null: nullpx
Elecciones 2016

Por qué los demócratas escogieron a Filadelfia para su convención

El evento que nominará a la candidata Hillary Clinton tendrá lugar en la ciudad más poblada de Pennsylvania por razones logísticas pero también políticas.
25 Jul 2016 – 1:34 AM EDT

Cuando en 2015 Filadelfia fue escogida como la sede de la Convención Demócrata, Debbie Wasserman Schultz, representante por Florida y presidente saliente del Comité Nacional Demócrata dijo que “los únicos tres factores” considerados en la decisión sobre la ciudad anfitriona eran “logística, seguridad y recursos”.

Sin embargo, hay mucho de estrategia política detrás de la opción de llevar a 4,764 delegados demócratas que votarán a su nominada, a la ciudad más grande de Pennsylvania. (No, Filadelfia no es la capital del estado. Harrisburg lo es.)

Según el blog oficial de la Convención Demócrata además de su “ubicación estratégica”, su comida y “su escena artística”, hay una razón histórica por la que Filadelfia le ganó a sus competidoras Brooklyn en Nueva York y Columbus en Ohio, que también postularon para albergar el encuentro que coronará a la primera mujer como candidata presidencial en Estados Unidos.

“El país nació aquí. Los padres fundadores del país se reunieron, discutieron, debatieron y formaron un nuevo país en Filadelfia. La Sala de la Independencia fue la sede de los encuentros revolucionarios. El Parque Nacional Histórico de la Independencia, llamado la milla cuadrada más histórica de Estados Unidos, incluye tesoros nacionales como la Campana de la Libertad y la Casa del Presidente”.

Cálculo electoral

La promoción de sus atractivos turísticos no oculta sin embargo que no hay decisión política sin cálculo electoral detrás: los 20 votos electorales que representa el también conocido como “estado piedra angular” (Keystone State) son un campo de batalla que ninguno de los partidos se puede dar el lujo de perder.

Vista la composición demográfica y partidaria siempre hay mucho en juego. Según el Departamento de Estado de Pennsylvania, durante las primarias del SuperMartes del pasado 26 de abril, Hillary Clinton le ganó a Bernie Sanders con el 55% de los votos (935.107), mientras que el flamante nominado republicano Donald Trump se impuso sobre sus competidores con el 56% (902.593 votos). Los electores de Sanders (más de 700 mil) y Ted Cruz (más de 300 mil) serán el foco de la campaña en este estado .



Pese a estos cercanos resultados varios analistas sostienen que Pennsylvania es más azul que estado oscilante. Barack Obama ganó allí dos veces, como también lo hicieron los candidatos John Kerry y Al Gore, derrotados en las elecciones generales por George W. Bush.

De hecho en 2000, la convención Republicana que nominó a Bush tuvo lugar en Filadelfia, tratando de contrarrestar los resultados adversos de las primarias. En cambio, la última vez que los demócratas se reunieron allí fue en 1948 cuando Harry Truman se coronó candidato.

Según el politólogo Larry Sabato del Centro para la Política de la Universidad de Virginia, quien realiza clasificaciones políticas de acuerdo a los mapas de los distritos electorales, el número de estados indecisos se ha reducido de manera constante y Pennsylvania ya no es uno de ellos.

En su clasificación Sabato ubica a Pennsylvania como de “Tendencia Demócrata” por el hecho de que en las últimas cuatro elecciones, los azules obtuvieron victorias allí. Sabato sostiene que los estados que todavía siguen siendo clave son Florida y Ohio.

De demócratas a republicanos

Y sin embargo, el presente ciclo electoral ha traído nuevos desafíos para la candidatura demócrata pues buena parte de los votantes son blancos de clase media, sector a los que el flamante nominado republicano Donald Trump tiene entre sus huestes. De hecho en 2016, según el Departamento de Estado de Pennsylvania fueron más los demócratas convertidos a republicanos que visceversa, y hay una buena parte de los nuevos votantes que siguen indecisos.

En el sureste del estado en el llamado cinturón industrial, donde la población es mayoritariamente blanca con apenas educación secundaria, las inclinaciones conservadoras son altas y es allí donde los demócratas quieren llegar. En contraste una larga comunidad de afroamericanos y del poderoso sector de trabajadores afiliados a Sindicatos, que de acuerdo a la Oficina de estadísticas laborales en 2015 superaron los 700 mil , son las esperanzas de que en noviembre este estado siga siendo azul.

Filadelfia está preparada para recibir esta semana a unas 50 mil personas y como lo hizo en el último cónclave demócrata de 1948, la ciudad será testigo de un discurso que muestra que aunque la composición demográfica y electoral varía, los retos políticos parecen sostenerse en el tiempo. Entonces, el tema de los derechos civiles mantenía dividido al partido.

"Esta convención se reunió para expresar la voluntad y reafirmar las creencias del Partido Demócrata. Ha habido diferencias de opinión pues esa la forma democrática . Esas diferencias se han resuelto por mayoría de votos, como debería ser. Ahora es el momento para nosotros de unirnos y vencer al enemigo común. Y eso depende de usted", dijo entonces a sus votantes el presunto nominado Harry Truman. “Debo contar con su ayuda. Ustedes deben entrar y empujar esta elección. El país no puede permitirse otro Congreso republicano”.

Lea también:

Más contenido de tu interés