Elecciones 2016

Obama conquistó a sus detractores demócratas en 2008. ¿Podrá Clinton hacer lo mismo?

La virtual nominada demócrata se ganó el voto de Sanders pero ahora tiene por delante una extraordinaria tarea para persuadir a los votantes del senador que no la quieren. El ejemplo de Barack Obama en 2008 puede darle esperanzas.
25 Jun 2016 – 8:17 PM EDT

¿Cuántos seguidores de Bernie Sanders votarán por Hillary Clinton en noviembre? Esa es la gran pregunta que le puede valer la presidencia a la ex secretaria de estado.

Sanders anunció este viernes que votará por Clinton en noviembre pero no está tan claro que sus 12 millones de simpatizantes que apoyaron en las primarias al senador por Vermont vayan a hacer lo mismo.

Una encuesta publicada por Bloomberg la semana pasada mostró que un 55% de quienes apoyan a Sanders planean votar por Clinton.

La tarea de convencer a los reacios parece abrumadora, pero si la historia sirve de guía, Clinton debería ser optimista sobre sus posibilidades de cambiar la opinión de algunos de esos cerca de seis millones de votantes de Sanders que la rechazan.

Tras una ardua primaria demócrata, el virtual nominado Barack Obama enfrentaba en el verano de 2008 una gran resistencia a la hora de convencer a la base de apoyo de la que había sido su rival, Clinton. A la entonces senadora por Nueva York la apoyaban sobre todo los votantes mayores de 35 años, blancos, trabajadores.

Pero con el tiempo Obama logró limar las asperezas.



En una encuesta de Gallup realizada en marzo de 2008 un 58% de los seguidores de Clinton dijo que estaría dispuesto a votar por Obama en contra de John McCain.

En agosto de 2008, cuando ya Clinton había concedido el triunfo al actual presidente, la cifra se había elevado a 70% y ya luego de la convención demócrata en septiembre la cifra llegó a 81%.


Nunca Clinton

En los próximos días se conocerán encuestas que muestren si el voto de Sanders por Clinton tiene influencia sobre sus simpatizantes.

Algunos de quienes votaron por Sanders siguen convencidos de que no votarán a la candidata.

“Yo fui a la convención demócrata estatal y no me gustó nada cómo el partido estaba empujando a Clinton, te la quieren meter en la garganta. No quiero votar por ella. Stein no se mete en guerras que no corresponde, no agarra dinero de compañías y apoya a los estudiantes”, aeguró el estudiante de Texas Jonathan Sandoval.


Según la encuesta publicada por Bloomberg, un 22% de los votantes de Sanders dijo que votaría por su probable rival republicano Donald Trump y un 18% se inclinó por el candidato del Partido Libertario Gary Johnson. El estudio resaltó que el mayor problema de la ex secretaria de Estado con este grupo es la confianza.

Encuestadores como John Zogby creen que Clinton logrará ganar un porcentaje importante de los votos que iban para Sanders, pero no cree “que logre una gran mayoría de ellos. Números como un 90% por ejemplo. Una parte se quedará en casa “, dijo.

El experto coincidió en que existe un problema de confianza respecto a Clinton, que es difícil subsanar. A pesar de esto, aseguró que hay otros factores que la podrían ayudar.

“El presidente Barack Obama y personalidades como (la senadora) Elizabeth Warren son populares entre los jóvenes y pienso que serán capaces de convencerlos de que Clinton es una mejor opción, pero no creo que logren convencerlos de que ella es una buena persona”, comentó.

¿Repetición de 2008?

Robert Lara de Texas, quien se postuló como delegado de Clinton para la convención nacional, confía en que este año la candidata consiga una tarea de persuasión similar a la que Obama consiguió en 2008 entre sus simpatizantes.

“Mucho de lo que estos jóvenes creen está basado en los ataques que los republicanos han hecho en contra de ella en los últimos 10 años. Realmente no saben quién es y lo que ha logrado”, explicó.

“Clinton concretará muchas de las cosas que los seguidores de Sanders quieren, ella sabe negociar con la oposición”, agregó.

Zogby por su parte, ve que el escenario político es muy diferente ahora que en 2008.

“Para los votantes de Clinton no había objeciones reales en contra de Obama, no había nada que pareciera ser deshonesto. Muchos entendieron el significado histórico de elegir a Obama”, comentó.

La retórica de Sanders

El senador por Vermont respondió “sí” a la pregunta de MSNBC este viernes sobre si votaría por Clinton. “Haré todo lo que pueda por derrotar a Donald Trump, él sería un desastre para el país”, dijo.

Pero Sanders está lejos de quemar sus manos por la ex secretaria de Estado y más aún, de hacer un llamado concreto para que sus seguidores la respalden.

Esa movida es crucial para personas como Sandoval y aún no está claro si Clinton logrará conseguirlo.

En lugar de hablar de su rival, Sanders se ha concentrado en dejar en claro los cambios que quiere en la plataforma demócrata.

“La pregunta correcta es qué es lo que quieren 12 millones de estadounidenses que votaron por una revolución política”, escribió el senador.

“La respuesta es: quieren un cambio real ahora y están preparados a enfrentar la cobardía política y los intereses especiales que han prevenido que ese cambio se materialice”, detalló.

La convención demócrata que se inicia el 25 de julio en Filadelfia es un paso crucial para la unidad del partido y para medir la balanza sobre dónde finalmente se inclinarán los seguidores de Sanders.

Lea también:

Más contenido de tu interés