles de delegados, donantes y empleados del partido festejan desde este lunes en la gran cita en que Donald Trump será nominado como su candidato presidencial.

Si salen del evento y cruzan solo dos calles en dirección al este, se adentrarán en una zona de la ciudad en la que será difícil que encuentren un solo votante del partido de Trump. En algunos de sus recintos electorales (centros de votación), nadie votó por un candidato del Partido Republicano en las primarias del 15 de marzo en Ohio. Bienvenidos a las zonas libres de republicanos de Cleveland.


Aquí se hallan los barrios más pobres de Cleveland, e incluso de todo el estado de Ohio. El paisaje lo dominan edificios abandonandos y viviendas sociales de mucha antigüedad. Crimen, drogas y desempleo encabezan una larga lista de problemas para los que los republicanos no tienen respuesta, en opinión de los residentes, un 95% de ellos afroamericanos.

"No conozco ni a un solo republicano y si lo conozco no me lo ha dicho aún", dice Roosevelt Smith, el gerente del restaurante Uaskforit. Su negocio está en el histórico barrio Central, el principal punto de llegada de los afroamericanos del Sur durante la Gran Migración Negra de la primera mitad del siglo.

Es probable que los vecinos de Smith no le estén ocultando su verdadera preferencia política. En el recinto electoral 5B en el que está ubicado su restaurante, ninguno de los 726 votantes registrados votó en las primarias por alguno de los candidatos republicanos.

En todo el distrito electoral 5, que contiene 19 recintos con 12,892 votantes registrados, solo 167 solicitaron votar en la primaria republicana de Ohio en la que Trump cayó derrotado frente al gobernador local, John Kasich.

"Traigan su dinero"


En realidad es difícil encontrar republicanos en casi todo Cleveland y en el condado de Cuyahoga, donde está ubicada la ciudad. Este condado es el mayor feudo demócrata en el estado péndulo de Ohio. En 2012, el presidente Barack Obama ganó en Cleveland con el 88.3% de los votos.

Solo 6 de cada 100 votantes están registrados como republicanos, según los últimos datos disponibles del 1 de julio.

El alcalde demócrata Frank George Jackson, que se crio en Central, y el exejecutivo del condado, el también demócrata Ed FitzGerald, solicitaron organizar el gran evento para estimular la deprimida economía local a sabiendas de que a los republicanos les atraería la idea de desembarcar en la zona que más se les resiste en este estado crucial para las elecciones presidenciales.

"Preferiría que vinieran los demócratas, pero como no es así, que los republicanos traigan su dinero. Cuando esto acabe les diremos que vayan con Dios", le dice a Univision Noticias la concejala Phyllis Cleveland, representante del distrito electoral donde se encuentran Central y otras zonas sin republicanos.


A pesar de la distancia ideológica, en estas zonas de la ciudad muchos están encantados con la llegada de los miembros del partido del elefante.

"Esto es bueno para la ciudad. Traen dinero y es una buena oportunidad para encontrar gente que piensa distinto", dice Larry Wanzo, conductor de Uber. "Es positivo que haya diálogo. Es lo que hace falta".

Hay quien incluso dice estar reconsiderando su voto. "Solo por el hecho de que soy demócrata no voy a descartar a Trump", dice Erika Smith. "Estoy de acuerdo con algunas de las cosas que dice como la frontera".

A siete minutos

Desde Central hasta el Quicken Loans Arena solo se tardan siete minutos en auto, pero no hay ni rastro de los carteles de bienvenida que en otras partes saludan a los 50,000 visitantes que Cleveland espera recibir estos días.


Y no es que por aquí sea imposible ver propaganda política. En la vidriera del restaurante que regenta Smith un cartel de tipo recomienda "Votar a Jesús". Dentro alguien dejó sobre un mostrador folletos del Partido Comunista Revolucionario. En la barbería vecina, hay una imagen de Trump caricaturizado como un Hitler miembro del Ku Klux Klan.

Ni Smith ni ninguno de los otros dueños y clientes de negocios en esta zona olvidada tiene expectativas de ver pasear por aquí a alguno de los republicanos que asisten a la convención.

Los residentes dan por hecho que policía y organizadores desaconsejarán caminar por la zona para evitar problemas con delincuentes.

Cle Black, dueño de un taller mecánico, dice que en Washington la élite política, tanto republicana como demócrata, vive separada de los pobres por un muro invisible: "Ellos no mirarán a su alrededor para conocer la realidad".

Lea también:

Más contenido de tu interés