null: nullpx
Elecciones 2016

Mientras Clinton se recupera, sus aliados más poderosos hacen campaña por ella. ¿Será suficiente?

En el presidente Obama, su esposa Michelle, Bill Clinton y Bernie Sanders, la candidata demócrata cuenta con un equipo estelar. Sin embargo las especulaciones sobre la gravedad de su neumonía y la percibida falta de transparencia de parte de su campaña le dejan un trabajo cuesta arriba a sus aliados.
14 Sep 2016 – 2:56 PM EDT

Ahora que Hillary Clinton enfrenta problemas de salud se vio obligada a llevar un ritmo menos agitado por unos días y dejar mucho del trabajo duro de hacer campaña a sus representantes de más alto perfil.

Esto podría causarle daño a una campaña que ya se veía frágil. Uno de los grandes problemas de Clinton es la desconfianza que le tiene el electorado y una percibida falta de transparencia. Después de que la candidata estuviera a punto de sufrir un desmayo durante la ceremonia de conmemoración del aniversario de los ataques a las Torres Gemelas en Nueva York este 11 de septiembre, la campaña divulgó que Clinton había sido diagnosticada con neumonía dos días antes. La candidata entonces fue criticada por no haber divulgado esto cuando se enteró.

A recomendación del doctor, la candidata descansará hasta el jueves, según un comunicado de la campaña, y su equipo de voceros se tomará el escenario.

Este equipo incluiría lo mejor de lo mejor: el presidente Barack Obama, su esposa Michelle, el expresidente Bill Clinton, su antiguo rival el senador Bernie Sanders, el vicepresidente Joe Biden, la senadora Elizabeth Warren, entre otros.

Pero, ¿ahora que rondan las especulaciones de que su salud puede ser un obstáculo para hacer campaña exitosamente, y que de nuevo Clinton o para servir como presidenta, es suficiente este equipo de voceros para acallar los rumores?

Llegaron los refuerzos

“Uno de los activos mas importantes en la campaña es la salud del candidato”, le dijo a Univision Noticias Cesár Mártinez, consultor republicano político y de medios. El asunto de la salud de Clinton y la pequeña controversia que este desató “es delicado pero pasajero, al fin y al cabo, todos nos enfermamos”.

Martínez, quien trabajó para una compañía de consultoría que asesoró las dos campañas de George W. Bush, John McCain, Mitt Romney, y Jeb Bush, dice que no es la primera vez que la salud de un candidato se vuelve un tema central en la carrera electoral. Se comentó mucho sobre la edad avanzada del candidato republicano John McCain en 2008, cuando tenía 72 años, igual que con el presidente Ronald Reagan, y cuando Bill Clinton estaba en campaña perdia la voz, le daba laringitis.

Ahora la edad ya no es tan importante como antes, pero la gente pone mas atencion a los detalles, opina Mártinez. El ciclo noticioso es de 24 horas, siete días a la semana, y las expectativas de transparencia son más altas. “Ahora ella tiene que mostrar que tiene gente que la rodea que la apoya, estar más presente, mostrar que ‘yo estoy lista’”.

Pero "para eso hay que tener un equipo. Ahí entran los surrogates (palabra en inglés para los representantes de un candidato ante los medios), para llenar el vacío mediático", explica Mártinez. "A Donald Trump, por ejemplo, le quedaría más difícil hacer lo mismo" con sus representantes, ya que en él cae la mayoría del peso de presentarse frente a los medios.

La campaña de Clinton incluso envió una lista de seis puntos a tocar cuando se presente el asunto con la prensa, según reportó la publicación Politico. Al tratar el tema se debe recalcar su vigor, su imagen como lider incansable, y su prudencia al seguir los consejos del doctor y descansar por un par de días.

“Para todos los que conocen a Hillary no debería ser una sorpresa que incluso cuando no se siente bien, ella no se da por vencida y sigue adelante con su horario normal frente a una enfermedad", lee el primer punto en la lista de respuestas.

La clave

Obama hizo campaña por Clinton, sin ella por primera vez, este martes frente a seguidores de la candidata en una plaza en Philadelphia, Pennsylvania.

Según le dijeron fuentes de la Casa Blanca a CNN, el presidente tenía planeado empezar a hacer campaña por Clinton desde junio, pero se retrasó debido a la masacre en el club gay Pulse en Orlando. Desde entonces el presidente ha tenido un horario muy ocupado: hasta la semana pasada estuvo viajando por Asia en un recorrido diplomático y esta semana la Asamblea General de las Naciones Unidas se reúne en Nueva York.

Estas fuentes le dijeron a CNN que les parece el momento perfecto para empezar a hacer campaña por Clinton, y que el presidente será uno de los mandatarios más activos al hacer campaña para un nuevo candidato en la historia del país.

Aunque sin duda es desafortunada la enfermedad de Clinton, desde un ángulo puramente político no le viene tan mal a Clinton que la representen ahora personajes de tan alto perfil, quienes perfilan tan alto en las encuestas como ocurre con el presidente Obama.

Douglas Brinkley, historiador presidencial y profesor de historia en la Universidad de Rice, le dijo a CNN que "el presidente puede ser la clave para que Clinton gané la presidencia”, ya que tiene el seguimiento de los más jóvenes, que han sido un problema para ella, y aunque Clinton ha movilizado a las minorías, el presidente puede ayudar a cementar ese voto aun más.

Michelle Obama también es muy popular y una figura menos divisoria que el presidente, por lo que podría ser muy útil en una campaña tan polarizada como esta.

"Más que la salud de los candidatos", sentenció Mártinez, "lo más preocupante es la salud del diálogo político".

Lea más:


Más contenido de tu interés