Elecciones 2016

Partido Verde eleva expectativas para elección general

Lejos de la pomposidad de grandes convenciones, el partido verde escogió sus nominados para la elección general.
6 Ago 2016 – 7:27 PM EDT


Pocos en la Universidad de Houston se han dado cuenta que son los anfitriones de la convención nacional del Partido Verde.

Al contrario, sus participantes han pasado casi inadvertidos, mezclándose con los estudiantes que han comenzado a inundar el centro de estudios, a punto de comenzar su año académico.

Pero la sencillez de su logística no es un reflejo de sus ambiciones, ni menos del momento político que están viviendo.


“Hemos estado delante de la curva en el cambio climático, en la educación universitaria gratuita, en parar el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, en matrimonios del mismo género, en terminar la guerra”, declaró la nominada presidencial del Partido Verde, Jill Stein.

“De pronto ahora la curva nos está alcanzando”, dijo, mientras el público le respondía emocionado “Jill not Hill” en el teatro de la universidad.


Una diferencia marcada con lo que se vio en febrero pasado, cuando este mismo lugar fue el escenario de uno de los debates para las primarias republicanas.

Un gran contingente de seguridad, calles cerradas, manifestantes en las entradas, grandes carteles anunciando el evento y cientos de medios de comunicación.

Nada de eso se vio en esta convención a mini escala, donde sus miembros suelen interrumpir conferencias de prensa y salirse del libreto.

Los verdes están decididos a tomar la revolución política siendo ellos mismos y están seguros que ésta es su oportunidad.


Sean bienvenidos

“Estamos en un momento crítico, transformacional, tenemos grandes posibilidades en frente”, dijo Ajamu Baraka, nominado vicepresidencial del Partido Verde.

“El pueblo americano está clamando por un cambio y estamos listos para hacer algo diferente. Nosotros debemos ser su plataforma”, agregó.

Una semana antes del evento, los verdes tenían registrados a cerca de 250 personas. Pero Tamar Yager co presidenta del comité nacional del partido aseguró que superaron las 500 inscripciones.


“No estábamos preparados para recibir a tanta gente. Se nos acabó el espacio en los hoteles que habíamos reservado y los que llegaron después, tuvieron que pagar precio completo”, explicó.

La convención es financiada completamente por individuos y el partido. Hasta ahora, según Yager, ha tenido un costo entre 40,000 y 50,000 dólares.

Aunque preocupados por cómo manejar la logística los verdes parecen contentos, ya que ven el aumento en los participantes como una prueba de que están capturado a los seguidores renegados de Bernie Sanders, que no están dispuestos a conformarse y votar por Hillary Clinton.

Activistas como Cornel West y YahNé Ndgo, quienes apoyaron a Sanders durante su campaña, dieron discursos durante la convención.

Estrategia de 50 estados

El Partido Verde fue fundado en 1984 para promover políticas favorables al medioambiente, paz y justicia social.

Su candidato más exitoso ha sido Ralph Nader en 2000, quien obtuvo un 2,7% de los votos, equivalente a 2,8 millones de sufragios.

Actualmente el Partido Verde ha tenido problemas para acceder a la boleta de votación en estados como Indiana, Carolina del Norte, Oklahoma, Dakota del Sur, Georgia y Nevada.

Los demócratas no han podido ocultar su preocupación por la influencia de los verdes, sobre todo en estados competitivos, donde cada voto cuenta entre Clinton y Trump.

“Esta es una elección de realineamiento. El partido demócrata se está dividiendo y nosotros estamos emergiendo como el partido de la gente”, aseguró Stein.

Cuestionado si se abstendrán de hacer campaña en estas zonas uno de los voceros, Scott McLarty, aseguró que la campaña de los verdes “abarca los 50 estados y no se limitarán en ningún lugar”.

En el 2000 Nader tuvo mayor éxito en zonas como Alaska, Vermont, Massachusetts, Rhode Island y Montana.

En 2012 Stein logró sólo 469,627 votos, un 0,36% del total.


Una jornada alternativa

El Partido Verde comenzó su proceso de votación la tarde del sábado. Jill Stein logró la nominación en la primera ronda junto a Baraka.

“Somos como se ve una revolución política”, clamó Stein ante un público enardecido que gritaba “sin justicia no hay paz”.

“Nos dicen que es una recuperación pero tenemos guerras por petróleo, deportaciones masivas, estudiantes ahogados en deudas”, comentó Stein.

La candidata verde insistió en que el tema de la deuda estudiantil universitaria es la clave para el futuro de la coalición.

“Siempre son las generaciones jóvenes las que nos mueven hacia adelante. Hay 42 millones de personas ahogados en deuda estudiantil”, enfatizó.

Stein también aprovechó de destacar otras prioridades en su agenda política, entre ellas frenar las guerras, dar ciudadanía a los indocumentados y parar las deportaciones y redadas.

Sorpresas

Los verdes tenían una carta bajo la manga para atraer la atención medial. El creador de Wikileaks, Julian Assange, le envió un mensaje al partido a través de una videoconferencia.

Ahí destacó el valor de movimientos alternativos como el Partido Verde y Libertario, para mantener al gobierno en línea.

Aunque Assange no dio un respaldo formal a Stein, dijo que bajo una presidencia de Hillary Clinton o Donald Trump “continuarán generando vigilancia y resistencia, lo que no sólo creará un terreno fértil para Gary Johnson y Stein para aumentar su apoyo, sino para comprender que el gobierno debe rendir cuentas”.

Lea también:

Más contenido de tu interés